Bruce Springsteen, una vida de terapia para ahuyentar sus fantasmas y su dolor

Diario El País
·4  min de lectura





Bruce Springsteen reveló que desde hace tiempo va a terapia. "Hablar funciona", dijo el músico de 71 años que está convencido de que estas sesiones lo ayudaron a afrontar sus miedos. "Pero uno tiene que comprometerse con el proceso y en eso fui bastante bueno". Y agregó: "Disfruté del examen de investigación de los problemas de mi vida, de las cosas que no entendía. Aprendí mucho y, por lo tanto, pude aprovechar lo que había aprendido y convertirlo en una vida real".

Hace tiempo que el músico habla de estos asuntos: "Me he acercado lo bastante a las enfermedades mentales para saber por mí mismo no estoy del todo bien. Tuve que aprender a manejarlo a lo largo de estos años y tomo una variedad de medicamentos que me mantienen en equilibrio; de otra manera, me tambalearía muchísimo y... las ruedas podrían llegar a descarrilar".

Su proceso de deconstrucción comenzó en 2016, cuando publicó su autobiografía “Born to run”, que marcó el comienzo de una terapia en la que para expiar culpas y quemar fantasmas se propuso exponer al mundo su dolor interno, abierto por una infancia infeliz fruto de la tóxica relación que mantuvo con su padre.

Contó que estuvo tomando antidepresivos al menos 12 años porque, cuando le daban "ataques agitados", se sentía "tan incómodo" en su pellejo que solo quería "salirse de él".

"Era como si toda mi notoria energía, algo que había sido mío y había dominado toda mi vida, me hubiese sido cruelmente arrebatado. Me había convertido en un cascarón vacío andante". Y reconocía: "Durante esos momentos puedo ser cruel: huyo, disimulo, esquivo, tramo, desaparezco, regreso, raramente pido perdón".

En su autobiografía, el músico confesaba también los maltratos físicos y, sobre todo, psicológicos de su padre, del que se sabía "exiliado de su amor". En su época de esplendor compositivo, le dedicó canciones como "Factory", "Independence Day" o "My Father's House", pero jamás hasta su muerte pudo hablar con él sobre sus carencias afectivas y el dolor que lo acompañó por su desprecio por decidir dedicarse a la música tras ver a Elvis Presley en televisión. "Yo no era el ciudadano favorito de mi padre", señalaba.


Este proceso de exposición pública se prolongó con una obra en Broadway, en la que contó todos sus tormentos. En ella evocó el árbol en el que jugaba con su hermana. El recuerdo de su padre, que quemaba su vida entre el trabajo y el bar. Iban a buscarlo al pub para tratar de llevarlo a casa. Quería mucho a su padre. Era su héroe, un héroe ausente y derrotado.

En sus primeros conciertos, Springsteen se ponía el buzo obrero. Quería cantar con la voz de su padre, que le esperaba sentado a oscuras en la cocina.

"Ahora sé que lo que tenía era depresión". Su madre era todo lo contrario. Muy vital, la que sostenía la idea de familia. "Mi madre era joven en plena Segunda Guerra Mundial. Bailaba mucho, bailar era necesario para sobrevivir". A esta obra le siguió el disco Western Stars y la película del mismo título, dirigida por él mismo junto a Thom Zimny, en la que profundiza sobre sus abismos mentales.

Desde que publicó en 2016 sus memorias, Springsteen se dedicó a la complicada y resbaladiza labor de mostrar al público su alma, mucho más dañada de lo que nunca se hubiese imaginado. "Todos estamos hechos de pedazos rotos. En esta vida nadie se libra de las heridas. Queremos estar con alguien cuyos pedazos rotos encajen con los nuestros y poder recomponernos", sostiene el músico.

Todos estamos hechos de pedazos rotos. En esta vida nadie se libra de las heridas""

El cantante acaba lanzar su vigésimo álbum de estudio, Letter To You, que marca su regreso a sus raíces del rock 'n' roll. "Me encanta el disco, estoy feliz por cómo quedó. Pasamos una semana en el estudio, cinco días, y grabamos el disco completo", dijo. "Fue todo en vivo, sin sobregrabaciones de voces y solo algunos instrumentos de sobregrabación. Es el primer disco realmente en vivo y en estudio de la banda que hicimos", explicó.

Y en cuanto a sus planes posteriores a la pandemia anunció: "Todo lo que puedo decirles es que cuando esta experiencia termine, voy a dar la fiesta más salvaje que jamás hayas visto. Y ustedes, mis amigos, están todos invitados".

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Qué pasó con Carla Morrison y por qué desapareció cuando más fama tenía

Alec Baldwin lo tiene claro: 'No más niños, o que mi mujer se busque otro marido'

"Me daban 150 pesos": la eterna injusticia contra la Chilindrina en el Chavo del 8

EN VIDEO: Los famosos están haciendo cualquier cosa para que los fans voten en las elecciones