Christina Ricci narra la aterradora noche en que pensó que su exmarido iba a asesinarla

·1  min de lectura


El pasado mes de junio Christina Ricci presentó la demanda de divorcio para poner punto final a su matrimonio con James Heerdegen, el padre de su único hijo, y ahora ha obtenido una orden de alejamiento para que él no pueda acercarse a menos de 200 metros de su pequeño, de su perro o de ella tras acusarle de malos tratos.
En los documentos legales que ha presentado para solicitar esta medida cautelar, la antigua protagonista de 'La familia Addams' desvela que esos supuestos abusos físicos y emocionales comenzaron cuando se quedó embarazada de su retoño en 2013 y que en varias ocasiones ha temido por su propia vida debido a las amenazas de su ex.
Christina narra un episodio en concreto en que él le habría asegurado que la única forma de que pudiera compadecerse de ella sería "si acabase descuartizada en pequeños pedazos". En aquella ocasión, la familia se encontraba en una cabaña en Nueva Zelanda y la intérprete llegó a pensar que podría asesinarla.
"Aquella noche escondí todos los cuchillos que había en el sitio donde nos estábamos alojando. Temía realmente por mí y por mi hijo. Dormí en una habitación aparte con él y cerré la puerta con pestillo", ha desvelado.
La antigua pareja pasó el período de confinamiento bajo un mismo techo y Christina sostiene que James aprovechó esa oportunidad para "castigarla y aterrorizarla" las 24 horas de día, agrediéndola en presencia de su pequeño cuando intentó llamar a la policía para denunciarle. Su exmarido ha negado en un comunicado todas las agresiones que ella afirma haber sufrido en 2020.