Talina Fernández y Ana Bárbara, las otras madres que el hijo de Mariana Levy agradece haber tenido

·5  min de lectura

A diferencia de sus hermanas, María y Paula, que hicieron un despliegue dramático de desubicación en su adolescencia, José Emilio Fernández Levy, el único hijo varón de la trágica y muy recordada actriz Mariana Levy, que tenía poquito más de un año de edad cuando su madre murió — él nació el 7 de julio de 2004 y Mariana falleció de un infarto en la vía pública luego de un amago de asalto el infausto 29 de abril de 2005— se ha mostrado siempre como un muchacho sensato y centrado.

José Emilio rara vez da la nota, excepto por cosas tiernas como el mensaje tan cariñoso que le mandó por su cumpleaños a Ana Bárbara, quien, tras estar casada con su padre (el volátil hijastro de la eximia Jacqueline Andere), ha fungido para todos usos y razones como su madre.

Aunque José Emilio sabe perfectamente quién es su madre, era tan pequeño al momento de morir ella que efectivamente no la recuerda con vida, pero ha crecido con una imagen muy clara de quién fue y qué representó para mucha gente, algo que su abuela materna, Talina Fernández —'La dama del buen decir'— ha cuidado que ninguno de los tres pierda de vista, y es por ello que se puede decir que además de su extinta madre natural, el chico tiene otras dos madres que han visto por su crianza y porvenir.

Ahora que ya se acerca a la mayoría de edad, José Emilio ha trascendido porque está, al parecer, encontrando su lugar en el mundo, sin necesidad de los escándalos por los que en algún momento pasó María su hermana mayor —hija de Mariana y de Ariel López Padilla, que tenía 9 años cuando la tragedia—, que hasta por dinero se peleó con su abuela y sus amistades como Tina Galindo y Daniela Romo, aunque luego le bajó a su berrinche, maduró de golpe y porrazo y ahora es una modelo más o menos famosa y una 'influencer'.

Paula, por su parte, que tenía tres años al morir su madre, dio la nota por publicar videos en los que se daba al drama nada más porque su padre y su abuela habían intentado disciplinarla y ella rápidamente apeló a la opinión pública para decir que pobrecita de ella, no podía dormir, mejor ya se quería morir, porque no tenía dónde ir —pero tampoco quería seguir reglas, estudiar o dejar de fumar mariguana.

Este intento de Paula por dar lástimas ajenas le salió mal, fue muy criticada por ser ingrata con su abuelita que le abrió las puertas de su casa durante la pandemia y finalmente, regañada por media humanidad y sin muchas opciones, tuvo que ponerse en regla. Esto deja a José Emilio como, de los tres, el que mejor ha salido en la vida, incluso, ahora que tuvo un distanciamiento (cuyas causas se desconocen, pero se especula que no es culpa suya) con 'Pirru', que ha dejado claro toda su vida, que es un pájaro de cuenta y un padre poco responsable, pésele a quien le pese, el muchacho no ha caído en el drama y el azote.

De acuerdo a la entrevista que dio el muchacho a 'Ventaneando', "Realmente [Ana Bárbara] ha cumplido el papel de mamá desde que yo tenía 11, 12 meses, hasta los cinco años estuvo ahí para mí. Y hasta la fecha lo sigue haciendo. Eso es algo de admirar. Pudo haber dicho 'adiós, me divorcié de Pirru y ya los dejo', pero no. Nos sigue invitando a Los Ángeles [donde la grupera vive]. Cuando viene a conciertos aquí a México dice 'vente conmigo, quédate conmigo. ¿En qué te ayudo?'. Lo que necesite, ella siempre está para mí, con una llamada o lo que sea, siempre está para mí".

Esto habla bien de la cantautora y de Talina; aunque al principio de la relación entre la intérprete de 'La trampa' y el viudo de la actriz, el trato entre ellas era ríspido (y cómo no: Mariana no tenía ni seis meses de muerta cuando aquél ya andaba yéndose a vivir con la cantante), se fue volviendo cordial al punto de que ambas siempre han visto por el bienestar de los tres hijos de Mariana.

"[Ana Bárbara] siempre ha sido totalmente amorosa con mis nietos, de manera incondicional, aún después de [divorciarse de] su papá. Eso no lo pagas con nada", declaró en su momento Talina, al preguntársele en 'Sale el sol' si tenía alguna objeción de que sus nietos vieran como madre a la intérprete grupera. "Y cuando estaba José Emilio bebé, no sabes con cuánto amor lo cuidó. Mis nietos saben perfectamente quién era su mamita y cuánto los amaba, pero pues ella está en el cielo, ¿qué quieres? No puede cuidarlos más que desde ahí, y si ella [Ana] encontró en su corazón tanto amor, no puedo estar más que agradecida, porque perfectamente pudo haber dicho, 'no quiero hijos ajenos' y siempre se ha encargado de recordarles que, aunque ellos tienen una mamá, en ella tienen algo tan valioso como eso; es una amiga y protectora de mis nietos. Y de verdad eso es una bendición".

José Emilio actualmente vive con su abuela y con María en la casa que fuera de su madre. Sigue sus estudios y tiene la intención de ser actor, para continuar con el legado de su madre y es el ejemplo de que, aún cuando el destino le jugó una mano muy cruel siendo un bebé, el amor de estas dos mujeres ha hecho de él un hombre con los pies en el suelo y lleno de futuro.

TE PUEDE INTERESAR

EN VIDEO: Las reflexiones de “El Buki” que lo han convertido en un gurú de la vida

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.