Crece brecha de energía limpia entre ricos y pobres: D. Fickling

·5  min de lectura

(Bloomberg) -- Al observar la forma como los países más ricos están gastando dinero en la transición energética, se podría pensar que es posible que tengamos el cambio climático bajo control.

La inversión en energía limpia solo se ha acelerado en los años posteriores al covid-19. En la segunda mitad de la década pasada creció a una tasa anual de 2%. Desde 2020, ha aumentado al 12% anual. Este año, alcanzará los US$1,4 billones, escribió la Agencia Internacional de Energía en su informe anual de inversiones publicado el miércoles, lo que pone a la energía verde ampliamente por delante de la inversión de aproximadamente US$1 billón que se gasta en combustibles fósiles.

Si suponemos que esas tendencias continuarán, parece aún más prometedor. El simple hecho de continuar aumentando el gasto existente a las tasas de crecimiento actuales implicaría que las economías avanzadas y China gastarían alrededor de US$650.000 millones al año en energía limpia durante el resto de esta década, escribió la AIE, a la vista de los US$850.000 millones que se necesitan para encaminar al mundo hacia las cero emisiones netas para 2050.

El problema se evidencia cuando se miran otras partes del mundo. En las economías emergentes y en desarrollo (excluida China), la inversión en energía limpia debe crecer un 25% anual hasta 2030 para alcanzar niveles consistentes con la meta de cero emisiones netas. En la práctica, el gasto permanece estancado en los niveles que tenía en 2015, cuando se firmó el Acuerdo de París.

No debería sorprender que haya una escasez de fondos para energía libre de carbono en los países en desarrollo: estas naciones reciben muy poca inversión en general, y esa falta de capital físico es una de las razones por las que son pobres. Desde la década de 1970, los políticos indios se han quejado de que solo los países ricos tienen el dinero para pagar la reducción de la contaminación en sus pares de bajos ingresos. El llamado del primer ministro Narendra Modi el año pasado para un fondo de US$1 billón de los países desarrollados para financiar la transición energética de su nación es simplemente el último ejemplo de esa tendencia. La suma real podría ascender a US$12,4 billones en India y la necesidad total para los mercados emergentes es de US$94,8 billones, según Standard Chartered Plc.

Es un problema de larga data que probablemente empeorará en el corto plazo. Una de las ventajas de la energía renovable en los países ricos es que sus gastos son casi todos por adelantado, determinados principalmente por el costo del préstamo. Las finanzas representan alrededor del 60% de los gastos de proyectos de energías renovables, según la AIE. Los consumidores de petróleo, gas y carbón, por otro lado, tienen una necesidad constante de comprar su combustible en un mercado de productos básicos volátil, lo que hace que su rentabilidad a largo plazo sea muy impredecible.

Sin embargo, a medida que aumentan las tasas de interés, el costo del capital para la energía limpia también aumenta. Eso se siente más fuertemente en los mercados emergentes, donde el costo del capital es hasta siete veces mayor que en los países desarrollados, y es probable que las tasas de interés suban junto con las de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Resolver ese problema es notoriamente desafiante. Los inversionistas internacionales siguen reacios a dedicar su efectivo a países donde el estado de derecho suele ser más débil y donde la naturaleza ruinosa de la infraestructura, como las redes eléctricas, presentan el riesgo de condenar los proyectos de energía incluso antes de que se conecten. Las empresas de servicios públicos estatales suelen ser, al igual que las empresas de distribución de electricidad de India, lo suficientemente dominantes como para disuadir a la competencia del sector privado, pero demasiado frágiles desde el punto de vista financiero para proporcionar los cimientos que necesita un sector energético limpio y dinámico.

Sin embargo, debe resolverse. Uno de los aspectos más preocupantes del último informe de la AIE es hasta qué punto el carbón, el combustible más sucio, sigue absorbiendo capital. Mientras el petróleo, el gas y la energía limpia están recibiendo menos inversión en la actualidad de lo que la mayoría de los escenarios de transición energética de la AIE sugerirían que serán necesarios durante el resto de esta década, el carbón está recibiendo sustancialmente más.

Eso se debe, en gran medida, a que el mundo ahora es más consciente de su seguridad energética y está inundado de centrales eléctricas a carbón infrautilizadas. En Pakistán, el costo de comprar petróleo y gas en el extranjero ha dejado al país dependiente una vez más del efectivo del Fondo Monetario Internacional para cumplir con sus obligaciones internacionales. Las reservas nacionales de carbón representan una forma atractiva de disminuir esa dependencia de las importaciones, un argumento que también es atractivo en Indonesia, Vietnam y, en particular, India y China.

La única forma de contrarrestar el miedo a un mundo donde la pobreza y la inseguridad están haciendo retroceder la globalización es la opuesta: desatar la avalancha de capital reprimido en los países desarrollados para que pueda financiar la energía limpia y barata que necesitan desarrollar las naciones de bajos ingresos. Las naciones ricas pueden ecologizar sus propias economías todo lo que quieran. Si no proporcionan los fondos para repetir el truco en todo el mundo, todo será en vano.

Nota Original:

Rich-Poor Divide on Clean Power Is Getting Wider: David Fickling

More stories like this are available on bloomberg.com

©2022 Bloomberg L.P.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.