La candidatura presidencial de Rodolfo Hernández, una sensación en las calles

·4  min de lectura

Bucaramanga (Colombia), 28 may (EFE).- Entre dos árboles de la Calle 57 en Bucaramanga, capital del departamento colombiano de Santander, Jazmín Marín hace su agosto con la venta de camisetas de colores y gorras con la imagen sonriente del ingeniero Rodolfo Hernández, el candidato que ha sorprendido en la recta final de la campaña presidencial.

Marín está emocionada porque no tiene ni tiempo para sentarse debido a la gran cantidad de personas que llegan para comprar las prendas que los identifican como "rodolfistas", un movimiento de ciudadano que nació tan solo hace unos meses para apoyar a este candidato independiente, de 77 años y de corte populista.

"Nunca había visto que un candidato promueva la compra de la publicidad, en las otras campañas las regalan", dice Marín a Efe para explicar el éxito de su negocio callejero.

Esta mujer, desplazada por la violencia de Saravena, en el convulso departamento colombiano de Arauca, fronterizo con Venezuela, asegura que apoya al "viejito", como le dicen por cariño, desde que Hernández hizo campaña para ser alcalde de Bucaramanga, la "Ciudad Bonita, la cual gobernó entre 2016 y 2019.

"Mientras vendía las arepas de chócolo (maíz) en el barrio Colorado, donde yo vivo, les decía a mis clientes que Rodolfo era la mejor opción, y allá fue donde sacó la mayor votación (para la Alcaldía)", agrega entusiasmada y confiada en que este domingo repita allí la buena votación y Hernández, que se presenta por la Liga de Gobernantes Anticorrupción, pase a la segunda vuelta.

Las encuestas de intención de voto dan en primer lugar al izquierdista Gustavo Petro, del Pacto Histórico, seguido por el derechista Federico "Fico" Gutiérrez, de Equipo por Colombia Fico, y por Hernández, pero todo indica que la Presidencia se definirá en segunda vuelta el 19 de junio entre los más votados mañana.

ACTIVIDAD EN LA OTRA CASA DE NARIÑO

Marín vende los productos con la imagen de Hernández en la esquina de la Casa de Nariño, como se le llama a la sede política del ingeniero Hernández, y que también es el nombre de la sede presidencial colombiana en Bogotá.

Hasta allí llegan uno tras otro cientos de simpatizantes a comprar publicidad del candidato para pegar en las motos y en los carros.

El desfile de vehículos es "impresionante", dice Carlos Pinilla, sorprendido por la llegada de conductores a este sector popular.

El candidato, que hizo fortuna con la construcción civil, ha hecho su campaña con el voz a voz, sin invertir grandes sumas de dinero en propaganda como sus principales rivales.

De esta forma, en las últimas dos semanas su candidatura tuvo un sorprendente crecimiento en las encuestas y llega a las elecciones con la posibilidad de arrebatar a "Fico" Gutiérrez el segundo lugar para disputar el balotaje con Petro, que aparece más adelante.

CONFIADOS EN UNA VOTACIÓN ALTA

En algunos sectores de Bucaramanga se vive desde ya un ambiente de fiesta por la esperanza de que el exalcalde llegue a ser el próximo presidente de Colombia. El barrio Monterredondo es uno de esos, allí los vecinos tienen pancartas y camisetas y también aseguran que apoyan al ingeniero desde que fue alcalde.

"Es una persona íntegra, lo que ha propuesto lo ha cumplido y queremos un cambio en Colombia, y Rodolfo Hernández es el único camino para lograrlo", afirma Yesenia Duque, presidenta de la Junta de Acción Comunal de ese sector.

A su vecina Luz Dary Varillo Maldonado le gusta la forma de ser de Hernández: directo y pendenciero. "Un presidente que no se deje manipular y que quiera acabar la corrupción es lo que necesitamos para Colombia y no queremos más izquierdas ni derechas", aseguró a Efe mientras sostenía una pancarta grande con la imagen del candidato.

Hernández nació en Piedecuesta, pueblo cercano a Bucaramanga, y es ingeniero Civil de la Universidad Nacional de Colombia. Su trayectoria política, que va detrás de la empresarial, la comenzó como concejal de su tierra natal, desde donde luego dio el salto a la Alcaldía de Bucaramanga, cuya gestión terminó con una aprobación ciudadana del 84 %.

Bucaramanga es la quinta ciudad más importante del país y sus calles no están tan contaminadas con propaganda como las de otras urbes, pero en parques y esquinas no se habla de otra cosa que de las posibilidades que tiene el ingeniero Rodolfo Hernández de ser el próximo presidente de Colombia.

Geraldine García

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.