¿Cómo combatir el insomnio? Estas son las recomendaciones de expertos

·3  min de lectura

En la búsqueda por conciliar el sueño, es posible que necesites probar una serie de tratamientos diferentes antes de encontrar el que sea más efectivo para ti.

Hay diferentes tipos de tratamientos para el insomnio. Muchas personas eligen acudir a un médico que les recete o recomiende fármacos, mientras que otros buscan alternativas más holísticas al trastorno físico, psíquico y emocional que significa que no poder dormir.

El Colegio de Médicos de Estados Unidos (ACP, por sus siglas en inglés) recomienda la terapia cognitiva-conductual como tratamiento de primera línea para el insomnio crónico en adultos.

A veces, los comportamientos y rutinas diarias, son precisamente las que interfieren con el sueño causando insomnio, por lo que rever las prácticas diarias es un buen primer paso en busca del sueño reparador. También se puede recomendar el entrenamiento de higiene del sueño. El entrenamiento de higiene del sueño puede ayudarte a cambiar algunos de los comportamientos que perturban el sueño.

Los cambios sugeridos pueden incluir:

  • evitar las bebidas con cafeína cerca de la hora de acostarte

  • evitar hacer ejercicio cerca de la hora de acostarte

  • reducir al mínimo el tiempo que pasas en tu cama cuando no tienes la intención específica de dormir, como ver la televisión o navegar por la Web en tu teléfono

Si hay un trastorno psicológico o médico subyacente que contribuye a tu insomnio, obtener un tratamiento adecuado puede aliviar las dificultades para dormir.

Medicamentos para el insomnio

A veces, se usan medicamentos para tratar el insomnio.

Medicamentos como este pueden tener efectos secundarios, especialmente a largo plazo, por lo que es importante hablar con el médico antes de empezar a tomar un medicamento de venta libre para el insomnio.

Los especialistas experimentados de Mayo Clinic tratan a miles de personas con insomnio y otros trastornos del sueño mediante un programa integral de medicina del sueño que incluye una evaluación exhaustiva del sueño, así como varias opciones de tratamiento. Los investigadores de la Clínica Mayo diseñaron el Cuestionario del sueño para diagnosticar muchos tipos de trastornos del sueño.

Hacer cambios en el estilo de vida o probar remedios caseros puede ayudar a manejar eficazmente muchos casos de insomnio.

La leche tibia, el té de hierbas y la valeriana son solo algunas de las ayudas naturales para poder dormir que puedes probar.

Meditación

La meditación es un método natural, fácil y libre de fármacos para tratar el insomnio.

Según la publicación PsyPost la meditación puede ayudar a mejorar la calidad de tu sueño, además de hacer que sea más fácil que concilies el sueño y permanezcas dormido.

Según la Clínica Mayo, la meditación también puede ayudar con los síntomas de afecciones que pueden contribuir al insomnio. Estos incluyen:

  • estrés

  • ansiedad

  • depresión

  • problemas digestivos

  • dolor

Melatonina

La hormona melatonina se produce naturalmente durante el ciclo del sueño. Las personas suelen tomar suplementos de melatonina con la esperanza de mejorar su sueño.

Los estudios no son concluyentes sobre si la melatonina puede ayudar a tratar el insomnio en adultos.

Existe cierta evidencia de que los suplementos pueden disminuir ligeramente el tiempo que tardas en dormirte, pero se necesita más investigación.

Generalmente, se cree que la melatonina es segura durante un corto tiempo, pero su seguridad a largo plazo aún no se ha confirmado.

Siempre es mejor hablar con tu médico cuando consideres tomar melatonina.

Aceites esenciales

Los aceites esenciales son líquidos aromáticos fuertes elaborados a partir de una variedad de:

  • plantas

  • flores

  • árboles

Las personas tratan una variedad de afecciones inhalando aceites o masajeándolos en la piel. Esta práctica se llama aromaterapia.

Los aceites esenciales que se cree que ayudan a dormir incluyen:

  • manzanilla

  • cedro

  • lavanda

  • sándalo

  • naranja

Los aceites esenciales generalmente no causan efectos secundarios cuando se utilizan como se indica. La Dirección de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha clasificado la mayoría de los aceites esenciales como “generalmente reconocidos como seguros”.

Sin embargo, en Estados Unidos, no hay leyes vigentes para regular la aromaterapia, y no se requiere licencia para la práctica. Por lo tanto, es importante seleccionar los profesionales y los productos cuidadosamente.