Cómo Zendaya cambió las reglas de la factoría Disney a los 16 años

Zendaya

Aunque solo tenga 20 años, Zendaya está demostrando a toda una generación que las normas pueden cambiar en la industria de Hollywood, y lo que es todavía más increíble, también en el seno de la generalmente conservadora multinacional fundada por Walt Disney.

La actriz, que está a punto de estrenar su último proyecto en la gran pantalla junto a Tom Holland, el esperado filme 'Spiderman: Homecoming', sigue rodando su última serie para el canal infantil de Mickey Mouse, 'K.C. Agente Especial', la cual no habría cosechado el mismo si no hubiese sido por las peticiones inamovibles que planteó su protagonista con solo 16 años.

Además de exigirles cambiar el título de la serie y el nombre de su personaje, y proponer que su familia ficticia fuese negra, también quiso convertirse ella misma en una de las productoras del programa.

"Me reuní con los jefes de Disney Channel. Les dije: 'Este título es ridículo. Tiene que cambiar [la serie se iba a llamar 'Super Awesome Katy']. ¿Te parece que me llamo Katy?'", ha contado en su última entrevista a Vogue.

La californiana tenía claro que si iba a volver al canal con el que conoció la fama -protagonizó junto a Bella Thorne 'Shake it Up' de 2010 a 2013 y varias películas-, este formato debía dejar atrás los tópicos y clichés que muchas veces se ven asociados a las producciones Disney.

"Quería asegurarme de que no se le diese bien bailar, actuar o cantar. Que no tuviese dotes artísticas. No quería que de repente llegase un capítulo y me dijesen: '¡Sí! ¡Y luego se pone a cantar!'. No, no puede bailar, no sabe cantar. No puede hacer ese tipo de cosas. Hay muchas otras cosas que una chica puede hacer. Quería que supiese artes marciales, que pudiese hacer todo lo que un chico puede. Que fuese tan inteligente como todos, un auténtico cerebrito. Que pudiese pensar por ella sola, pero también que fuese un poco rara con las relaciones sociales, no la típica chica popular. Quería que fuese normal, pero con una vida extraordinaria", se ha sincerado en la misma conversación.

La gran diferencia entre Zendaya y otras estrellas juveniles es que ella no tiene miedo a expresar su inconformismo o su punto de vista sobre cualquier tema, sin importar lo polémico que sea, algo que muchos otros actores, tanto de su edad como más experimentados, no siempre se atreven a hacer.

"Mucha gente no es consciente de su poder. Tengo muchos amigos que dicen que sí a todo, o que sienten que no pueden hacerse valer por sí mismos en ciertas situaciones. No: tienes el poder", ha argumentado a la edición estadounidense de la revista.