Acorralado por los contagios, Trump da marcha atrás con el cubrebocas: "Me gusta, parezco el llanero solitario"

LA NACION
WASHINGTON, DC - JUNE 26: U.S. President Donald Trump talks with White House advisor and daughter Ivanka Trump during a meeting of the American Workforce Policy Advisory Board in the East Room of the White House on June 26, 2020 in Washington, DC. Earlier in the day President Trump canceled his scheduled weekend trip to his private golf club in Bedminster, New Jersey which the state now has a mandatory 14-day quarantine for travelers coming from states with coronavirus spikes. (Photo by Drew Angerer/Getty Images)

WASHINGTON.- En medio de las encuestas que confirman que los estadounidenses están cada vez más preocupados por el aumento de casos de coronavirus, el presidente de Donald Trump, quien no se muestra en público con tapabocas y que incluso duda de la gravedad del brote, al que llamó en un principio "gripecita", dijo que sí usaba la mascarilla cuando estaba en estrecho contacto con otras personas, pero que no creía que su tuviera que ser obligatorio. Y sobre cómo le quedan, aseguró: "Parezco el Llanero Solitario".

"Yo estoy a favor de los cubrebocas. Si estuviera en una situación con mucha gente, absolutamente usaría una", dijo en una entrevista con Fox Business Network pero agregó que no creía que el uso debiera ser obligatorio en todo el país "porque hay muchos lugares donde las personas permanecen a distancias muy largas".

Inmediatamente después, contó cómo se siente al usarlo y dijo: "Me gusta la forma en que me veo. Bien. Tengo una máscara negra oscura. Parezco el Llanero Solitario. Por eso digo que no tengo ningún problema con eso y si la gente se siente bien al respecto, debería usarla".

Tras sus dichos, las redes sociales se hicieron eco pero no tanto para retratar su marcha atrás sino más bien para ridiculizar su comparación, dado que el Llanero Solitario, emblemático personaje de una serie de televisión, no llevaba tapabocas sino un antifaz negro, que le cubría los ojos y ocultaba así su identidad.

Así, Trump intenta bajar el tono a la pulseada al respecto con su propio partido, el republicano, que lo criticó por no promover más cuidados contra el coronavirus, incluso pese a la gran cantidad de infecciones que aumentan en varios estados.

Y después de una visita polémica a una fábrica de insumos sanitarios, cuyas fotos recorrieron los portales del mundo porque mostraban a todos los trabajadores con mascarillas, cumpliendo las recomendaciones de higiene, pero no al mandatario, que incluso no respetaba las distancias.

(AP Photo/Patrick Semansky)

Estados Unidos es el país con mayor cantidad de enfermos de coronavirus, 2.780.152, y mayor cantidad de muertes por esa enfermedad, más de 130.000, y vive en estos últimos días fuertes rebrotes en distintas ciudades que decidieron, por ello, dar marcha atrás con algunas flexibilizaciones y volver a cerrar áreas de la economía.

También te puede interesar:

Twitter elimina imagen de un tuit de Trump tras denuncia de derechos de autor del NYT

Las peleas públicas por el uso de las mascarillas son el nuevo pasatiempo estadounidense

Rebrotes

Los nuevos casos coronavirus se dispararon en casi 50,000, uno de los mayores incrementos en un solo día desde el comienzo de la pandemia.

"La propagación de este virus continúa a un ritmo particularmente preocupante", dijo el gobernador de California, Gavin Newsom, al ordenar de nuevo, tras haberlo hecho en marzo, el cierre de bares, la prohibición de comer en lugares cerrados y otras medidas en 19 condados.

Por su parte, Texas volvió a superar su anterior récord con 8,076 nuevos casos, mientras que Carolina del Sur registró 24 muertes más por coronavirus, la mayor cifra en un solo día para el estado. Tennessee y Alaska también tuvieron números récord de nuevos infectados al tiempo que El epicentro de la pandemia se desplaza del noreste hacia los estados del oeste.

Asimismo la gobernadora de Nuevo México, Michelle Grisham, extendió una orden de emergencia por salud pública para todo el estado hasta el 15 de julio y remarcó que las autoridades harían cumplir "agresivamente" la obligatoriedad de uso de mascarillas.

"Quiero ser tan clara como sea posible: Nuevo México, en este momento, todavía tiene el poder de cambiar la terrible trayectoria de este virus", dijo Grisham. "Pero nuestro tiempo es limitado".

En Indiana, el gobernador Eric Holcomb detuvo la reapertura gradual de la actividad comercial hasta al menos mediados de julio. "Sólo tenemos que aceptar el hecho de que de nuevo este virus está al acecho y se está moviendo, y se está moviendo incluso dentro de nuestras fronteras", dijo.

Por último, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, cuya ciudad fue durante meses epicentro del brote, aseguró ayer que aplazaría su plan de permitir comer dentro de los restaurantes a partir del lunes. "Vemos muchos problemas y en particular vemos que los problemas giran en torno a la gente que vuelve a los bares y restaurantes en el interior, y el interior es el problema cada vez más", aseguró.

Contrario a los confinamientos decretados, el presidente Trump siempre dijo que la economía era más importante para salvar vidas y minimizó los riesgos del Covid-19. De hecho varios medios denuncian que también ignoró las reiteradas advertencias incluidas en informes de inteligencia, que brindaba recomendaciones para reducir los contagios, incluyendo el uso de tapabocas. A cinco meses de los comicios en los que buscará su reelección, varias encuestas aseguran que su rival, el demócrata Joe Biden, exvicepresidente de Barack Obama, le saca una ventaja mayor a los 10 puntos porcentuales.

Agencias Reuters y AP