'Puñales por la espalda' es la prueba de que Ana de Armas merece conquistar Hollywood

PUNTUACIÓN: 82/100

En España todavía asociamos a Ana de Armas con su papel en El internado, pero hace ya mucho que ella dejó a Carolina Leal Solís atrás. Muy atrás. La serie de misterio adolescente de Globomedia se emitió con gran éxito en Antena 3 entre 2007 y 2010, convirtiendo al internado Laguna Negra en cantera de nuevas estrellas del panorama televisivo y cinematográfico nacional. Martiño Rivas, Yon González y Elena Furiase pasaron a convertirse en rostros habituales de nuestras pantallas, pero quien con el tiempo ha acabado llegando más lejos es Ana de Armas, que a los 31 años es una de las actrices más solicitadas del momento en Hollywood. Tras participar en varias producciones de alto perfil, la cubana vuelve esta semana a los cines con Puñales por la espalda, donde para sorpresa de muchos, es la gran revelación de la película, (o si me permitís el juego de palabras, su “arma” secreta).

Pero, ¿cómo ha llegado Ana de Armas a codearse con Daniel Craig, Jamie Lee Curtis, Toni Collette, Don Johnson, Christopher Plummer y Chris Evans?

Ana de Armas en Puñales por la espalda (Claire Folger; © 2018 MRC II Distribution Company L.P. All rights reserved.)

Como sus compañeros de Laguna Negra, De Armas aprovechó su paso por El internado para conseguir papeles en el cine. En 2009 formó parte del elenco coral de la explosiva Mentiras y gordas de Alfonso Albacete y David Menkes, donde compartía cartel con algunos de los rostros más populares de la pequeña pantalla nacional, un remix de series españolas de éxito con Mario Casas (El barco), Maxi Iglesias (Física o química), Hugo Silva (Los hombres de Paco), Ana Polvorosa (Aída), Alejo Sauras (Al salir de clase) y su compañero de El internado Yon González. A continuación, De Armas se convirtió en scream queen en El callejón (2011), de Antonio Trashorras, cinta de terror que pasó más bien desapercibida, y poco después se emparejó con otro estudiante de Laguna Negra, Martiño Rivas, en otra película de David Menkes, Por un puñado de besos (2014), tras lo que repitió con Trashorras en el thriller Anabel (2015). Pero a pesar de no tener problemas para encontrar papeles en nuestro país, la actriz nacida en La Habana tenía aspiraciones más grandes y no tardó en aprovechar la oportunidad que le brindaba su fama y dominio del inglés para labrarse una carrera internacional.

Completamente consciente de su potencial, De Armas se marchó a Hollywood a buscar mejores oportunidades. Y llámenlo suerte, destino o tener el mejor agente del mundo, pero consiguió lo que se proponía. Y de qué manera. En 2015 apareció junto a Keanu Reeves en Toc Toc, thriller de Eli Roth en el que protagonizaba su primer desnudo en Hollywood (una escena que sigue causando estragos en Internet). Con el intérprete de John Wick repitió un año más tarde en La hija de Dios, haciendo un hábito de trabajar con el mismo actor en varias películas, como veremos a continuación. Más tarde trabajó nada más y nada menos que con Robert De Niro en Manos de piedra (2016), tuvo un papel en Juego de armas -gracias a lo cual está en la agenda de uno de los directores mejor posicionados actualmente, Todd Phillips (Joker)- y se vio las caras con Scott Eastwood en Overdrive. Sin embargo, ninguna de estas películas supondría la lanzadera que la actriz estaba esperando.

Su gran oportunidad llegó con Blade Runner 2049, secuela tardía del clásico de ciencia ficción de Ridley Scott que dirigía uno de los directores más reputados del momento, Denis Villeneuve. En la película, protagonizada por Ryan Gosling y Harrison Ford de nuevo en la piel de Rick Deckard, De Armas daba vida a Joi, la “acompañante holográfica” del personaje de Gosling. La actriz protagonizó algunas de las escenas más icónicas de la película, realizando una interpretación tan sensual como emocional que no pasó desapercibida. A partir de ahí, su posición en Hollywood no ha hecho más que subir como la espuma, culminando en la película que hoy nos ocupa, Puñales por la espalda, misterio de asesinatos en clave de comedia dirigido por Rian Johnson (Star Wars: Los últimos Jedi), que es sin duda uno de los estrenos de la temporada.

Daniel Craig y Ana de Armas en Puñales por la espalda (Claire Folger; © 2018 MRC II Distribution Company L.P. All rights reserved.)

UNA PELÍCULA DE MISTERIO INGENIOSA PARA NO PERDERSE

Puñales por la espalda es el homenaje de Johnson a los relatos al estilo de Agatha Christie, un whodunit (género de suspense en el que se ha cometido un crimen y se investiga “quién lo ha hecho”) ambientado en la mansión de Harlan Thrombley (Christopher Plummer), un escritor y editor de novelas de misterio que ha muerto en circunstancias sospechosas. La película transcurre como una partida de Cluedo en la que todos los familiares del patriarca (actores de la talla de Jamie Lee Curtis, Chris Evans, Don Johnson, Michael Shannon o Toni Collette) tienen motivos para haberlo asesinado y todos los sospechosos guardan un secreto relacionado con él y con su herencia. El avispado y excéntrico investigador privado Benoit Blanc (Daniel Craig) trata de resolver el misterio con ayuda de la policía, pero el caso resulta ser más retorcido de lo que pensaba.

