CDC confirma que ameba devoradora de cerebros causó la muerte de un niño en Nebraska

·2  min de lectura
CDC confirma que ameba devoradora de cerebros causó la muerte de un niño en Nebraska
CDC confirma que ameba devoradora de cerebros causó la muerte de un niño en Nebraska

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) confirmaron este viernes que, en efecto, el niño que murió en Nebraska tras nadar en un río cercano a la ciudad de Omaha, falleció a causa de la ameba ‘comecerebros’, conocida científicamente como “Naegleria fowleri”.
El Departamento de Salud del Condado de Douglas, en Omaha, precisó recientemente que los CDC reportaron la presencia de la ameba en el territorio de Nebraska.
De acuerdo con autoridades de salud, el menor aún no ha sido identificado, por lo que se desconoce su edad, sin embargo, se estima que habría sido infectado mientras nadaba el domingo pasado en el río Elkhorn, ubicado a pocas millas al oeste de Omaha.
Las infecciones de este tipo se producen cuando el agua que contiene la ameba ingresa al cuerpo por medio de la nariz, esto al nadar o se sumergirse en ríos y lagos.
Pese a estos específicos casos, también es posible que la bacteria ingrese por otras fuentes, por ejemplo el agua de grifo contaminada, tal como ocurrió en una ciudad del área de Houston en 2020, según informó The Associated Press.
La muerte del pequeño es el segundo fallecimiento en el Medio Oeste durante el verano por meningoencefalitis amebiana primaria, una infección generada por la ameba que resultó fatal en el 97% de casos reportados.
El primer caso se dio en un residente de Missouri, quien falleció por medio de esta bacteria en julio pasado luego de nadar en el lago Three Fires, al suroeste de Iowa.
Los CDC precisaron que las infecciones por Naegleria fowleri son extrañas, con un promedio de 3 casos anuales en los Estados Unidos y un total de 154 casos entre 1962 y 2021 en todo el país.
Aún con lo raro de los casos, la tasa de supervivencia tras recibir el diagnóstico es muy baja, ya que de los casos notificados en la nación norteamericana, solo 4 de ellos sobrevivieron.
Alrededor del mundo se han registrado 430 casos aproximadamente. Los síntomas de la infección incluyen fiebre, dolor de cabeza, náuseas o vómitos y van progresando rígidamente en el cuello, provocando la pérdida de equilibrio, convulsiones y alucinaciones.
VIDEO RELACIONADO: Vacunación de niñas y niños de cinco a once años contra COVID-19