Crema hidratante: las claves para sacarle máximo provecho

Pilar Tapia

La crema hidratante es como el little black dress de cualquier rutina de belleza. Es un básico que no puede faltar y que, hasta las más reacias a cuidar el cutis se lo aplican.

Ahora bien, no porque sea un producto tradicional tenemos que aplicarlo en cualquier momento o sin prestar atención a sus ingredientes.

"La crema humectante cumple dos funciones: hidratar la piel y contener la humedad", explica en The Zoe Report el dermatólogo Dr. David Lortscher.

Esto es vital: una barrera de humedad equilibrada es la clave para una piel saludable. Así es, muchas problemáticas cutáneas como la sequedad, deshidratación, sensibilidad y el acné, son síntomas de una barrera de humedad comprometida y pueden solucionarse reparándola.

Foto: Prostock-Studio/istock
Foto: Prostock-Studio/istock

Los mejores momentos para aplicarla (y sacarle máximo provecho)

Uno de los mejores momento para aplicar la crema hidratante es justo después del baño, mientras la piel aún está húmeda, nos cuenta el dermatólogo Dr. Peterson Pierre, fundador de Pierre Skincare Institute. El experto sugiere secar la piel con la toalla y sellar la humedad que queda en la piel con una crema hidratante.

Al levantarnos por la mañana y al acostarnos a dormir por la noche, son también dos momentos claves para usar este producto.

"Por la mañana, el foco de la crema hidratante debe ser la protección", sostiene Pierre. Es muy importante preparar, hidratar y proteger la piel para enfrentar el día y los innumerables factores ambientales e irritantes con los que nos toparemos.

Los ingredientes clave para buscar en un hidratante diurno incluyen, según el dermatólogo:

  • Acido hialurónico. Es el humectante natural de la piel y puede contener hasta mil veces su peso en agua, pero aún es lo suficientemente ligero para el uso diario en todo tipo de piel. Además, es un poderoso humectante que actúa como una esponja y atrae agua hacia la piel.

  • Antioxidantes como la vitamina C, la vitamina E, el té verde. Ayudan a combatir los radicales libres que pueden acelerar el envejecimiento.

  • Enzimas reparadoras de ADN. Reparan el ADN dañado en la piel.

  • Protector solar. El zinc es la mejor opción, de acuerdo con Pierre, porque tiene el espectro más amplio de cobertura y es una óptima defensa contra los dañinos rayos UV.

Por la noche, el enfoque principal del humectante debe ser la corrección, minimizando y deshaciendo el daño que ha ocurrido durante el día.

Además del ácido hialurónico, los antioxidantes y las enzimas reparadoras de ADN, debes buscar un producto que contenga:

  • Acidos alfa-hidroxi y retinoles para ayudar con la exfoliación suave, el recambio celular y la estimulación del colágeno

  • Ceramidas, lípidos. Son vitales para ayudar a mantener y reforzar la barrera de humedad natural de la piel.

  • Emolientes como manteca de karité, manteca de cacao y aceite de coco para una piel seca.

  • Aceites esenciales por sus efectos antiinflamatorios y antioxidantes. Además de su capacidad hidratante que conduce a una piel húmeda y de aspecto juvenil.

También te puede interesar: Efecto adverso: las inyecciones cosméticas podrían avejentarte

Rutina de belleza: cuándo es el turno de la crema hidratante

Después del suero. La dermatóloga Dra. Devika Icecreamwala sugiere aplicar los productos del más fino al más grueso. "Los sueros suelen ser más delgados que los humectantes, por lo que recomiendo que se aplique humectante después del suero", sostiene en The Zoe Report.

Y tras el aceite facial. "Los ingredientes oclusivos forman una barrera alrededor de la piel para sellar la humedad, por lo que cualquier ingrediente para el cuidado de la piel aplicado sobre una crema hidratante con oclusivos no penetrará la piel de manera tan efectiva", explica el Dr. Lortscher.

Por lo tanto, si eliges un humectante con petróleo, siliconas, mantequillas o ceras, es mejor aplicarlo después del aceite facial.

También te puede interesar: Limpiador facial: cómo elegir el indicado para tu piel

La mejor técnica para aplicarla

El Dr. Peterson Pierre recomienda hacer el signo de la cruz: un toque en la frente, nariz, mentón y uno en cada mejilla."Luego, frotar para esparcirlos uniformemente por todo el rostro", dice.

Una o dos gotas del producto son suficientes, porque si colocas demasiado puedes obstruir los poros, explica la Dra. Devika Icecreamwala.

Antes de hacer cambios en tu rutina de belleza y si tienes dudas, consulta con un profesional de la salud.