El Consenso Fiscal que permite a las provincias subir impuestos pasó el Senado: por qué tendrá dificultades en Diputados

·7  min de lectura

El Frente de Todos logró aprobar en el Senado el Consenso Fiscal firmado por el presidente Alberto Fernández y los gobernadores en 2021, pero la discusión con Juntos por el Cambio por la facultad que este acuerdo le da a las provincias para subir impuestos abre un escenario incierto para la Cámara de Diputados, donde el tema puede generar una crisis en la oposición que termine complicando al oficialismo.

El proyecto que ratifica el acuerdo fiscal se aprobó con 45 votos a favor, 17 en contra y 1 abstención. El interbloque Juntos por el Cambio dio libertad de acción a sus senadores debido a que los gobernadores radicales de Jujuy, Corrientes y Mendoza firmaron el Consenso Fiscal, por lo que buena parte del radicalismo votó a favor y el PRO en contra. Este dato es central para el panorama que se abre en Diputados.

El documento que firmaron en diciembre pasado todos los distritos del país con la excepción de la Ciudad de Buenos Aires y San Luis, sube el "techo" a los impuestos que había establecido el Consenso Fiscal de 2018 y habilita la eventual creación en cada provincia de nuevos gravámenes como, por ejemplo, el impuesto a la herencia.

Por ello, la discusión del Senado giró en torno a las críticas de la oposición al Consenso Fiscal como un "aumento de impuestos encubierto" mientras el oficialismo rechazó esa afirmación, al señalar que no suben los gravámenes que "afecten a las actividades productivas", además de una defensa sobre la "facultad de los gobernadores de manejar sus ingresos".

Si bien la iniciativa se aprobó, en la Cámara de Diputados el Frente de Todos no cuenta con la misma superioridad numérica que en el Senado, lo que ya le impone una dificultad. El oficialismo necesitará no solo aliados de bloque provinciales, sino también que Juntos por el Cambio vote dividido y no una fuerzas con el Interbloque Federal. Esto le genera un problema adicional.

Consenso Fiscal: ¿por qué el oficialismo tendrá dificultades en Diputados?

Con 118 votos propios, el Frente de Todos necesitará varias cosas en Diputados para aprobar la ley. Por un lado, mantener dividido al Interbloque Federal, donde están los tres cordobeses que responden al gobernador Juan Schiaretti. En el Senado, su esposa Alejandra Vigo votó a favor y marcó ese camino.

El oficialismo consiguió aprobar el Consenso Fiscal con la oposición dividida y en Diputados tendrá que negociar

Sin embargo, con ellos más los bloques provinciales de Misiones y Río Negro (que también acompañaron en el Senado) llegaría a 125. Requerirá a los 4 del Frente de Izquierda para llegar a los 129 que garantizan una mayoría para aprobar el proyecto y siempre y cuando tenga asistencia perfecta. El apoyo de la izquierda en temas de este tipo es difícil, suelen votar en contra.

La otra alternativa y quizás la única que le garantice la aprobación de la ley sería que los gobernadores de Juntos por el Cambio que firmaron el Consenso Fiscal, puntualmente el jujeño Gerardo Morales, el correntino Gustavo Valdés y el mendocino Rodolfo Suárez, "levanten" a sus diputados, les pidan votar a favor o abstenerse.

Si bien en el Senado la bancada opositora dio libertad de acción, en la Cámara de Diputados el clima interno de Juntos por el Cambio está mucho más caldeado por las recientes críticas que lanzó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, a varios de sus socios tanto del PRO como de la UCR, entre ellos el gobernador Morales.

Con esa tensión de fondo, una eventual votación dividida de Juntos por el Cambio frente al Consenso Fiscal en Diputados, donde la Coalición Cívica tiene marcada presencia, podría agudizar la crisis política de la coalición, especialmente cuando el rechazo a cualquier suba de impuestos es una bandera de Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich, referentes del PRO.

Además, los tres son referentes de la Ciudad de Buenos Aires, que al no haber adherido al Consenso Fiscal puede votar en contra del proyecto con mucha más comodidad que sus colegas del radicalismo. La situación se complicaría para el interbloque opositor y, si tuviera la intención de evitarlo, afectarías las chances del oficialismo, ya sea por el quórum o por la cantidad de votos.

Qué dice el Consenso Fiscal

El acuerdo entre el Gobierno nacional y las Provincias destaca el objetivo de promover el "intercambio de información de naturaleza tributaria sobre los contribuyentes" de las distintas jurisdicciones del país para fortalecer "las capacidades de gestión y potenciar el cumplimiento tributario por parte de los y las contribuyentes a escala nacional, provincial y municipal".

