Casey Affleck habla del acoso sexual que lo llevó a desaparecer de los Oscar: “Lo lamento mucho”

Fue la ausencia más sonada de la pasada edición de los Oscar cuando, siendo ganador de la estatuilla al Mejor Actor en 2017, debía entregar la categoría a Mejor Actriz. Pero era el auge del movimiento #MeToo y Time’s Up, Harvey Weinstein había sido desterrado de Hollywood y sus pasadas demandas de acoso sexual hicieron que desapareciera de la temporada de premios. Pero Casey Affleck ha reaparecido y hablado, por primera vez, de todo lo sucedido.

(Foto de Todd Williamson/Getty Images para Swisher Productions)

Muchos recordarán la cara de desprecio y falta de aplausos de Brie Larson cuando tuvo que entregarle el Oscar por su trabajo en Manchester frente al mar. Ese rostro llevó a que los medios y curiosos buscaran el motivo, encontrándolo en unas demandas presentadas contra el hermano de Ben Affleck que había resuelto fuera de los juzgados.

Ahora, con motivo del estreno de su nueva película The Old Man & The Gun –la última de Robert Redford, por cierto- ha concedido su primera entrevista desde el escándalo a Associated Press, y habla del movimiento #MeToo y las campañas anti acoso en Hollywood.

Creo que fue lo correcto debido a todo lo que estaba sucediendo en nuestra cultura en ese momento” aseguró sobre su decisión de no asistir a los Oscar. “Y que dos mujeres increíbles presentaran el premio a mejor actriz me pareció lo correcto”, añade. Y es que en la 90 ceremonia de los premios celebrada el pasado 4 de marzo, la categoría a Mejor Actriz fue presentada por Jodie Foster y Jennifer Lawrence. El premio se lo llevó Frances McDormand por su papel feminista en Tres anuncios en las afueras (Three billboards oustside Ebbing, Missouri).

Y es que Casey Affleck, que cumplirá 43 años el 12 de agosto, negoció dos demandas en 2010 que lo acusaron de acoso sexual durante el rodaje del documental bromista de Joaquin Phoenix, I’m still here. Ahora afirma que haber experimentado aquellas demandas es algo “que lamenta muchísimo”.

(©Gtres)

Una de las demandantes fue una de las productorass, Amanda White, que demandó al director por 2 millones de dólares por “acoso sexual”. En su demanda detallaba “numerosas invitaciones y avances sexuales no provocados” en el lugar de trabajo, además de hacer que un guitarrista de desnudara delante de ella y que se refiriera a las mujeres como “vacas”, entre otros detalles. Asegura que la dejó fuera de su habitación de hotel a propósito con la intención de convencerla de que pasara la noche con él. Al negarse, la tomó fuertemente del brazo y más tarde le envió mensajes de textos “abusivos”.

Mientras que la directora de fotografía Magdalena Gorka lo demandó por 2,5 millones por provocarle stress emocional. Además de detallar situaciones similares a las de White, asegura que Affleck entró en su habitación mientras dormía llevando solo ropa interior, que se metió en su cama y comenzó a acariciarla mientras olía a alcohol. Al rechazarlo, tuvo que renunciar, según ella, por sufrir acoso y abuso.

Por aquel entonces, Affleck contratacó negando las acusaciones y exponiendo mensajes laborales y privados con ambas. Pero, al final, llegaron a acuerdos fuera del juzgado firmando una cláusula de no revelar cuánto dinero tuvo que pagarles.

Nunca había tenido quejas como esas sobre mí en mi vida y fue realmente embarazoso y no supe cómo manejarlo y no estaba de acuerdo la forma en que me describían y las cosas que se dijeron de mí, pero quería intentar hacerlo bien, así que lo hicimos de la forma en que me lo pidieron en ese momento. Y todos acordamos simplemente tratar de dejarlo atrás y seguir adelante con nuestras vidas, que creo que merecemos, y quiero respetarlas ya que me han respetado a mí y a mi privacidad” dijo sobre las demandas.

(©Gtres)

CULPA AL SET DE I’M STILL HERE
Admite que la atmósfera alocada y poco convencional que se creó en el set del documental ayudó a “crear un ambiente de trabajo no profesional”. Añade que falló en su labor como productor y director de crear un ambiente seguro de trabajo. Contribuí a ese ambiente poco profesional y toleré ese tipo de comportamiento de otras personas y desearía no haberlo hecho. Y lo lamento mucho”, asegura Casey, que había debutado como director con aquella película.

En la entrevista se mostró a favor del movimiento #MeToo que tanto lo criticó, asegurando que lo mejor “es cerrar la boca y escuchar” las historias de las mujeres que han contado los abusos sufridos e “intentar encontrar la manera de seguir adelante, apoyar y seguirlas”.

Aquí se puede ver la entrevista completa de AP, en inglés:

¿Qué te parece la confesión de Casey?

Para seguir leyendo:
Brie Larson confirma su intención por su falta de aplausos a Casey Affleck: “Creo que hablaba por sí solo”
Una actriz afirma que Geoffrey Rush le tocó los pechos