Cómo enfrentarse a la peor noticia: La desgarradora historia de la que todos hablan

Llega a España el testimonio sobre el cáncer y la muerte que ha asombrado y ‘admirado’ al mundo. Un relato inspirador que nos enseña a plantarle cara a la adversidad de una forma extraordinaria, ¿te lo vas a perder?

Esta madre de dos hijos y casada desde hacía dieciséis años con su mejor amigo, recibía la devastadora noticia de que <a href="https://es.vida-estilo.yahoo.com/verdades-como-punos-cuando-el-cancer-no-se-cura-104207410.html" data-ylk="slk:su enfermedad era terminal.;outcm:mb_qualified_link;_E:mb_qualified_link;ct:story;" class="link  yahoo-link">su enfermedad era terminal.</a> Entonces se planteó cuestiones como estas: <strong>¿Cómo se vive cada día con independencia de los resultados? ¿Cómo puede uno abordar todos los instantes de la vida con amor y honestidad?</strong> (Foto: Nina Riggs)
Esta madre de dos hijos y casada desde hacía dieciséis años con su mejor amigo, recibía la devastadora noticia de que su enfermedad era terminal. Entonces se planteó cuestiones como estas: ¿Cómo se vive cada día con independencia de los resultados? ¿Cómo puede uno abordar todos los instantes de la vida con amor y honestidad? (Foto: Nina Riggs)

Hay historias que inspiran, por duras (y crueles) que sean, y esta es una de ellas. Nina Riggs vivía con su esposo, sus hijos y sus perros en Greensboro, Carolina del Norte. Todo iba bien pero a los treinta y siete años le diagnosticaron cáncer de mama metastásico e incurable. Al año recibía la devastadora noticia de que su enfermedad era terminal.

En lugar de enfadarse con el mundo y expulsar sus demonos interiores de forma abrupta y cruel, Nina dió una lección de vida con los mensajes de amor que lanzaba en su blog “Suspicious Country”. Su valiente testimonio traspasó todas la expectativas y ahora sale a la luz ‘Un momento extraordinario’, un relato lleno de valentía, humor y amor a la vida que está llevando su mensaje mucho más lejos de lo que ella misma podía imaginar.

<span>Tras un diagnóstico de cáncer de mama, Nina Riggs pasó sus últimos meses reuniendo todos sus pensamientos, miedos, frustraciones y esperanzas para su joven familia en “The Bright Hour: Una memoria sobre la vida y la muerte”. Falleció en febrero, pero su memoria vivirá para siempre</span>. (Foto: Yahoo News)
Tras un diagnóstico de cáncer de mama, Nina Riggs pasó sus últimos meses reuniendo todos sus pensamientos, miedos, frustraciones y esperanzas para su joven familia en “The Bright Hour: Una memoria sobre la vida y la muerte”. Falleció en febrero, pero su memoria vivirá para siempre. (Foto: Yahoo News)

“Hay tantas cosas peores que la muerte: viejos rencores, la inconsciencia, el estreñimiento agudo, la ausencia de sentido del humor, la mueca de tu marido cuando vacía el drenaje quirúrgico en el medidor”. Estas y otras cuestiones son las que Nina trata de abordar y resolver en su último libro.

Pero, ¿por qué hay tantos casos del cáncer?

La genética y los (malos) hábitos de vida son algunos de los desencadenantes del cáncer, pero en el caso de Nina la culpa fue de “un lunarcito”, como ella misma cuenta. “Cáncer de mama -dice el médico que hizo la biopsia-. Un lunar”. Nina no se desmoronó: “Un lunar tiene arreglo. Un lunar es un año de tu vida. Nadie se muere por un lunar”.

Sin embargo, a raíz de ese diagnótico su vida día un giro radical y compartiendo su historia ha querido abrirnos los ojos (‘Un momento extraordinario’ se ha convertido en un bestseller de The New York Times y ha sido seleccionado como mejor libro de Amazon en junio 2017); este tipo de lesiones cutáneas no suelen verse y pueden aparecer en uñas, el cuero cabelludo o la planta de los pies.

De ahí la importancia de hacerse revisiones periódicas, evitar la exposición excesiva al sol (sin la protección adecuada), y estar atentos ante señales menores como sentir presiones en el pecho o el sobrepeso, que también se consideran factores de riesgo, aunque en menor medida.

Otros condicionantes relacionados con el cáncer de mama son los antecedentes personales y familiares (30 por ciento) y la mala alimentación (28 por ciento). En menor medida, también se asocian otros aspectos como el consumo de alcohol, la contaminación ambiental, las radiaciones externas de antenas y móviles, el estrés o la vida sedentaria.

Cada vez hay más evidencia de que el ejercicio físico reduce el riesgo de cáncer de mama, aunque todavía no se sabe cuantificar ni decir cuánto ejercicio hay que realizar para que esta reducción del riesgo sea evidente. Se aconseja pasear, a buen ritmo, durante alrededor de 2 horas a la semana.

¿Sueles revisar y contar tus lunares? ¿Hace cuanto que no vas al dermatólogo? ¿Crees que testimonios como este son importante para concienciarnos?

También te puede interesar:

Los factores ambientales detrás del cáncer de mama

¿Has hecho recuento de tus lunares?

¿Por qué tu lunar puede indicar que sufres cáncer de piel?

La regla ABCDE te ayuda a evitar el cáncer de piel

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.