Compañía mexicana transforma las semillas de aguacate en pitillos biodegradables

Además de delicioso, el aguacate también ayudaría al medio ambiente. Así es, un emprendedor mexicano halló que las semillas de aguacate tienen un elemento que puede transformarse en bioplástico y a partir de él creó pitillos que degradan en alrededor de 240 días para reemplazar a los de plástico, que demoran más de cien años para este mismo proceso.

Foto: olindana/iStock

Scott Munguía siempre tuvo interés por salvar al medio ambiente y cuando estudiaba ingeniería química en el Tecnológico de Monterrey, quiso encontrar la manera de aportar su granito de arena para combatir la contaminación.

Y, tras un año y medio de investigación halló una posible solución a partir de un alimento que todos tenemos en casa: el aguacate. Munguía encontró la receta con la que se extrae una molécula de la semilla y se sintetiza para convertirse en biopolímero, que tras un proceso, se convierte en plástico biodegradable.

“Todo lo que se fabrica utiliza energía y la industria de la ecología lo mide en kilogramos de carbono emitidos (CO2). El aguacate cuando crece de la plantita al árbol grande absorbe dióxido de carbono –carbono biogénico-, y resulta que se utiliza menos carbono para un popote de Biofase que el propio carbono biogénico”, explicó Munguía en El Financiero.

El joven originario de Guadalajara patentó su descubrimiento y a partir de él creo Biofase, una empresa que comenzó produciendo popotes eco-friendly y luego extendió su producción a cubiertos.

La propuesta es sencilla: una vez que se utilizaron los popotes o cubiertos, la mezcla de actividad microbiana, temperatura, humedad y otros factores ambientales ayudan a biodegradar el material orgánico del producto, para así integrarlo al medio donde se encuentre, según se explica en el website de Biofase.

También te puede interesar: Colombianos crean platos que germinan tras su uso

Además, cuentan que antes de la creación de Biofase, todos los productos de plástico biodegradable tenían que importarse de otros países. Por ende, se convirtieron en la única compañía de producción de biopolímeros en México.

Sin embargo, la aceptación entre el público local no fue fácil. Según Munguía, “la gente todavía es renuente a pagar más por algo que proteja al medio ambiente”.

Biofase genera 130 toneladas mensuales de producto biodegradable: el 80% son para exportación y el 40% son popotes. Consumen para todos sus productos 15 toneladas diarias de semillas de aguacate.

También te puede interesar: Una investigadora mexicana crea bioplástico a base de jugo de nopal

Su principal cliente es Estados Unidos. México está en segundo lugar.

Si quieres adquirir algunos de sus productos puedes hacerlo a través de su tienda online. Por ejemplo, 2 mil popotes con estuche cuestan 639 pesos mexicano (alrededor de 34 dólares).