Clint Eastwood redefine su legado como macho del oeste

·4  min de lectura

Si hay una figura de Hollywood que no puede vivir sin el cine, ese tiene que ser Clint Eastwood. Tras haber superado la edad de jubilación hace unas cuantas décadas, sencillamente no puede dejar de trabajar y a sus 91 años ha logrado sorprendernos de nuevo, dejándonos boquiabiertos y con el corazón en un puño con el tráiler de su nueva película como actor y director.

Clint dirige y protagoniza la que bien podría ser su última película, resumiendo en un título la huella que ha dejado en el mundo del cine con su magnífico legado cinematográfico: Cry Macho, que en castellano lo traduciríamos como “Llora Macho”. Dos palabras que arropan toda una vida de cine.  

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Youtube no disponible por tus preferencias de privacidad

A pesar de sonar perfecto, Cry Macho no es un juego de palabras ideado precisamente para él. Es pura casualidad, pero resulta perfecta. Esto se debe a que la película está basada en la novela de mismo título escrita por N. Richard Nash y publicada en 1975. En esta historia, Eastwood se mete en la piel de una estrella olvidada del rodeo, criador de caballos, amargado por el paso del tiempo, la pérdida y el alcohol, que en 1978 acepta el trabajo de un exjefe. La labor consiste en traer de regreso al hijo del hombre desde México y así alejarlo de los problemas.

Juntos, el hombre de caballos y el joven hijo de su jefe, cruzan el México rural de regreso a Texas enfrentándose a un viaje inesperado y desafiante, durante el cual el jinete cansado puede encontrar por fin su propio sentido de redención, enseñando al joven otra definición de la palabra "macho" y lecciones sobre lo que significa ser un buen hombre. 

Viendo el tráiler no puedo dejar de pensar lo perfecta que resulta esta historia para un actor y director como Clint Eastwood. No solo porque incluye algunas de las facetas habituales de su cine, como los caballos y el sabor del oeste americano, sino porque también le permite jugar con una historia de redención, uno de los elementos más esenciales de su filmografía.

Cry Macho será el título de la novela original pero no podía ser más “eastwoodiano”. Quienes conocemos su cine podemos entrever una amalgama perfecta de personajes y películas, roles icónicos de miradas profundas, sentimientos ahogados y silencios eternos, que resumen de forma mágica el legado que nos dejará algún día su extenso trabajo en el mundo del cine. Y apenas en dos palabras. “Macho” porque su filmografía está repleta de ellos, hombres del oeste y personajes con planta de acero que convirtieron a Clint en un icono de la masculinidad. Y “llora” porque esos mismos personajes escondían a héroes sin capa ni espada, hombres atormentados que iban rodando por la vida con mirada firme pero un corazón hundido. Podemos encontrar tantos ejemplos que resumen estas palabras a lo largo de su cine. Las películas de Harry “el sucio” Callahan, aquel justiciero sin ética; o su vaquero y exforajido arrepentido de Sin perdón (1992), el entrenador reacio pero de corazón profundo en Million Dollar Baby (2004), o sus soldados patrióticos como en El sargento de hierro (1986). Si hasta podemos aplicar el mismo resumen a su héroe romántico de Los puentes de Madison (1995) en donde dio vida a un fotógrafo solitario, acostumbrado a su vida de aventuras, que se enamora de un amor imposible. Hasta su traficante de drogas abuelete de Mula (2018) aplica el mismo cuento o su veterano de guerra enojado con el mundo de Gran Torino (2008). 

También podemos encontrar personajes que resumen la misma idea en películas que ha dirigido, como Mystic River (2003) o El francotirador (2014). “Llora Macho”, una frase tan corta pero con tanto siginificado para los cinéfilos que han visto el cine de Eastwood, ese que alberga tantos héroes de presencia inquebrantable pero esconden un corazón roto que solo descubrimos en la mirada de Clint.

Matt Sayles; ©GTRESONLINE
Matt Sayles; ©GTRESONLINE

"Esto de ser macho está sobrevalorado" dice Clint en una secuencia del tráiler que resulta maravillosa cuando la colocamos dentro del contexto del cine de Eastwood, los machos de su pasado western y la observamos como la conclusión de la carrera de este genio del cine. "Intentan ser machos para demostrar que tienen coraje. Al final solo tienen eso. Es como todo en la vida, crees que sabes todas las respuestas y al hacerte viejo te das cuenta que no tienes ninguna" sentencia como broche final.

Cry Macho suponde el retorno de Clint como intérprete a tres años de La mula, y a sus 91 primaveras, además de volver a ponerse detrás de las cámaras dos años después de rodar Richard Jewell. Si por cosas de la vida Cry Macho termina siendo la última película de Clint Eastwood, no cabe dudas que será el nombre perfecto para cerrar su legado con broche de oro.

Cry Macho se estrena el 12 de noviembre.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.