Las claves del conflicto entre los Sussex y los Windsor para seguir el documental sin perderte nada

Harry y Meghan se sentaron en el plató de Oprah Winfrey en marzo de 2021, entonces transmitieron la idea de que con una entrevista bomba ajustaban cuentas con la Familia Real británica y pasaban página. Hoy sabemos que no es verdad, esa entrevista no fue un final, más bien fue el principio de una larga guerra que se ha enquistado. Ahora asistimos a una batalla más sabiendo que no será la última: el documental de seis episodios que la pareja ha hecho con la plataforma Netflix, dirigido por Liz Garbus -una cineasta de ideas liberales que ha hecho documentales feministas sobre las figuras de Marilyn Monroe y Nina Simone, entre otros-  y cuyo tráiler es toda una declaración de guerra. Te contamos todas las claves y antecedentes necesarios para poder seguirlo sin perderte nada.

VER GALERÍA

sussex-claves
sussex-claves

Los Windsor han perdido el control y los Sussex marcan los tiempos

Si estando viva Isabel II Harry y Meghan hicieron potentes declaraciones a Oprah Winfrey, en esta nueva etapa sin ella todo puede pasar. Los Windsor han perdido a la única figura de poder que para los Sussex era intocable y se había convertido en un muro de contención. Para Carlos III es un momento crítico, cuando está sentado las bases de su reinado de cara a su próxima coronación, mientras sabe que es muy difícil competir con la popularidad de su madre. En este escenario la unidad familiar es clave y los Windsor reman todos a una por el bien de la empresa común. Sin embargo, para Harry y Meghan este momento es ideal, demuestran que ahora son ellos los que marcan el cómo y el cuándo, prueba de ello es que lanzaron el tráiler en el preciso momento en el que Guillermo y Kate iniciaban su primer viaje oficial como príncipes de Gales en los Estados Unidos.

Una tregua breve y una paz poco rentable

Cuando nos sentemos a ver la docuserie hay que tener en mente que Carlos III dejó claro en su primer discurso como jefe del Estado que los Sussex están y seguirán estando fuera: "También quiero expresar mi amor por Harry y Meghan mientras continúan construyendo sus vidas en el extranjero". De esta forma, llamándolos por su nombre de pila sin usar el título de duques que les víncula con la monarquía británica, un gesto llamativo cuando están en el aire los títulos de sus nietos, Archie y Lilibet, el nuevo soberano dejó claro que la muerte de Isabel II no cambia nada. Entonces se vivió un periodo de tregua, ¿o alguien pensó que Guillermo y Harry habían firmado la paz con un paseo entre las flores? Nada apuntaba a ello, ni los detalles pequeños como el de quitar a Harry las iniciales de la Reina de su uniforme.

VER GALERÍA

sussex-claves-getty
sussex-claves-getty

Existía la posibilidad de que ese cese de las hostilidades se prolongara hasta la Coronación de Carlos III, programada para el 6 de mayo del 2023, pero no ha sido así y es que la paz sólo beneficia a los Windsor. Harry y Meghan no tienen ningún interés en que esta guerra termine, no hasta que no hayan establecido su propia narrativa y rentabilizado (en términos emocionales, económicos y hasta de justicia) su propia historia. Ahora son libres para hablar y tienen el protagonismo que les fue negado dentro de una familia ordenada jerarquicamente y en la que siempre estarían a la cola, detrás de Carlos y Camilla, detrás de Guillermo y Kate, y detrás de George, Charlotte y Louis de Gales.

Del cielo al infierno con un chasquido de dedos

Vayamos al contenido que prometen. Sabemos es que los problemas comenzaron desde el principio: mientras el Reino Unido vibraba con la historia de amor del hijo pequeño de Diana, en el interior de la institución se gestaba la ruptura histórica que marcó el final del reinado de Isabel II. La pareja pasó de ser la nueva joya de la Corona a los villanos nacionales y ese viaje es el que Harry y Meghan narran en el segundo tráiler, aunque de momento es una historia que ya hemos oído antes. Ellos contaron a Oprah Winfrey que la gira de Australia fue un punto de inflexión en sus relaciones familiares; según Harry porque descubrieron lo buena que era Meghan en su nuevo trabajo y su popularidad se convirtió en un problema para otros miembros de la Casa Real. En este documental la duquesa de Sussex lo escenifica con un teatral chasquido de dedos, así de rápido cayó del cielo al infierno.

