Cierre de hospital afecta especialmente a la numerosa población latina de Madera

La semana pasada, María Ríos estaba sentada en las sombras dentro de su casa de Madera, un contraste con el soleado día en el exterior y una metáfora de lo que le está ocurriendo a tanta gente en su comunidad.

Ríos no sabe qué le deparará el futuro tras el cierre del Madera Community Hospital. Sus padecimientos médicos crónicos y la falta de opciones de transporte la hacían depender del hospital local.

“Mi médico me recetó analgésicos en noviembre, cuando unos dolores abdominales extremos me enviaron al hospital”, dijo Ríos en español. “Me quedan dos pastillas, ahora solo Dios sabe dónde encontraré más porque no todos los médicos las recetan”.

Ríos, de 59 años, se trasladó del estado mexicano de Oaxaca a Madera en febrero de 2000. Dice que tuvo que dejar de trabajar en 2015 debido a una fractura en el pie que no sanó bien, diabetes (que le ha afectado la visión de un ojo) y problemas renales. Necesita diálisis –un procedimiento para limpiar los productos de desecho y el exceso de líquidos de su sangre debido a que sus riñones no funcionan correctamente– tres veces a la semana.

Como muchos habitantes del condado de Madera, Ríos es latina e indocumentada. Más del 60% de la población del condado se identifica como hispana o latina, según el Censo de Estados Unidos. De los 159,000 habitantes, cerca del 10% son indocumentados, según el Migration Policy Institute.

Ríos dice que intentó arreglar sus papeles de inmigración, pero no lo consiguió.

“No tenemos papeles, no sabemos adónde ir, y necesitamos una clínica, un hospital”, dijo. “Fresno está demasiado lejos, demasiado lejos para que alguien llegue allí con dolores insoportables”.

‘Madera ha crecido y seguirá creciendo... necesitamos un hospital’

El Madera Community Hospital cerró por problemas financieros y dejó de atender a pacientes la semana entre Navidad y Año Nuevo, cerrando definitivamente el primer martes del año.

Ahora, no hay salas de urgencias entre Merced y Fresno.

Madera no solo perdió su único hospital general en el condado, sino que sus habitantes están a 30 minutos en auto del hospital más cercano con una sala de urgencias, informó Fresnoland.

Fidelina Espinoza es organizadora comunitaria del Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño en Madera.

Espinoza ha tratado de ayudar y guiar a las personas hacia los recursos médicos cuando se acercan a su oficina.

“No tenemos recursos para trasladar a la gente ni proporcionar transporte”, dijo Espinoza en español.

Ni la comunidad ni la organización fueron notificadas ni se les dio ninguna información sobre el cierre del Madera Community Hospital hasta que de repente sucedió, afirmó. Espinoza dijo que también fue testigo de cómo el hospital pasaba apuros para satisfacer la demanda de servicios que necesitaba la comunidad.

“Era un poco limitado”, dijo. “Cuando había cosas que no podían hacer, enviaban a la gente a otros hospitales con más tecnología y especialistas”.

El Madera Community Hospital abrió en 1971. Desde entonces, “Madera ha crecido y seguirá creciendo”, dijo Espinoza. “Así que deberíamos tener un hospital lo suficientemente grande para satisfacer las necesidades de la comunidad”.

La Abeja, un boletín escrito por y para latinos de California

Suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal centrado en temas latinos de California.

Preocupado por la falta de atención, el gobierno local lucha

Ríos no se imaginaba que el cierre del hospital ocurriría alguna vez. Continuaba preguntándose por qué sucedió, pensando en las temporadas de cosecha que pronto se darán en todo el Valle Central.

“¿Por qué nos quitaron el hospital? ¿Por qué lo cerraron si saben que la gente lo necesita mucho?”. Preguntó: “Si les pasa algo a los trabajadores agrícolas en los campos de por aquí, ¿cómo van a llegar hasta Fresno?”.

Emelia Guzmán trabajaba en los campos cerca de Madera cuando colapsó en 2019.

“De repente perdí la fuerza en las piernas y me caí”, dijo Guzmán en español. “Intenté levantarme de nuevo, pero no pude”.