El Consenso Fiscal genera polémica porque habilita a las provincias a subir impuesto y crear nuevos gravámenes

Entre los puntos principales, el Consenso Fiscal fija alícuotas máximas para el impuesto sobre los Ingresos Brutos diferenciadas por actividad: para agricultura, ganadería, pesca y minería, de 0,75%; industria manufacturera, 1,50%; construcción, 2,5%; comercio, 5%; hoteles y restaurantes, 4,5%.

Asimismo, establece alícuotas máximas para comunicaciones de 5,5%; telefonía celular 6,5%; intermediación y servicios financieros 9% (créditos hipotecarios exento); actividades Inmobiliarias, empresariales y de alquiler 5%; servicios sociales y de salud 4,75%. Estos nuevos porcentajes implican subas en rubros como comunicaciones y servicios financieros.

En el caso del Impuesto a los Sellos, el acuerdo establece alícuotas máximas del 3,5% para la transferencia de inmuebles; del 3% a la de automotores; y del 2% a los restantes actos, contratos y operaciones alcanzadas por este tributo.

En contraste, el acuerdo señala que "los actos, contratos y operaciones relacionados con las actividades de loterías y los juegos de azar" no quedan alcanzados por el establecimiento de una alícuota máxima.

Además, las provincias que firmaron el pacto fiscal con la Nación en 2021 podrán sancionar leyes para fijar impuestos sobre un aumento de riqueza obtenido por herencias, legados, donaciones y anticipos de herencia.

La discusión en el Senado: ¿por qué el Consenso Fiscal divide a la oposición?

La situación de Juntos por el Cambio ante el proyecto que empuja el oficialismo la resumió el presidente del interbloque, Alfredo Cornejo, senador radical por Mendoza, al señalar que "votar a favor es facultar a los gobernadores a que aumenten impuestos, votar en contra cuando en realidad es el único mecanismo que hay para restablecer una relación fiscal tampoco es del todo razonable".

En la Cámara de Diputados el panorama es complejo porque el clima en la oposición tolera menos una votación dividida

Cornejo señaló que el Consenso Fiscal que aprobó el Senado "está lejos de ser virtuoso". También rescató que las provincias gobernadas por el radicalismo que lo firmaron, de todos modos, "no han aumentado alícuotas". Finalmente decidió abstenerse.

En tanto, el rechazo al Consenso Fiscal fue más marcado entre los representantes de la Ciudad de Buenos Aires, que no adhirió al nuevo pacto fiscal. La voz cantante en ese sentido la llevó Martín Lousteau, quien sostuvo que "es una suba de impuestos encubierta" que, además, les pone como condición a las jurisdicciones provinciales "suspender los reclamos judiciales en curso".

Además, Lousteau cuestionó una de las razones del oficialismo para desempolvar este proyecto ocho meses después de que se firmara el Consenso Fiscal. Como señaló iProfesional, el Frente de Todos les da a los gobernadores una herramienta para "blindarse" ante el ajuste de las cuentas públicas que pone en marcha el Gobierno.

"Hay una idea de 'cómo hacemos para que las provincias no hagan el ajuste'. No, claro, si subimos impuestos no lo hace el fisco provincial sino aquellos que trabajan y producen en cada una de las provincias", disparó el senador por la Ciudad.

El misionero Maurice Closs ratificó esta intención con una explicación técnica sobre la matriz fiscal del país. "El problema es que los impuestos al consumo que mayoritariamente debieran ser cobrados por las provincias hace muchos años son cobrados por la Nación y distribuidos de manera injusta vía la coparticipación".

"Este pacto fiscal, más allá de las cosas que dice siempre, les devuelve a los gobernadores la facultad de manejar sus ingresos", señaló Closs y agregó: "Pero es un grave error decir que esto es una suba de impuestos, le devuelve una parte a las provincias".

La misma línea argumental siguió el neuquino Oscar Parrilli, al remarcar que "las provincias van a definir" si suben o bajan gravámenes pero que el Consenso Fiscal "habla de la posibilidad de aumentar los impuestos patrimoniales y bajar aquellos que afectan a las actividades productivas y consumo".

El jefe del bloque PRO y senador por Misiones, Humberto Schiavoni, lo contradijo: "Aumentos en Ingresos Brutos y Sellos son altamente distorsivos" para la actividad económica.