Una guerra con intenciones ocultas

El príncipe Harry habla en el tráiler de jerarquía familiar, de filtraciones y de historias inventadas. Hay que tener en cuenta varias cosas para seguir esta trama: por un lado, en el podcast que publicó la BBC sobre la relación de la pareja con los medios, varios periodistas de Casa Real (entre ellos Dan Wootton, el primero en enterarse de que la pareja estaba haciendo movimientos para marcharse del Reino Unido, u Omid Scoobie, el que escribió el libro en el que colaboró Meghan) confirmaron que las informaciones negativas sobre los Sussex venían del entorno de los Cambridge y viceversa; por otro lado, hay que saber que la Familia Real británica es una institución con entidades, oficinas y equipos de trabajo separados entre sí que compiten para obtener la máxima cobertura posible y para que esa cobertura sea positiva.

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-3
sussex-claves-getty-3

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-2
sussex-claves-getty-2

Esto no es nada nuevo, la competencia entre Carlos, Guillermo y Harry existía antes de la llegada de Kate y también de la llegada de Meghan; esa lucha para acaparar los focos se convirtió en un arma dentro del matrimonio de Carlos y Diana de Gales; es más, es la táctica que ellos mismos han empleado lanzando este documental, sabiendo que desplazarían de la agenda de los medios a los Príncipes de Gales en Estados Unidos. Sin embargo, Harry va más allá, no habla solo de competir por la popularidad, moldear opiniones o redirigir el foco, habla de historias inventadas para menoscabar la imagen del contrario y este punto puede resultar interesante. La abogada de Meghan, Jenny Afia, afirma que "había una guerra contra Meghan en favor de las intenciones ocultas de otros". ¿Qué otros? ¿Qué intenciones ocultas? ¿Qué datos falsos?  La docuserie de Netflix debería responder claramente estas preguntas, de lo contrario se quedarán en lo ya conocido: cuando hay un villano, surge un héroe que brilla con más fuerza que antes. 

"Juego sucio"

Harry habla de "juego sucio" en este documental, todavía no sabemos a lo que se refiere en concreto pero tampoco es la primera vez que alude a turbias formas de operar, desde esas filtraciones que hemos mencionado, hasta los métodos ilegales de investigación que sufrió desde su adolescencia, como el hackeo de sus comunicaciones vía email o la piratería telefónica. Fue así como se descubrió que el príncipe adolescente tenía problemas con las drogas, un asunto del que ya como adulto ha hablado con valentía. En este punto hay que observar un cambio de paradigma, si las generaciones anteriores (Isabel II y Carlos III) tenían el lema de no enfrentarse jamás a la prensa, saben que la necesitan para reinar, tanto Guillermo como Harry son distintos. Ambos han interpuesto demandas y hecho duras acusaciones, aunque cada uno a su estilo, Guillermo siempre fue más prudente que Harry por su posición como heredero, además el príncipe de Gales aprendió pronto  la importancia de la comunicación de su marca y comenzó a invertir en ella creando un equipo de comunicación independiente especializado en la comunicación política y en llevarse bien con los editores.

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-8
sussex-claves-getty-8

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-9
sussex-claves-getty-9

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-7
sussex-claves-getty-7

Una cuestión de odio, una cuestión de raza

También participa en la docuserie Christopher Bouzy, experto en identificar ataques de odio y desinformación en Internet, él adelanta su tesis: "Fue una cuestión de odio y fue una cuestión de raza". Esta idea, la del racismo y la misoginia, ha estado en el aire siempre, se desprende de la propia palabra Megxit, que empezó a circular en redes sociales desde que se descubrió que el soltero de oro se había enamorado de una actriz que ni era británica ni era de raza blanca. Cuando la pareja decidió salir de la Casa Real, en marzo de 2020, la palabra Megxit saltó a los medios de comunicación y se convirtió en una palabra nueva para una vieja trampa: la de culpar a la mujer (que además es extranjera en un escenario en el que había triunfado el Brexit) de una decisión que se tomó en pareja, ya que si algo ha dejado claro Harry es que él no era feliz dentro de una institutición a la que parece guardarle bastante rencor.  Si bien el Megxit se gestó en las redes sociales, hay que recordar que ellos denunciaron racismo dentro de la propia Familia Real y esto es lo que probablemente hace más daño a la imagen de la Familia Real, mientras que Harry y Meghan han sido premiados por destapar los sucedido, un asunto que nunca se ha investigado de forma oficial ni se han señalado a los responsables.