Fue trasladada al Madera Community Hospital. Guzmán había notado previamente bultos en un pecho y en una visita a la clínica le dijeron inicialmente que desaparecerían por sí solos. La biopsia realizada en el hospital demostró que se trataba de cáncer.

Guzmán, de 52 años, se sometió a quimioterapia, pero dijo que sigue medicándose para mantener a raya el cáncer mientras permanece bajo supervisión médica durante los próximos cinco años. Recientemente le hicieron ecografías y análisis de sangre en el hospital por unos dolores abdominales no diagnosticados.

“El médico que me trató y me recetó mis medicamentos trabajaba ahí (en el hospital)“, dijo. “Ahora estoy preocupada porque se me están acabando los medicamentos y ¿dónde voy a ir? ¿A quién acudiré para buscar mis pastillas?”.

Emelia Guzmán, de 52 años, mira a la cámara sentada en el Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño, en Madera, el miércoles 18 de enero de 2023. Guzmán sufrió un colapso mientras trabajaba en el campo en Madera en 2019. Fue enviada al Madera Community Hospital, donde una biopsia confirmó que tenía cáncer de mama que no había sido diagnosticado antes en una clínica. Aún bajo vigilancia médica, ahora se ha quedado sin atención primaria y especializada tras el cierre del Madera Community Hospital.
Emelia Guzmán, de 52 años, mira a la cámara sentada en el Centro Binacional para el Desarrollo Indígena Oaxaqueño, en Madera, el miércoles 18 de enero de 2023. Guzmán sufrió un colapso mientras trabajaba en el campo en Madera en 2019. Fue enviada al Madera Community Hospital, donde una biopsia confirmó que tenía cáncer de mama que no había sido diagnosticado antes en una clínica. Aún bajo vigilancia médica, ahora se ha quedado sin atención primaria y especializada tras el cierre del Madera Community Hospital.

Al igual que Ríos, Guzmán tiene diabetes, es indocumentada originaria de Oaxaca, ha vivido en Madera durante décadas y tuvo que dejar de trabajar debido a su salud.

Aunque ambas mujeres tienen cobertura de Medi-Cal que les ayuda a pagar algunos de sus gastos médicos, la pérdida de sus proveedores de atención primaria, especialistas y renovaciones de recetas las ha dejado en el purgatorio de la atención sanitaria.

Los dirigentes de la Ciudad y el Condado de Madera luchan por encontrar soluciones a corto y largo plazo para ayudar a los habitantes de la ciudad a superar esta situación, pero podrían pudieran tardar meses en encontrar una solución.

“Me quedé muy sorprendida”, dijo Elsa Mejía, la concejala de la Ciudad de Madera, durante la reunión del Concejo Municipal del miércoles por la noche. “Creo que comparto el sentimiento de la comunidad y esto fue un golpe muy duro para nosotros como comunidad, especialmente durante las fiestas”.

“Es una situación muy fluida”, dijo el administrador de la Ciudad de Madera, Arnoldo Rodríguez, durante una presentación ante el concejo. “No hay un camino claro y no hay una respuesta clara en este momento”.

Cómo hacer comentarios

Los miembros de la comunidad que quieran comentar públicamente sobre esta situación pueden hacerlo en las reuniones de la Ciudad y el Condado de Madera.

Para comentarios públicos en el Concejo Municipal de Madera, los miembros de la comunidad pueden:

  • Asistir a la próxima sesión de comentarios públicos durante la reunión del miércoles 1º de febrero.

  • Comentar en persona, por teléfono (669-900-6833, ID de reunión 827 0081 2027#), a través de correo electrónico a citycouncilpubliccomment@madera.gov o por correo postal enviado al Ayuntamiento.

Para la Junta de Supervisores del Condado de Madera, la secretaria en jefe Karen Scrivner dijo:

  • La próxima sesión de comentarios del público será durante la reunión del martes 24 de enero. Cada persona puede hablar durante tres minutos en persona o en línea a través de Zoom.

  • Los comentarios pueden ser enviados por correo electrónico a cotb@maderacounty.com. La fecha límite es el lunes antes de las reuniones del martes. No se leen en voz alta, pero se ponen en el registro y son entregados a los supervisores del condado.