Las claves para que Pumas logre una remontada histórica ante Cruz Azul en las semifinales del Guard1anes 2020

Benjamín Guerra
·3  min de lectura

Todos quedamos sorprendidos de la desastroza derrota que los Pumas de la UNAM sufrieron a manos de la Máquina Celeste de Cruz Azul en la ida de las semifinales del Guard1anes 2020. Es que verdaderamente fue algo inesperado.

¡No te olvides de seguirnos también en nuestra cuenta de Instagram, 90min_es, y nuestra cuenta de Twitter, @90minespanol!

Para empezar, el conjunto dirigido por Andrés Lillini impactó a todos con su desempeño durante la fase regular del certamen, nadie pensaba que con los problemas gerenciales, la repentina salida del banquillo de Míchel González, la partida de varios elementos importantes y la crisis económica por el coronarivus, entre otras cuestiones, el equipo terminara como segundo lugar de la tabla general.

De entrada, el estratega argentino estaba planeado para ser un director técnico interino, pero sus buenos resultados al arranque de la competencia convencieron a la directiva de que se tenía que quedar definitivamente.

Así fue, y a lo largo de las 17 jornadas registró ocho triunfos, ocho empates y solo una derrota con 29 goles a favor y 17 en contra para tener una diferencia de +12, sumando 32 unidades.

Al comienzo de la fiesta grande, superaron a los Tuzos del Pachuca tras derrotarlos por la mínima diferencia 1-0 en el global, pero definitivamente nadie esperaba ver algo similar a lo que se observó en la ida de las semifinales.

Menos incluso, cuando en la fecha 17, es decir, la última jornada de fase regular, del mismo modo el cuadro cruzazulino fue anfitrión en el Estadio Azteca ante los universitarios y estos fueron vencidos 1-2 dejando una mala impresión para la afición cementera a unos día de comenzar la fase final.

Cruz Azul salió como una aplanadora ante Pumas en la ida de semifinales del Guard1anes 2020 | Manuel Velasquez/Getty Images
Cruz Azul salió como una aplanadora ante Pumas en la ida de semifinales del Guard1anes 2020 | Manuel Velasquez/Getty Images

No obstante, todos quedamos perplejos ante la intensidad, dominio y poderío de la escuadra de Robert Dante Siboldi en el arranque de la semifinal de ida en el 'Coloso de Santa Úrsula', ante estas circunstancias y tener cuatro goles en contra, la institución del Pedregal solamente le queda jugar a anotar goles a como dé lugar, en 90 minutos tienen que buscar meter y no recibir más goles, por lo que deben operar una táctica ofensiva y/o implementar un fútbol total en donde todos atacan y todos defienden, hacer un desgaste físico como nunca y mirar al objetivo.

Tienen las de perder, cuatro goles de ventaja es algo tremendo, pero no es imposible, y a lo largo de la historia han existido ejemplos, pero aquí hay que consentrarse en la situación, buscar a como dé lugar anotar y poner nerviosos al rival, presionar, motivarse, inspirarse.

Pumas UNAM salió humillado ante la Máquina | Jam Media/Getty Images
Pumas UNAM salió humillado ante la Máquina | Jam Media/Getty Images

La ida fue la muestra perfecta de lo que no debió ocurrir, en 12 minutos la Máquina apretó lo suficiente para culminar el partido y prácticamente la serie, tres goles al comienzo y uno más antes de terminar bastaron para que el torneo se fuera al olvido.

El cuerpo técnico universitario no podía creer la derrota sufrieron | Manuel Velasquez/Getty Images
El cuerpo técnico universitario no podía creer la derrota sufrieron | Manuel Velasquez/Getty Images

Por las cuestiones en turno, es necesario que los universitarios pierdan el miedo a ser derrotados, tienen que morirse de algo, salir a dejarlo todo en la vuelta les dejará al menos una experiencia para el futuro en el proceso de Andrés Lillini, por lo que, si consiguen la hazaña de golear a la Máquina y remontarles el global para avanzar a la final quedarán en la historia del fútbol mexicano, así que la oportunidad para bañarse de gloria la tienen, está en ellos saber manejarla y salir bien librados aunque no consigan el pase a la instancia final, pero al menos dejarlo todo en la cancha para intentarlo.