Siempre Diana de Gales en el centro de la historia

Diana de Gales vuelve a estar presente en el documental de Netflix porque la historia de Harry, sobre todo su salida de la Casa Real, no se entiende sin analizar la vida de su madre, siempre en el centro de todos sus argumentos. Harry advirtió que la historia de Diana se estaba repitiendo con Meghan y en este documental parece que va a profundizar en la idea de que los mismos que no protegieron a su madre no estaban protegiendo a su esposa. "El dolor y el sufrimiento de las mujeres que se casan dentro de la institución... es una carnicería", dice Harry en el trailer mientras se reproducen imágenes de su madre. La historia de Diana de Gales tuvo un final dramático pero tampoco fue fácil para Sarah Ferguson, Camilla Parker, Kate Middleton o Meghan Markle, ellas también entraron en un sistema que juzga a las mujeres de un modo feroz.  "Vi que nunca me iban a proteger", afirma Meghan entre lágrimas, mientras que Harry añade: "Eso me aterrorizaba, no quería que la historia se repitiera de nuevo". Aquí hay otro ingrediente que no podemos olvidar a la hora de analizar el documental y es que Harry arrastra el trauma de la muerte de su madre.

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-5
sussex-claves-getty-5

VER GALERÍA

sussex-claves-getty-4
sussex-claves-getty-4

También es obvio que ambas parejas han entrado en una especie de competencia por el potente legado emocional de Diana, si bien los príncipes de Gales son los herederos oficiales, los duques de Sussex enarbolan su parte más humana, la que recuerda a Diana como un ser complejo, con múltiples aristas y no solo una princesa al servicio de la monarquía. Kate es la que lleva su título y la mayoría de sus joyas, sobre todo aquellas que tienen un vínculo institucional, sin embargo, Meghan es la que parece arrastrar el peso de su historia y la que lleva las joyas que Diana se compraba como mujer y no como princesa. Lo que hacen Kate y Meghan no es más que una prolongación de lo que hacen Guillermo y Harry. Nunca lo han dicho pero han dejado muchas pistas que indican que no tienen la misma opinión sobre la historia de su madre: Guillermo es ante todo un protector de la institución, Harry es el que la golpea desde los cimientos usando técnicas parecidas a las que usó su madre, primero colaborando con un libro de forma soterradas y después con un entrevista bomba. 

¿Darán nombres propios?

Esta es la gran pregunta: ¿darán los nombres de aquellos que les hicieron la vida imposible dentro de palacio? Todas las declaraciones anteriores parecen indicar que el conflicto de Meghan con Kate es algo personal, muestra de ello es una de las imágenes que se han usado para editar el primer tráiler de este nuevo documental, tampoco hay que olvidar que la  duquesa de Sussex no tuvo problemas en nombrarla en repetidas ocasiones durante su entrevista con Oprah Winfrey, además entró en los detalles de esos los problemas que tuvieron antes de la boda. El príncipe Harry también ha centrado muchas críticas en la figura de su padre, el ahora rey Carlos III, al que inclusó acusó de cerrarles el grifo económico antes de lo pactado y dejándolos en una situación de peligro. Sin embargo, la mayoría de los ataques de la pareja siempre han ido a la institución, al sistema, a la vieja guardia, a los tabloides o a fuerzas poderosas y ocultas. Es decir, lo verdaderamente novedoso sería que se pusieran nombres a los relatos contados.

Escucha el primer episodio del podcast de ¡HOLA! 'Harry y Meghan: jaque a la Reina. Todos los episodios disponibles aquí.