'El buen patrón' no es una película de Óscar por mucho que nos pese

·7  min de lectura

Por Alberto Cano.- Madres paralelas de Pedro Almodóvar se estrenó durante el pasado Festival de Venecia apuntando alto. La crítica internacional quedó encantada el nuevo trabajo del manchego, medios como Variety la calificaron como “La mejor película de Almodóvar desde Todo sobre mi madre”, Penélope Cruz se hizo con la Copa Volpi a la Mejor Actriz y la cinta quedó automáticamente posicionada como una de las favoritas a los Premios Óscar de 2022. Sin embargo, antes de poder optar por la estatuilla dorada a la Mejor película internacional debía pasar el corte de la Academia de Cine en España. Dado el prestigio que rodea al director de Madres paralelas, parecía obvio que los académicos españoles no se andarían con rodeos a la hora de mandar la cinta protagonizada por Penélope Cruz y Milena Smit a Hollywood, pero cuando llegó la hora de anunciar a la elegida a la mayoría se nos cayó la mandíbula el suelo al oír el nombre de la afortunada: El buen patrón de Fernando León de Aranoa.

En realidad, no fue una decisión tan sorprendente. El buen patrón venía de estrenarse en el Festival de San Sebastián y de reunir críticas excelentes por muchos de los medios y espectadores que tuvieron ocasión de verla. Además, también se trataba de un proyecto protagonizado por un actor de prestigio internacional como Javier Bardem y la Academia ya se había decantado en otras ocasiones por Aranoa en vez de un claro favorito como Almodóvar, como bien pasó en 2002 con la elección de Los lunes al sol por encima de Hablé con ella. Sin embargo, una vez vista El buen patrón descubrimos una película que está muy alejada de los estándares a los que se atañe Hollywood a la hora de repartir este Óscar a la Mejor película internacional.

Javier Bardem en El buen patrón de Fernando León de Aranoa (Foto: Mediapro / Tripictures)
Javier Bardem en El buen patrón de Fernando León de Aranoa (Foto: Mediapro / Tripictures)

Poniéndonos en situación, El buen patrón nos narra las peripecias de un empresario español de básculas llamado Blanco, el personaje interpretado por Javier Bardem, que de cara a conseguir un premio a la Excelencia Empresarial estará dispuesto a hacer todo lo que esté a su alcance, incluso si se sale de lo moralmente ético. Se plantea así un relato en clave de comedia que, al igual que el cine social al que nos tiene acostumbrados Fernando León de Aranoa, denuncia las malas prácticas del capitalismo y de los grandes magnates empresariales, un tema de gran calado con el que cualquier persona de cualquier parte del mundo podría conectar. Esta puede parecer una gran baza para los Óscar, pero lo cierto es que no es del todo así.

Si se observan las tendencias de la Academia de Hollywood, a la hora de otorgar el Óscar a la Mejor película internacional, antes conocido como Mejor película de habla no inglesa, hay una clara predisposición a premiar películas con un enfoque muy local del país de origen y, más recientemente, a grandes autores de prestigio que ya venían potenciados por un destacado recorrido por festivales internacionales y un amplio abanico de buenas críticas. Fue el caso de Parásitos (Palma de Oro en Cannes y una repercusión sin precedentes tanto de crítica como de público), Roma (León de oro en Venecia y un oscarizado director como Alfonso Cuarón detrás) o El viajante (Premio al Mejor Guion y Mejor actor en Cannes bajo la dirección de un prestigioso cineasta internacional como Asghar Farhadi), todas ellas cintas que usaban lo mejor de las corrientes cinematográficas de sus países de origen con temáticas de gran relevancia en sus territorios. Y El buen patrón no se rige precisamente por estos estándares,

Aunque la película de Fernando León de Aranoa esté situada argumentalmente en España y se incluyan referencias a nuestra cultura y sociedad, no es algo que resalte. Viéndola me dio la impresión de que huye en gran medida del arraigo local para ser un producto con mejores opciones de venta a otros territorios internacionales. Esto a nivel de taquilla y acuerdos de derechos con otros mercados es un plus, pero no para los Óscar, que habitualmente tienden a fijarse en todo lo contrario. Además, aunque Aranoa sea un cineasta muy conocido y alabado en nuestras fronteras, no lo es tanto a nivel internacional, puesto que salvo alguna participación esporádica en festivales como el de Venecia con Loving Pablo o trabajar en coproducciones internacionales como Un día perfecto con Tim Robbins, Benicio del Toro y Olga Kurylenko, su nombre no resuena tanto al otro lado del charco como para llamar de antemano la atención de los académicos de Hollywood. Y El buen patrón ni siquiera ha tenido promoción o recorrido internacional que haya trascendido todavía. Solo su presencia en El Festival de San Sebastián que, más allá de las alabanzas de los medios locales, no logró premios ni comentarios entusiastas por parte de la crítica extranjera.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

