Congreso: tras la presión social y política, comenzó a tratarse una ley clave para prevenir futuros incendios

·8  min de lectura
La semana pasada, el humo de los incendios en el Delta del Paraná invadió a la ciudad de Rosario
La semana pasada, el humo de los incendios en el Delta del Paraná invadió a la ciudad de Rosario

Mientras una masiva movilización de organizaciones ambientales reclamaba en las inmediaciones del Congreso, con bombos y carteles que rezaban “salvemos los humedales” y “somos una especie en peligro de extinguirlo todo”, el clima en el 2° piso del Anexo “C” de la Cámara de Diputados se notaba tenso.

BeReal, la nueva aplicación de moda entre los jóvenes de la generación Z y las claves de su éxito

Allí, empezó hoy un nuevo round por el dilatado debate sobre la protección de los humedales, luego de una fuerte presión de los intendentes del Delta del Paraná, una de las zonas más afectadas por los incendios que ya arrasaron un millón de hectáreas desde principios de 2020, y de organizaciones ambientales. Con diez proyectos diferentes para trabajar, los diputados se reunieron en un plenario de comisiones para discutir los diferentes abordajes y así legislar sobre uno de los ecosistemas naturales más extensos de la Argentina. La definición de humedal y el equilibrio entre la producción y la sostenibilidad fueron los ejes de un debate que contó, además, con la presencia de intendentes y jefes comunales integrantes del Foro de la ribera del Delta del Paraná. Si bien el objetivo era llegar a un dictamen, se decidió pasar a un cuarto intermedio para consensuar posturas y terminar de definir detalles el jueves próximo.

A pesar de que el encuentro estaba pautado para las 10, el quórum recién se obtuvo a las 10.30. A partir de ese momento comenzó el plenario, y se leyeron los expedientes: un total de diez proyectos. De ellos, tres corresponden al oficialismo; tres, a Juntos por el Cambio; dos, al interbloque Federal; uno, al Frente de Izquierda y uno, al interbloque Provincias Unidas.

El debate se realizó en un plenario de las comisiones de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano, de Agricultura y Ganadería, y de Presupuesto y Hacienda, presididas por los diputados Leonardo Grosso (Frente de Todos), Ricardo Buryaile (UCR) y Carlos Heller (Frente de Todos), respectivamente.

Los proyectos proponen diferentes definiciones de humedal, que servirán como base para que la autoridad de aplicación nacional, en conjunto con las provincias y la ciudad de Buenos Aires, generen un inventario federal, en el que cada jurisdicción precisará la ubicación y características de estos espacios naturales. Con este insumo, se incorporarán los humedales en el ordenamiento ambiental del territorio.

La principal diferencia y la clave de la discusión en el plenario se dio en función de lograr un equilibrio entre producción y sostenibilidad. En este sentido, la definición de humedal es considerada la base fundamental que determinaría cuál es la porción del territorio considerada así, que redundaría en un mayor control de las actividades que se realizan en esa zona.

¿Son reversibles? Esto es lo que los expertos recomiendan sobre las vasectomías

Las propuestas

Tal como estipuló Grosso, quien presidió el plenario, primero hablaron los autores de los proyectos y luego los distintos expositores.

La diputada Myriam Bregman (PTS-FIT) fue la primera oradora, que habló sobre el proyecto presentado en coautoría con sus compañeros de bancada, Nicolás del Caño y Romina del Plá. “Si estamos acá es por la movilización popular que una vez más le marcó la cancha a una agenda legislativa esquiva –comenzó-. Es muy importante la definición de humedal, que contemple a todos los existentes, que ocupan más de un 20% del total del territorio. Además, es importante que estén claros los objetivos de preservación y conservación, y que no haya definiciones como ‘producción sustentable’”.

En la misma línea, la diputada precisó que en su proyecto se pondera la “participación de las comunidades y de las organizaciones socioambientales para garantizar la aplicación de la ley”. Y concluyó: “Toda quema es política y todo humo es político, porque es producto de la dilación que este Congreso ha tenido para sancionar esta ley. Queremos que haya dictamen en el día de hoy y que rápidamente se llegue al recinto”.

A su turno, Ximena García, diputada por Santa Fe y parte del interbloque de Juntos por el Cambio, reflexionó: “Debemos salirnos de las posiciones fundamentalistas, y nos deben guiar las voces que logren equilibrar el desarrollo sostenible con la producción”.

Intendentes santrafesinos protestan en el Obelisco por los incendios en las islas del delta del Paraná.
Intendentes santrafesinos protestaron la semana pasada en el Obelisco por los incendios en las islas del Delta del Paraná. - Créditos: @Fabián Marelli

Jorge Vara (UCR), diputado por Corrientes, provincia que sufrió incendios en los Esteros del Iberá durante el verano, enfatizó en la extensión del territorio afectado y en la necesidad de resguardar la producción en zonas de humedales. “Estamos hablando de que el 50% de los suelos productivos estarían afectados por humedales. Es el 23% del total de superficie. Es falso que se diga que no se va a producir en ese suelo, pero va a haber fuertes restricciones que pueden afectar reservorios productivos y fuentes de trabajo”, señaló Vara. Y concluyó: “Vamos a defender a muerte el inventario de humedales, que es el primer acto de gestión. En Corrientes suponen el 70% de la superficie de la provincia y 33.000 correntinos propietarios estarían afectados por el cese de producción en estos ecosistemas”.

