Costa Rica aprovechó su oportunidad frente a Japón y sumó su primer triunfo en el Mundial

© Hannah Mckay / Reuters

El combinado 'tico' fue superado casi todo el encuentro, pero sacó rédito de una mala salida nipona y, a diez minutos del final, se impuso 1-0 con el gol de Keysher Fuller. Los dirigidos por el colombiano Luis Fernando Suárez revivieron tras el 0-7 ante España y se jugarán su pase frente a Alemania.

Que el fútbol no entiende de merecimientos es una máxima altamente comprobada. El triunfo por la mínima de Costa Rica frente a Japón es solo el último ejemplo de esta regla no escrita.

Conmocionado por el humillante 0-7 del estreno ante España, el equipo centroamericano no tuvo reparos en resguardarse y priorizar el arco en cero frente a su par asiático. Y tuvo la contundencia necesaria para, luego de 80 minutos de dominio japonés, arrebatar los tres puntos gracias a un error de su rival.

Yeltsin Tejeda presionó y recuperó en una fallida salida defensiva de los 'Samuráis Azules' y habilitó a Keysher Fuller, quien sacó un remate de zurda que se elevó y se le escurrió al arquero Shuichi Gonda, figura en el histórico 2-1 frente a Alemania pero de floja respuesta en el tanto.

Así, Costa Rica sumó sus primeros tres puntos del torneo y buscará una hazaña en la última jornada ante Alemania para meterse entre los 16 mejores.

Japón recibió un duro castigo por su falta de profundidad. Pese al dominio y a la búsqueda, careció de velocidad y precisión en los metros finales para lograr una victoria que lo hubiera dejado al borde de los octavos de final. Ahora tendrá que jugarse su clasificación ante España.

Fuller mantiene con vida a una rocosa Costa Rica

El colombiano Luis Fernando Suárez también cambió: golpeado por la goleada frente a España, armó una línea de cinco defensores y priorizó un mejor armado defensivo.


Leer más sobre FRANCE 24 Español

Leer tambien:
Monumental goleada: España aplasta 7-0 a Costa Rica en Qatar 2022
Japón remonta a Alemania y firma otro batacazo en Qatar 2022
Una semana del Mundial en Qatar: la libertad de expresión también está en juego