Christina Applegate pasa por quirófano para extirparse los ovarios y las trompas de falopio

Christina Applegate

La actriz Christina Applegate ha querido hacer pública su decisión de pasar de nuevo por quirófano para someterse a una operación en la que le extirparon los ovarios y las trompas de falopio como medida preventiva después de que una de sus familiares falleciera tras perder su batalla contra el cáncer de ovarios hace nueve años.

"Hace dos semanas, me sometí a una operación para que me extirparan los ovarios y las trompas de falopio. Mi prima murió de un cáncer de ovarios en 2008, pero yo podía prevenirlo. Así es como he tomado el control de todo esto. Y es un alivio. Es algo menos por lo que tengo que preocuparme. Ahora esperamos que no me atropelle un autobús o algo parecido", ha revelado con sentido del humor a su paso por el programa 'Today'.

A lo largo de su intervención, la intérprete de la comedia 'Malas Madres' también aprovechó para animar a todas las mujeres a que acudan a revisiones periódicas con su ginecólogo para que, si sufrieran alguna enfermedad, cuenten siempre con la ventaja de un diagnóstico temprano. En su caso, ella sigue visitando regularmente a su oncólogo para realizar cuantas pruebas considere necesario su médico, a pesar de que en 2008 ya se sometió a una doble mastectomía preventiva con la intención de reducir las probabilidades de que sufriera cáncer de pecho.

"Ya no necesito que me hagan mamografías, no tengo 'pechos' como tal, por así decirlo. Pero voy cada seis meses a ver a mi oncólogo; antes lo había cada tres. Me siguen examinando como si tuviera todas mis partes, eso es algo que nunca parará. Cuando sabes que tienes más posibilidades que los demás, necesitas empezar con los análisis lo antes posible".

En su hogar, la actriz ha impuesto una dieta vegana lo más sana posible, basada en alimentos estrictamente orgánicos, que también sigue su hija de seis años debido a la alta posibilidad de que la pequeña haya heredado la mutación genética BRCA, lo que significaría que acumula un riesgo de sufrir un cáncer ginecológico mucho mayor.

"Lo más importante es prestar mucha atención a lo que metes en tu cuerpo, en lo que a comida se refiere. Soy consciente de que todo lo orgánico es muy caro; lo sé. No quiero criticar a quienes no pueden permitirse este tipo de alimentos. Lo importante es tratar de reducir las comidas que están repletas de químicos. Hay que esforzarse un poco más y tratar de desechar lo que es malo para nosotros", ha explicado sobre su estilo de vida saludable.