Cómo Martin Scorsese salvó La guerra de las corrientes de las manos de Harvey Weinstein

El cineasta texano Alfonso Gómez-Rejón (Yo, él y Raquel) por fin podrá estrenar su propia versión de La guerra de las corrientes (The Current War), a dos años de estar guardada en los cajones de la empresa de Harvey Weinstein.

La guerra de las corrientes, la película protagonizada por Michael Shannon y Benedict Cumberbatch, podrá ver la luz del día tal y como fue concebida gracias a Martin Scorsese. (Imagen: 101 Studios / Lantern Entertainment)

La película, que dramatiza la histórica competición entre Thomas Edison (Benedict Cumberbatch) y George Westinghouse (Michael Shannon), sumándo a la ecuación al inventor Nikola Tesla (Nicholas Hoult) y a un joven Samuel Insull (Tom Holland) en sus primeros años como secretario de Edison, iba a a ser distribuida por la Weinstein Company después de que Harvey Weinstein la volviera a montar por su cuenta, pese a las protestas de Gómez-Rejón.

Weinstein presentó su versión de la película en el Festival de Toronto de 2017, donde nosotros pudimos verla, siendo testigos de una apuesta lenta, aburrida, sin pasión cinematográfica, ni propósito. Por mucho que Benedict Cumberbatch y Michael Shannon desplegaran todo su poderío interpretativo en la pantalla.

Fue increíblemente doloroso”, ha contado Gómez-Rejón a Variety. “Porque subes al escenario en representación del equipo y el reparto, que se embarcaron contigo en este viaje, y por dentro sabes que no te han dejado dar lo mejor de ti mismo. O que has dado lo mejor de ti mismo bajo esas condiciones y el resultado no es lo bastante bueno”.

La película estuvo a punto de ser cancelada cuando la Weinstein Company cerró tras las acusaciones de conducta sexual inapropiada vertidas sobre Harvey. Pero el pasado lunes 21 de octubre, en el cine AMC Lincoln Square de Nueva York, Gómez-Rejón pudo estrenar el “montaje del director” de La guerra de las corrientes. “No estaba seguro de si la película llegaría a estrenarse alguna vez, lo cual era descorazonador”, confiesa el guionista Michael Mitnik.

Gómez-Rejón asegura que la película pudo salvarse gracias a la ayuda de su mentor, Martin Scorsese (de quien fue asistente personal). “Él aceptó ser productor de la película, solo a modo de red de seguridad. Dios no lo quiera, pero si algo malo pasaba, él estaría ahí, y si me quitaban el montaje final, él tendría la última palabra”, explicó Gómez-Rejón.

Foto: Dean Rogers/ The Weinstein Company © 2017 The Weinstein Company. All Rights Reserved

Y entonces pasó lo peor que podía pasar. Literalmente, lo peor del todo. Y él estuvo ahí para salvarnos, y consiguió el montaje final. Cualquiera que no fuese Marty habría remontado la película por su cuenta; pero lo que hizo fue devolverme la película y dejarme hacerla como yo quería”.

A pesar de incluir cinco nuevas escenas, el montaje del director de La guerra de las corrientes es 10 minutos más corto que la versión de Weinstein. También incluye una nueva banda sonora y multitud de ajustes narrativos.

Todo lo que tiene que ver con el ritmo, el diálogo, la historia, la forma en que debe afectarte la película, hace que sea una película marcadamente diferente”, opina Mitnik.

Según Gómez-Rejón, el cambio más importante ha sido la interpretación que Benedict Cumberbatch hace de Edison, cuya fiera lucha contra el Westinghouse que encarna Michael Shannon por asegurar la supremacía de la corriente continua (CC) habría sido suavizada en el montaje de Weinstein.

Sin ningún complejo, dejé que la interpretación que Benedict hace de Edison se fuese al lado oscuro, en vez de intentar hacerle simpático”, dice Gómez-Rejón. “Creo que hay que confiar en el espectador. Y como le dejamos hacer eso, su retrato ahora se yuxtapone con el trabajo de Michael Shannon y se crea una auténtica tensión. Y entonces sí tienes una película digna de su título”.

La guerra de las corrientes llegará a nuestra cartelera el próximo 6 de diciembre.

Para seguir leyendo:

Martin Scorsese se enfrenta a un periodista cuando le preguntan por la falta de mujeres protagonistas en El Irlandés

Francis Ford Coppola apoya a Scorsese en su crítica a Marvel