Se vende la casa de Buffalo Bill, el asesino de 'El silencio de los corderos'

·4  min de lectura

Estrenada un 30 de enero de 1991, El silencio de los corderos está a solo unos meses de cumplir 30 años. Sí, hace ya tres décadas que este influyente thriller con tintes de terror, que se alzó con los cinco principales Óscars de 1992 (Mejor Película, Mejor Actor, Mejor Actriz, Mejor Guion Adaptado y Mejor Director), revolucionó el subgénero de las películas sobre asesinos en serie y perfiladores criminales –dando pie a hitos posteriores como Seven o la reciente serie Mindhunter.

Pero todo el prestigio del mundo no evita que estemos ante una de las cintas más escalofriantes de la historia del cine –un mérito debido en buena medida al terrorífico asesino en serie Buffalo Bill, aquel psicópata que se fabricaba un traje de mujer con la piel de sus víctimas. Por eso no es de extrañar que los antiguos habitantes de la siniestra casa en la que residía el personaje encarnado por Ted Levine hoy estén teniendo ciertos problemas para venderla…

A solo unos meses del 30º aniversario de la película de Jonathan Demme, la siniestra vivienda vuelve a estar en el mercado. (Imágenes: Orion Pictures / Allanassad.com) http://www.allanassad.com/index.cfm?fuseaction=Property-Details&proptype=res-res&mls=1470597
A solo unos meses del 30º aniversario de la película de Jonathan Demme, la siniestra vivienda vuelve a estar en el mercado. (Imágenes: Orion Pictures / Allanassad.com)

Y es que la residencia de Jame Gumb (alias Buffalo Bill) que se podía ver hacia el final de la película, cuando la agente del FBI Clarice Starling (Jodie Foster) se enfrentaba cara a cara con el asesino, no era un decorado sino una vivienda real, situada en Perryopolis (Pennsylvania). Y hoy, tanto la casa como la propiedad de 0,71 hectáreas en la que se erige, están en venta para quien se atreva a comprarlas.

Lo de “atreverse” no va por el precio, porque solo piden 253,311 euros por ella (aunque hay que señalar que requiere algunas reparaciones). Nos referimos más bien a la atmósfera que se respira en este edificio victoriano construido en 1910. Y es que su aspecto es casi el mismo que el que vimos en la película de Jonathan Demme, solo a excepción del pozo del sótano donde Buffalo Bill hacía pasar hambre a sus víctimas (que sí se rodó en un decorado).

Todo lo demás, y en particular el recibidor que podía apreciarse cuando Clarice llegaba a la casa, se mantiene casi intacto. La vivienda, de cuatro dormitorios, conserva los suelos de madera, las molduras, las luminarias, las puertas corredizas, las chimeneas y el papel pintado original. Además, todo ello estaría en perfecto estado –según el anuncio de Allanassad.

Las reformas recientes incluyen un nuevo suelo en el porche y el mirador, una rosaleda y una fuente frente a la fachada, nuevo suelo de madera en el ático, un nuevo depósito de agua caliente, surtidor y filtro UV.

Sus anteriores propietarios, Scott y Barbara Lloyd, pusieron la casa a la venta en 2015, tras haber vivido durante décadas en ella –concretamente desde 1976– e incluso haberse casado allí.

Fue una noche de 1988, mientras estaban cenando, cuando un productor llamó a su puerta y preguntó si podía sacar fotos de la vivienda.

Buscaban una casa en la que pudieras atravesar la puerta principal y hubiera una línea recta”, recuerda la señora Lloyd (según recogió The Pittsburgh Tribune Review).

Querían que pareciera una telaraña, para que Buffalo Bill atrajera a Jodie Foster al recibidor, a la cocina, y por último al sótano”.

Hay que señalar que, aunque el personaje de Buffalo Bill es totalmente ficticio, el autor de la novela original, Thomas Harris, se inspiró en las vidas de asesinos reales como Jerry Brudos, Ed Gein, Ted Bundy, Gary M. Heidnik, Edmund Kemper, Gary Ridgway o Alfredo Ballí Treviño para crearlo.

Los fans de la franquicia de Hannibal Lecter que no puedan permitirse el lujo de comprar la casa de Buffalo Bill podrán consolarse con la serie Clarice que está desarrollando CBS, con Rebecca Breeds (Pequeñas mentirosas) interpretando a la agente del FBI a quien dieron vida Jodie Foster y Julianne Moore. Esta nueva serie, ambientada en 1993 –un año después de la historia de El silencio de los corderos– contará el resto de la historia de Starling, y su estreno se espera para 2021.

Más historias que te pueden interesar: