Cannes: Monica Bellucci levanta la temperatura con un besazo en plena ceremonia

Glamour, glamour y más glamour. Así comenzó la 70 edición del Festival de Cannes con una ceremonia de apertura de lo más “almodovariana”. El manchego se estrenaba como presidente del jurado y, en su honor, hubo baile flamenco a cargo de la bailarina española (y coreógrafa del director), Blanca Li, y Monica Bellucci bailó sensualmente uno de los temas centrales de Tacones Lejanos, cerrando la actuación con un beso de película.

Monica sorprendió con su beso en plena ceremonia (©Gtres)

La italiana volvía a servir como maestra de ceremonias, tras cumplir la misma labor en 2003, desplegando toda su sensualidad bailando junto al humorista francés Alex Lutz. Luciendo un vestido azul marino y un escote de infarto, la actriz de 52 años puso el broche de oro plantando un beso tórrido, apasionado y de varios segundos, ante la atenta mirada de todos los invitados.

A continuación, Bellucci hizo las presentaciones formales, describiendo a Pedro Almodóvar como “el hombre que ama a las mujeres”.

Prometo dar lo mejor y lo peor de mí mismo. Seré subjetivo, apasionado y flexible“, aseguraba el cineasta. Ahora, Pedro tiene la tarea de ver las 19 películas en competición en doce días y decidir las premiadas de esta edición junto a un jurado formado por Jessica Chastain, Maren Ade, Will Smith, Paolo Sorrentino, Gabriel Yared, Fan Bingbing, Agnés Haoui y Park Chan-Wook.

La italiana fue la maestra de ceremonias de la noche (©Gtres)

Loveless de Andrey Zvyagintsev y Wonderstruck de Todd Haynes son las dos primeras películas proyectadas de la Sección Oficial, dando comienzo a un maratón de cine blindado con varias medidas de seguridad. Por primera vez, el Festival de Cannes ha puesto en marcha un dispositivo de seguridad sin precedentes con militares armados patrullando las calles y detectores de metales en los ingresos al Palais y sus proyecciones. Además, han adoptado el mismo sistema de detección de drones utilizado en París y han colocado unas 400 macetas gigantes a lo largo del paseo marítimo para evitar posibles atentados con vehículos.