'Hache': el tráfico de drogas como trasfondo sigue haciendo caja, ahora con Adriana Ugarte y Javier Rey como narcos

PUNTUACIÓN: 65/100

Hache, la próxima serie española de Netflix se estrena el 1 de noviembre. Adriana Ugarte, Javier Rey y Eduardo Noriega lideran el reparto de esta ficción que vuelve a tener como telón de fondo el narcotráfico. Y es que en los últimos tiempos los títulos españoles (como Fariña y Vivir sin permiso) han puesto el foco en esta trama que acerca a los espectadores a culturas y momentos históricos que quizás desconocían y que siguen (o mejor dicho intentan) el patrón de producciones internacionales como Breaking Bad, Narcos y Gomorra.

En el caso de Hache, nos adentra en el tráfico de heroína en la bulliciosa Barcelona de los años sesenta. La serie se concibe como un viaje a los bajos fondos de la ciudad Condal cuando el tráfico de heroína comenzó a ser un verdadero quebradero de cabeza para la Policía, ya que la capital de Cataluña se convirtió en puerto de salida de la droga para Estados Unidos.

(©Netflix)

Pero este thriller es aún más atractivo si tenemos en cuenta que está inspirado en hechos reales. Y es que la escritora Verónica Fernández, que por cierto ha trabajado en series españolas como Cuéntame cómo pasó, El comisario, El Príncipe o Velvet Colección, empezó a escribir el guion después de descubrir las triquiñuelas del capo de la mafia Lucky Luciano. Cuando éste fue expulsado de Estados Unidos y se estableció en Italia siguió controlando la ruta de la heroína entre Asia y Norteamérica, introduciendo la droga en España a través del puerto de la capital catalana.

Aunque para ser más exactos Hache es la historia de una de las prostitutas que frecuenta el Albatros, el club de moda de Barcelona donde se gestan los grandes golpes del crimen organizado y que actuará como centro neurálgico de la trama. La joven acaba convirtiéndose en la mujer del gánster Malpica, aunque ella no quiere ser la mujer de este gánster. Una historia que recuerda de primeras a la fallida El Continental donde el personaje encarnado por Michelle Jenner se acaba enamorando del interpretado por Álex García quien maneja la primera red de tráfico ilegal de alcohol.

“Helena, Helena con hache”. Así se presenta la protagonista de la historia cuando le preguntan por su nombre. Esta magnética mujer sin muchos escrúpulos, encarnada por Adriana Ugarte, está repleta de matices siendo una joven muy avispada que considera una oportunidad de oro entablar una relación íntima con el jefe de una banda mafiosa y así, escalar a la cima de la organización criminal para convertirse en una de las narcotraficantes más importantes de la Barcelona de los sesenta.

En este sentido, Helena es una mujer que va a contracorriente, una superviviente que se adapta a las circunstancias y que está, en todo momento, regida siempre por la necesidad. No hay que olvidar que en los primeros dos episodios, que hemos tenido la oportunidad de visionar, la protagonista arranca en lo más bajo de la sociedad y, poco a poco, va ascendiendo por ambición personal.

Cabe destacar que, con este papel, Adriana Ugarte vuelve a la televisión después de cinco años centrada en proyectos cinematográficos. La actriz además se enrola nuevamente en una serie de época tras su paso por producciones como La Señora, ambientada en los años veinte, y El tiempo entre costuras, inspirada en los cuarenta.

A partir de las vivencias de Helena conocemos a otros personajes. Por una parte, a la Brigada de Narcóticos liderada por el inspector Alejandro Vinuesa que Eduardo Noriega interpreta cabalmente. El actor aparece acompañado de Josep Julien en el rol de Eladio Pérez, Àlex Casanovas en la piel del comisario Clemente Larrubia, y Marina Salas como la secretaria Silvia Velasco. Por otra parte, nos encontramos a Marc Martínez asumiendo el papel de Arístides, Pep Ambròs como el abogado Julio Senovilla y el citado Malpica que nos trae de nuevo a la palestra televisiva a Javier Rey.

Precisamente el intérprete gallego fue el encargado de interpretar a Sito Miñanco en Fariña. De cualquier manera quiero destacar que, más allá del ambiente del narcotráfico del que beben ambos títulos, cabe esquivar las comparaciones entre los papeles del también protagonista de Velvet Colección ya que la manera en que está contada Hache no tiene nada que ver con la aclamada serie de Antena 3, básicamente porque en el caso de Malpica su mundo se empieza a tambalear cuando Helena entra en su vida.

“Somos grandes admiradores del trabajo de Adriana y Javier, y no podríamos estar más emocionados de verlos en una serie original de Netflix", recaló Erik Barmack, vicepresidente de International Originals en Netflix, mediante nota de prensa cuando se anunció el proyecto que cuenta con dos intérpretes que funcionan bien por separado, pero que brillan especialmente juntos.

Tras lo expuesto puede dar la sensación de que en Hache veremos más amor que crimen pero debemos advertir al público, antes de que se lleve un chasco, que no se trata de la típica serie romántica. No hay que dejarse engañar por ningún cartel o pista inequívoca en el avance ya que, con tal solo adentrarse en el segundo episodio, descubrimos cómo se deja caer que el amor no justifica todo y que si alguien te trata mal no te tienes por qué enamorar de esa persona. Si bien los espectadores no se van a encontrar con ese tipo de narración, lo que sí podemos adelantar es que prima la acción porque es una serie que se mueve en torno al interés, la ambición, el dinero y, en definitiva, la necesidad.

(©Netflix)

En este contexto, esta ficción producida por Weekend Studio, nueva empresa creada por Jorge Iglesias y Tomás Cimadevilla, rompe moldes porque da un paso más en la tendencia actual de mostrar en la pequeña pantalla a mujeres poderosas que llevan la batuta de la acción, imitando patrones que históricamente han sido desempeñados por los hombres. Un rol que seguramente guarda relación con el hecho de que esta historia policíaca haya sido puesta en marcha por la citada guionista Verónica Fernández que regala a los espectadores su visión más feminista.

Y es que, a través de un guion profundo, este drama con reminiscencias al cine negro nos adentra en un universo muy atractivo para los espectadores donde el glamour y la violencia conviven en una historia que no sólo retrata la cara oculta de Barcelona en pleno despegue económico y social sino que también presenta vidas al límite. Es un título que busca las dobleces y enseñar la humanidad de unos protagonistas que pululan en un universo de debilidades y que, sin embargo, por el instinto de supervivencia se verán envueltos en situaciones extremas.

Jorge Torregrossa, reconocido por sus trabajos en Fariña y Velvet Colección, es el director de esta serie original que consta de 8 capítulos que se estrenarán en más de 190 países gracias a Netflix. Una serie más que hay que mirar con lupa porque gracias a la plataforma de streaming se catapulta a los protagonistas a la fama internacional y, lo que es más relevante, se otorga un peso destacado en el catálogo a las ficciones españolas como La casa de papel, Élite y Las chicas del cable que ya han hecho las delicias de los espectadores.

Para seguir leyendo:
Dejar que la vida fluya: la mejor lección que nos enseña Cómo conocí a vuestra madre
En el corredor de la muerte: Miguel Ángel Silvestre sentencia su talento con la mejor actuación de su carrera