Johnson, que también escribe el guion, ha diseñado un pasatiempo audaz, inteligente y lleno de giros que le da una refrescante vuelta de tuerca al género. Pero más allá de la historia, las divertidas interpretaciones de los veteranos de Hollywood y los brillantes diálogos, la gran sorpresa de Puñales por la espalda es nuestra Ana de Armas, que interpreta a Marta Cabrera, la enfermera a cargo de cuidar a la víctima antes de su muerte.

Johnson confía a la actriz gran parte del peso de la película y para asombro de los espectadores, acaba siendo la clara protagonista, por encima de todos esos grandes nombres del cartel. De Armas supera el reto con creces, demostrando un talento muy versátil que sirve tanto para el drama como para la comedia y la acción, confirmándose así como el alma de la película. Hasta ahora, su éxito ha sido medido por la talla de sus compañeros de reparto, pero con su trabajo en este film demuestra su valía por sí misma, lo cual tiene más mérito aun si tenemos en cuenta la cantidad de estrellas que la rodean.

Don Johnson, Jamie Lee Curtis y Ana de Armas (Claire Folger; © 2018 MRC II Distribution Company L.P. All rights reserved.)

Y ESO QUE ANA CASI RECHAZA LA OFERTA

Sin embargo, aunque parezca mentira, De Armas estuvo a punto de rechazar el papel. En una entrevista reciente con Los Angeles Times, la actriz desvela que perdió el interés por el proyecto al descubrir que solo le mostrarían una escena de la película para hacer el casting y que su personaje se describía simplemente como “cuidadora, latina y guapa”.

Consciente de los estereotipos que siempre han encasillado a los actores latinoamericanos en Hollywood, De Armas no quería interpretar a un personaje que ya había visto demasiadas veces. “No tengo problema con la palabra ‘latina’, porque estoy muy orgullosa de ser cubana”, confesaba a la publicación, “pero esa descripción no me decía nada”. Con un reparto repleto de estrellas de renombre, De Armas pensó que Marta sería un papel muy pequeño y potencialmente ofensivo. Pero tras insistir mucho (el estudio se resistía por miedo a los spoilers), consiguió leer el guion y descubrió que era en realidad un personaje robaescenas con muchas capas, una figura central en la historia y el punto de entrada para el espectador. Es decir, la protagonista. Es entonces cuando todas las dudas se disiparon y dijo que sí. El resultado es una de sus mejores interpretaciones hasta la fecha. Si no la mejor.

LA CHICA SE VA PARA ARRIBA: BOND Y MARILYN MONROE, LO PRÓXIMO

Pero Puñales por la espalda es solo un anticipo de lo que nos espera. De Armas ya se ha posicionado en Hollywood y el próximo año no puede presentarse más luminoso para ella, que tiene al menos cinco películas en desarrollo.

En el drama original de Netflix Sergio la veremos junto a Wagner Moura (Narcos), en una historia ambientada tras la invasión de Irak por parte de las tropas norteamericanas. En The Night Clerk, de Michael Cristofer, se volverá a ver envuelta en un misterioso asesinato, mientras que en Deep Water, cuyo rodaje está teniendo lugar en Nueva Orleans en estos momentos, trabaja con Ben Affleck a las órdenes de Adrian Lyne, mítico director de thrillers eróticos como Nueve semanas y media, Atracción fatal y Lolita, en una historia sobre un hombre que accede a que su mujer tenga affairs para evitar el divorcio, pero acaba convirtiéndose en el principal sospechoso en la desaparición de los amantes de su esposa.

Y por supuesto, no podemos olvidar los dos proyectos que más expectación generan. En primer lugar, Blonde, el biopic sobre Marilyn Monroe dirigido por Andrew Dominik (Chopper), película para Netflix que antes de estrenarse ya ha sorprendido por la elección de una actriz no estadounidense para interpretar a la tentación rubia.

Y finalmente, Sin tiempo para morir, la nueva misión de James Bond, que la ha reunido con su compañero de reparto de Puñales por la espalda, Daniel Craig. La 25ª aventura de 007 es su proyecto de mayor envergadura desde Blade Runner 2049, y promete seguir aumentando su star power al convertirla en chica Bond para la audiencia más internacional.

Ana de Armas dice encontrarse actualmente en un “momento de transición”, ya que su trabajo no le permite establecer una residencia fija y no sabe si acabará en Los Ángeles, Nueva York o de vuelta a casa. Su ajetreada agenda le deja pocos momentos de descanso y dice echar de menos Cuba y a su familia, pero el destino la llama, y algo nos dice que tendrá que acostumbrarse a la vida nómada de una estrella de cine.

Hay un año en la vida de todo actor de éxito que marca un antes y un después, y para Ana De Armas, ese año es 2020. El futuro es suyo.

Más críticas de estrenos recientes: