Chris Froome admite llegar afectado a La Vuelta por culpa del coronavirus

·2  min de lectura

Chris Froome siente que el coronavirus lo dejó "bastante" afectado y, como consecuencia, sus preparativos para la Vuelta a España también se vieron alterados. El británico compitió en el Tour de Francia de julio por 10ª vez en su trayectoria, pero se vio obligado a abandonar la cita después de la etapa 17 tras dar positivo de COVID-19.

El ciclista de Israel-Premier Tech ocupó el puesto 26 en la general, mientras que su mejor resultado de etapa en el Tour fue en 2018, cuando terminó tercero en el día 12 de acción en el Alpe d'Huez.

El siete veces campeón en Grandes Vueltas, dos de ellas en la de España, no logró recuperar su máximo rendimiento desde el accidente que sufriera en el Criterium du Dauphine de 2019, que lo dejó en cuidados intensivos.

No obstante, el ciclista de 37 años nacido en Nairobi (Kenia) se dirige a España, donde ganó en 2011 y 2017 en busca de llegar lo más lejos posible, siempre en función a lo que pueda ofrecer a nivel físico.

"Sentía que estaba en muy buena forma, ciertamente en la segunda y tercera semana (del Tour de Francia)", comentó Froome durante una conferencia de prensa, con miras al inicio de la acción del viernes.

"Fue desafortunado marcharme antes del final de la competencia y no llegar a París. Pero creo que fui uno de los muchos que desafortunadamente contrajeron COVID... Desafortunadamente, me afectó bastante. Tuve síntomas, probablemente durante unos 10 días. Luego, incluso después de comenzar a entrenar, luché para realizar un entrenamiento duro", continuó el cuatro veces vencedor en Le Tour y dos veces en el Giro.

Asimismo, Fromme reconoció estar avalado por los especialistas para poder correr en suelo español. "Tuve que seguir el consejo del equipo médico, que era intentar no forzar. Creo que muchas personas con COVID habían cometido el error de comenzar demasiado pronto de nuevo. Así que realmente (esto) interrumpió mis preparativos para La Vuelta", se resignó.

De todas maneras, el británico quiso aclarar que tuvo buenas sensaciones en las últimas semanas: "He tenido unos buenos últimos 10 días de entrenamiento. No estoy seguro de dónde estoy. Espero sobrevivir la primera semana lo mejor que pueda".

Por último, señaló lo que signifca esta competencia para él: "La Vuelta es una carrera muy especial para mí. Una carrera en la que en 2011 realmente tuve mi gran acercamiento como aspirante a las Grandes Vueltas. Me encanta, te pone a prueba. Si miras la batalla en la general, es brutal. Normalmente hay muchos más finales cuesta arriba, muchas más etapas de montaña que otras Grandes Vueltas. Siempre la disfruté.

Foto: Getty Images