“El punto sobre el que tenemos que pensar la ley es sobre el desastre ambiental y no la producción sostenible. Lo que tenemos que enseñarles a quienes trabajan y viven sobre los humedales es la conciencia ecológica”, indicó Graciela Camaño, autora de otra de las iniciativas e integrante del Interbloque Federal.

Con un discurso encendido, la diputada remarcó la desertificación que está sufriendo la Argentina: “El 72% del territorio está desertificado. ¿Qué consecuencias trae? Hay un 30% de los argentinos que sufren el proceso de desertificación, que tienen que migrar, que sufren la pobreza y afecta su calidad de vida. Sabemos las causas: sobrepastoreo, incendio, introducción de flora y fauna exótica, uso del petróleo, aumento de la explotación ovina y uso inadecuado del suelo y del agua”.

Además, remarcó que “nadie discute el dominio de las provincias”. Sin embargo, enfatizó que en el artículo 41 de la Constitución Nacional también se habla de un “ambiente sano”. Y argumentó: “Esta es la garantía que le tenemos que dar a los habitantes de nuestro país. Es uno de los pocos artículos que de manera taxativa nos habla de ‘no comprometer las generaciones futuras’”.

Enrique Estévez, compañero de bloque de Camaño, y quien solicitó el emplazamiento de las comisiones en plenario para que puedan debatirse los proyectos, fue categórico al describir la situación actual: “Vemos catástrofes ambientales y es una realidad cada vez más palpable. Las sequías, inundaciones y los incendios existen, y cada vez vamos a ver más. Tenemos que empezar a tomar conciencia y establecer normas y pautas para prevenirlos”.

A su turno, Grosso apeló en su discurso al pragmatismo y remarcó las afectaciones presupuestarias que tienen los desastres naturales: “Los invito a que veamos la cantidad de obras hídricas que hay en el Presupuesto, que se hacen porque destruimos estos ecosistemas que tienen la capacidad de escurrir las aguas y de regular las inundaciones”.

Por último, Buryaile cuestionó la premura en emitir un dictamen: “Esta es una ley trascendente y considero una irresponsabilidad legislativa tratar a tontas y a locas un proyecto de estas características”. En su intervención, solicitó un cuarto intermedio en el debate para terminar de definir detalles y llegar a consensos, a la vez que aclaró: “No respondemos a ningún lobby, respondemos al mandato de nuestros representados”.

Luego de la exposición de Buryaile, Grosso decidió pausar el debate. Los legisladores continuarán la discusión de los proyectos el jueves que viene a las 10 para, según indicó, dictaminar “con mayores consensos”. “Hemos acordado que los bloques van a ir arrimando propuestas concretas de modificaciones o sugerencias a los proyectos que estamos proponiendo”, señaló.

Intendentes

Intendentes de las localidades más afectadas por las quemas en el Delta del Paraná estuvieron presentes en el plenario, muchos de los que se movilizaron la semana pasada en el Obelisco para reclamar por el humo en sus ciudades, como Pablo Javkin (Rosario), Rodolfo Stangoni (Fighiera), Jorge Berti (Villa Constitución), y Gabriel Olive, secretario de Obras Públicas de Arroyo Seco.

La movilización, que tuvo como correlato inmediato una reunión con el ministro de Seguridad Aníbal Fernández y otra con el ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié, motorizó el debate legislativo y propició el plenario de hoy.

El día de la protesta, durante la sesión en Diputados, se aprobó la moción del bloque socialista para que las comisiones de Recursos Naturales, Agricultura y Presupuesto realizaran el plenario y se iniciara el tratamiento de una ley de humedales. “La situación que estamos viviendo no admite más dilataciones”, había dicho Estévez.

Las ciudades linderas al Delta del Paraná sufren desde hace varias semanas las consecuencias de los incendios, que no ceden. El humo cubrió Rosario la semana pasada, y sus habitantes amanecieron con advertencias sobre los riesgos de salir de sus hogares y hacer actividad física al aire libre. Ese fue el detonante para que, un día después, los intendentes de la ribera del Delta del Paraná decidieran llevar su reclamo a la Capital.

Según el último informe del Sistema Nacional de Manejo del Fuego, dependiente del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, hay tres provincias con focos activos, entre las que se encuentra Entre Ríos. Las llamas están localizadas en las localidades de Victoria y Gualeguay, algunas de ellas controladas, y otras todavía activas.

La ley de humedales es una de las deudas pendientes del Poder Legislativo. Si bien hubo varios proyectos presentados, y uno de consenso que avanzó en comisión y obtuvo dictamen en 2020, no logró ser llevado al recinto y perdió estado parlamentario en diciembre del año pasado.