Clark: “El partido se tiene que dar por terminado”

Pasado el minuto seis del clásico universitario entre Universidad de Chile y Universidad Católica, al arquero del cuadro Azul Martín Parra le impactó una bengala que lo dejó tirado en el campo.

Acto seguido, el árbitro detuvo el juego que al final no se pudo reanudar y que por ahora es una incógnita sí se jugará o no. Tras todo esto, el presidente de Azul Azul, Michael Clark se refirió al acto de violencia ocurrido en Valparaíso.

"Este partido se debe dar por terminado, es un encuentro que se debió jugar sin público. Actuaremos con todo el rigor de la ley. Vamos a ir contra los organizadores del partido, esto no puede pasar. Me imagino que el otro club quiere bajarle el perfil. Con la Católica viene pasando hace rato", comentó de inicio.

"No puede ser que uno venga a jugar y a los cinco minutos un jugador deba ser trasladado en ambulancia", añadió el directivo.

Por su parte, dejó de lado la parte deportiva y se preocupó por el arquero de la U: "Nos estamos jugando cosas muy importantes. No hay nada más grave que un jugador termine herido. Mientras no demos señales no vamos a poder cortar la violencia".

Finalmente, habló sobre una situación ocurrida entre los jugadores de ambos equipos: "Algunos jugadores de Católica insultaron a los nuestros porque se iban al camarín. No estaban las garantías mínimas. No se puede ganar a cualquier costo". 

Cabe resaltar que antes de suspenderse el juego, Fernando Zampedri había anotado el primer gol para los Cruzados sobre el minuto 5 del juego y que marcaba el empate en el global de la llave de cuartos de Copa Chile.

Foto: @Cruzados