China retoma la propaganda comunista a través del cine

Cine 54
·4  min de lectura

La súper poderosa taquilla china se verá las caras con el cine propagandista a partir de una orden dictaminada por el gobierno nacional. Desde esta semana todos los cines del país deberán proyectar películas de propaganda comunista, al menos dos veces por semana, y promocionarlas activamente en sus salas.

La medida forma parte de una serie de directrices que la Administración Nacional del Cine y el Departamento de Propaganda de China dieron a conocer en los últimos días, como parte de las celebraciones por el 100 aniversario de la fundación del Partido Comunista el próximo 1 de julio.

Cartel de 'Railway Guerrilla' (1956), una de las películas seleccionadas
Cartel de 'Railway Guerrilla' (1956), una de las películas seleccionadas

Cada cine del país deberá programar y promocionar al menos dos proyecciones de películas propagandistas a la semana, mientras las salas que forman parte de la Alianza Nacional de Cine Artístico -un grupo de más de 5.000 cines con secciones dedicadas específicamente a las películas de propaganda comunista- deben hacerlo al menos cinco veces por semana.

A su vez, las autoridades decidirán los títulos que serán elegibles para su proyección, habiendo ya dado a conocer un primer listado, según Variety. Entre ellas se encuentran ocho películas históricas, tres de los últimos cinco años y un estreno. Según declaró la Administración de Cine Nacional en un comunicado oficial, las producciones elegidas “se centran en temáticas de amor al partido, amar la nación y amar el socialismo” mientras “cantan alabanzas y elogian al Partido, la patria, su gente y sus héroes”.

La petición del gobierno, según el mencionado medio y comunicado, presiona a los implicados en la industria asegurándoles que deben, sobre todo, promocionar la ideología del presidente Xi Jinping -con sus principios básicos de garantía de permanencia y liderazgo del partido comunista en el gobierno (conocida como “Pensamiento de Xi Jinping sobre el socialismo para una nueva era”)-, crear “una atmósfera enorme, cálida y festiva” mientras los cines deberán garantizar la programación y que las salan estén “bien rellenas”. A su vez, las autoridades políticas locales deberán movilizar a los miembros del partido para “participar de forma activa” en las proyecciones.

El cine no es el único implicado en la celebración de la fundación del partido comunista, sino que existe un plan gubernamental de expandir la misma promoción a través del teatro, la música, el baile y la televisión. No obstante, y según Variety, el cine formará parte esencial de la campaña “empujando propaganda y educación masiva” con la temática de “seguir el Partido para siempre” e incrementar así la militancia.

Fundado en 1921, el Partido Comunista de China ascendió al poder a través de Mao Zedong en 1949, proclamando el nacimiento de la República Popular China. Su liderato se mantuvo hasta su muerte en 1976, imponiendo un régimen unipartidista que hoy en día está caracterizado como una de las mayores organizaciones políticas del mundo, con más de 91.914.000 de miembros en 2021.

China recurrió al cine como propaganda política desde los años 30, cuando la industria nacional comenzada una edad de oro alejándose de la producción de cine para extranjeros. Las primeras películas influidas por los ideales comunistas ganaron popularidad a partir de 1937, viviendo diferentes etapas desde entonces, pero siempre presente.

Resulta inevitable que la noticia llame la atención al otro lado del planeta, sobre todo en países de políticas democráticas. Incluso nos remonta a otras eras cuando otros movimientos políticos autoritarios siguieron la misma táctica, como el nazismo de Hitler. Bajo el mandato del líder nazi se produjeron más de 1.000 películas entre 1933 y 1945, en donde la censura funcionaba como la tijera perfecta de la propaganda política. La política del cine nazi jugaba entre ofrecer escapismo a las masas con películas inocentes sin mensaje alguno y otras de propaganda directa. Sin embargo, las propagandistas del régimen eran una minoría.

De todos modos, esta táctica gubernamental de imponer la propaganda de la ideología política a través del cine en China se utilizó en 2017, cuando el gobierno emitió una orden que obligaba a todas las salas de cine a emitir un vídeo propagandista antes de la proyección de cada película. Se trataba de clips de corta duración sobre las doctrinas y pensamientos del Partido, que recurrían a grandes estrellas del país como Jackie Chan, Fan Bingbing (X-Men: Días del futuro pasado), Angelababy (Independence Day: Contraataque) o Donnie Yen (Rogue One: Una historia de Star Wars) recitando slogans políticos, poesía antigua o frases de Mao Zedong (vía The Hollywood Reporter).

Más historias que te pueden interesar: