Cayetano Rivera proclama su 'respeto' a los toros para defenderse de sus detractores

Cayetano Rivera en la imagen publicada en su cuenta de (c) Instagram

El torero Cayetano Rivera vuelve a sonreír y, sobre todo, a reivindicar su profesión en las redes sociales dos días después de recibir el alta hospitalaria que puso fin a la angustia vivida por sus familiares tras la grave cogida sufrida por el diestro en su última corrida de Zaragoza, que requirió una intervención quirúrgica urgente para salvarle la vida.

En esta ocasión, y dirigiéndose de nuevo a aquellos detractores que le desearon la muerte durante su estancia en el centro médico, el hijo de Carmina Ordóñez no ha dudado en dar su 'visto bueno' a la idea que uno de ellos pregonaba sobre lo idóneo de que, en el caso de fallecer, se reencarnara en un toro bravo.

"Una persona me ha deseado que en otra vida, me reencarne en un toro. Ojalá... Pues no hay animal más bravo, más noble y al que tenga más respeto", ha escrito ahora en su perfil de la red social junto a una imagen que le retrata en plena plaza y cara a cara con uno de estos animales.

Al margen sobre el debate que puedan generar sus palabras entre los amantes y los críticos de la llamada fiesta nacional, lo cierto es que el discurso algo épico y sentimental que ha pronunciado sobre los entresijos de su oficio dejan patente que, además de estar completamente recuperado, Cayetano está deseando volver a los ruedos lo antes posible.

Cierto es que el mensaje que dirigió a la esfera virtual horas después de sufrir tan brutal cornada tampoco estaba exento de optimismo, aunque los reproches que posteriormente lanzaba a los responsables de los ofensivos comentarios que ha venido recibiendo desde entonces también dejaban entrever algo de rabia e indignación.

"Quiero agradecer todos los mensajes de ánimo que he recibido, me dan fuerzas y quiero tranquilizaros porque ya me encuentro mucho mejor", publicaba en su perfil de Twitter para aliviar la preocupación de sus seguidores, antes de pronunciarse directamente sobre las muestras de odio que le fueron llegando esos días.

"Y a todos aquellos que os habéis alegrado por mi dolor o me habéis deseado la muerte, gracias también, porque eso solo me hace más fuerte", sentenciaba.

Una vez superado este último bache de salud, así como la consiguiente polémica que suele generarse cada vez que un matador acaba en la enfermería, Cayetano y su esposa, la presentadora Eva González, podrán dirigir la mayor parte de su atención a su ilusionante aventura en la paternidad -la pareja anunció que esperaba su primer hijo a finales de agosto- o a otras efemérides especiales que han tenido lugar en su familia.

"Muchísimas felicidades a una de las personas que más quiero en este mundo. Sé buena, sé feliz, ¡te quiero!", escribía el torero ayer lunes en la misma plataforma para felicitar a su sobrina Cayetana, hija de su hermano Francisco y su exmujer Eugenia Martínez de Irujo, por su 18 cumpleaños.