Solo la presencia de Javier Bardem, a quien adoran en Hollywood, podría garantizar que, entre la enorme lista de películas que presentan la infinidad de países que quieren competir por el Oscar a la Mejor película internacional, decidan darle una oportunidad a El buen patrón. Sin embargo, aparte de este desarraigo local del que padece, también creo que es una producción muy justa en cuanto a sus virtudes cinematográficas. Aunque su guion esté lleno de punzadas de humor muy inteligentes y Bardem logre una de las interpretaciones del año, lo cierto es que a nivel de realización se aprecia como una producción dirigida con el piloto automático, sin decisiones de dirección que hagan sobresalir su guion en pantalla más allá del texto. Y leyendo las reseñas de los medios internacionales parece que es también la sensación que ha imperado fuera de las fronteras españolas.

"Si hace algún impacto de cara al exterior posiblemente sea más por la gran presencia de Bardem que por la película en sí misma. Es hábil y entretenida, pero un poco déjà vu", escribía Jonathan Holland de Screendaily. Y lo mismo opinaba el crítico Guy Lodge de Variety, que señalaba que El buen patrón es demasiado larga y letárgica para que sus inclinaciones absurdas funcionen, pero sale adelante gracias al magnetismo de su estrella”. Incluso críticas más positivas como la de Stephanie Bunbury para Deadline se centran en resaltar a Bardem por encima del resto de la película.

Entiendo la decisión de la Academia de Cine de España de querer mostrar al mundo que disponemos de una amplia cinematografía repleta de talento que va mucho más allá de Almodóvar. Además, como bien ocurrió en 2003 con el Óscar a Mejor Guion y la nominación a Mejor Director para Pedro Almodóvar por Hable con ella, Madres paralelas tiene posibilidades de colarse en otras categorías, como parece que va a ser el caso de Penélope Cruz en la de Mejor Actriz. Pero para poder hacer tal demostración antes habría que asegurarse de tener la película idónea para lograrlo, porque El buen patrón parece estar lejos de serlo. Y claro, Madres paralelas era casi una nominación fija. No solo por el prestigio que tiene tras de sí el nombre de Almodóvar, sino por las alabanzas que ya traía tras de sí la cinta, el premio a Penélope Cruz en Venecia y su virtud al tratar de un tema tan local y relevante a nivel internacional como es la memoria histórica y las heridas de los regímenes fascistas europeos.

Javier Bardem en El buen patrón de Fernando León de Aranoa (Foto: Mediapro / Tripictures)
Javier Bardem en El buen patrón de Fernando León de Aranoa (Foto: Mediapro / Tripictures)

Y no es que El buen patrón me haya parecido una mala película. Para nada. Como bien decía, su texto aborda con un humor muy punzante y un efectivo punto crítico temas de gran relevancia como el capitalismo o la falta de ética y escrúpulos de los grandes magnates y empresas, una propuesta llevada a la magnificencia gracias al sobresaliente trabajo de Javier Bardem, aunque no tanto por el de Aranoa tras las cámaras. Sin embargo, por mucho que pese, no es una película para los Óscar.

Se podría analizar el absurdo que a veces son los premios al dejarse guiar por determinados criterios que en muchas ocasiones no responden a la calidad de las películas, pero ese es otro tema más amplio. Lo que parece seguro, es que la Academia ha estado desencaminada en su decisión de elegir El buen patrón por encima de Madres paralelas. Y digo parece porque cualquier posibilidad sigue estando abierta dado que la cinta de Almodóvar tiene distribución en EE.UU a través de Sony, que probablemente la aproveche como baza en la temporada de premios sin ser precisamente la representante oficial de España. Habrá que esperar al próximo mes de diciembre para conocer si finalmente El buen patrón de Fernando León de Aranoa pasa la primera criba de la Academia de Hollywood para el Óscar a la Mejor película internacional. Por ahora, puedes disfrutar de la película en cines desde este viernes 15 de octubre.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.