Anuncios

La ciudad alcanzó su valor histórico más bajo de mortalidad infantil: hará un seguimiento en los barrios de embarazadas y bebés

La mortalidad infantil en la ciudad de Buenos Aires alcanzó su valor histórico más bajo en 2021
La mortalidad infantil en la ciudad de Buenos Aires alcanzó su valor histórico más bajo en 2021

La mortalidad infantil en la ciudad de Buenos Aires alcanzó su valor histórico más bajo en 2021, de acuerdo con las nuevas estadísticas que publica el distrito y las primeras que se conocen en el país de ese año. Con 4,4 fallecidos por cada 1000 nacidos vivos, una tasa muy por debajo del promedio nacional de 8,4 –el último conocido a 2020–, harán en los próximos dos meses y medio una búsqueda activa por los barrios de las embarazadas y los bebés de hasta un año para reforzar las consultas obstétricas y pediátricas sin importar la cobertura.

“A la hora de analizar los datos [de mortalidad infantil] en términos absolutos, se profundiza el descenso que comenzó en 2019. Ese año hubo 236 defunciones y la cifra descendió a 123 en 2020. En 2021, el último año con la información de decesos cerrada para la jurisdicción, fue de 113 fallecidos en el sistema de atención público y privado”, indicaron desde el Ministerio de Salud porteño.

Censo 2022: la población en la ciudad de Buenos Aires aumentó: qué barrios crecieron más

Esos decesos se traducen en una tasa de mortalidad infantil de 7,1 por cada 1000 nacidos vivos en 2019, de 4,5 en 2020 –el primer año de la pandemia de Covid-19– y de 4,4 en 2021. Este último año, la mortalidad neonatal (hasta el primer mes de vida) fue mayor que la posneonatal (en los 11 meses siguientes hasta el año de vida): mientras que la primera está asociada con factores más difíciles de reducir con intervenciones, como las malformaciones congénitas, el nacimiento a una edad gestacional muy prematura o complicaciones del parto, la segunda lo está más con los cuidados ya en el hogar y la atención infantil, con una alta carga de las infecciones, como las gastroenteritis o las respiratorias, en especial, la bronquiolitis.

En el Ministerio de Salud porteño atribuyeron el descenso en la mortalidad infantil a un conjunto de seis medidas que adoptaron junto con el Ministerio de Desarrollo Humano
En el Ministerio de Salud porteño atribuyeron el descenso en la mortalidad infantil a un conjunto de seis medidas que adoptaron junto con el Ministerio de Desarrollo Humano

“Casi el 40% de la mortalidad infantil es por malformaciones congénitas en general y las enfermedades oncohematológicas”, explicaron a LA NACION desde la cartera porteña a cargo de Fernán Quirós.

No hubo entre los bebés que fallecieron en 2021 en la ciudad muertes neonatales o posneonatales asociadas con la infección por el virus SARS-CoV-2, de acuerdo con los datos publicados por la Dirección de Estadística y Censos de la ciudad.

Causas

En el Ministerio de Salud porteño atribuyeron el descenso en la mortalidad infantil a un conjunto de seis medidas que adoptaron junto con el Ministerio de Desarrollo Humano, a cargo de María Migliore: evitar los embarazos de alto riesgo que no son buscados, como el embarazo adolescente, a través del acceso a métodos anticonceptivos; la detección precoz de los embarazos y la categorización por nivel de riesgo y seguimiento; la derivación de los embarazos de alto riesgo para el parto a maternidades con un servicio de neonatología de alta complejidad; la implementación de guías de cuidados comunes en las neonatologías del sector público y privado; el seguimiento de los chicos después del alta de la maternidad con derivación al pediatra de cabecera y por lo menos siete consultas de control en el primer año de vida; y el acompañamiento social de las madres vulnerables durante el embarazo y después del parto.

Al mirar cómo varía la tasa de mortalidad infantil dentro en el distrito, siempre de acuerdo con el domicilio materno, los valores más elevados (entre 6,6 y 7,5 fallecidos por cada 1000 nacidos vivos) se registran en las comunas 3 (Balvanera y San Cristóbal), 7 (Flores y Parque Chacabuco), 8 (Villa Soldati, Villa Riachuelo y Villa Lugano) y 9 (Liniers, Mataderos y Parque Avellaneda).

Las comunas con tasas más bajas (entre 0,8 y 1,9 fallecidos por cada 1000 habitantes) son la 11 (Villa General Mitre, Villa Devoto, Villa del Parque y Villa Santa Rita), 13 (Núñez, Belgrano y Colegiales), 14 (Palermo) y 15 (Agronomía, Chacarita, La Paternal, Parque Chas, Villa Crespo y Villa Ortúzar).

“En la ciudad hay muy buena calidad de información. Es robusta, real y actual. Esos datos son muy importantes porque permiten ir al lugar donde es necesario, lo que ayuda mucho en la planificación de las políticas”, evaluaron desde Desarrollo Humano y Hábitat. “Cada vez hay más conciencia en las mujeres, tanto en las adolescentes como en aquellas en edades de fecundación activa. Tienen más información y vemos que eso lleva a tomar mejores decisiones”, indicaron.

Búsqueda activa

Con los resultados de las medidas a las que atribuyen el descenso sostenido de la mortalidad infantil en el distrito, desde Salud anticiparon que ambos ministerios están terminando de planificar para los próximos dos meses y medio una búsqueda activa por los barrios de las mujeres que estén cursando un embarazo y los menores de un año para hacer un seguimiento de las consultas obstétricas y pediátricas o, en el caso de tener problemas para hacerlas, intervenir para facilitarlas.

Participarán unos 400 agentes que, de manera similar a como funcionó el Operativo Detectar para la detección temprana del Covid-19, pasarán por las viviendas para realizar ese seguimiento. La coordinación de esos agentes está a cargo de la Dirección General de Estadística y Censos, que dirige José María Donati. Como cuando se hizo el estudio de seroprevalencia durante la pandemia, se indicó que se informará antes a la población por cuestiones de seguridad.

Se invitará además a las embarazadas a participar de talleres sobre buenos hábitos y cuidados para la madre y el bebé.