Bad Bunny tiene el toque del ‘Rey Midas’: el récord de venta de los Crocs que diseñó así lo demuestra

Sandra E. Garcia y Jonah Engel Bromwich
·4  min de lectura

Una edición especial de Crocs lanzada en colaboración con la estrella del pop latino Bad Bunny salió a la venta el martes al mediodía. Se agotaron en dieciséis minutos.

Los Crocs de Bad Bunny, decorados con versiones que brillan en la oscuridad de los accesorios Jibbitz de la marca y el logotipo de Bad Bunny, fueron los modelos más recientes de una serie de colaboraciones muy esperadas y exitosas entre este calzado notoriamente cómodo, y artistas musicales muy conocidos.

Bad Bunny en una imagen promocional para sus modelos de Crocs agotados (vía The New York Times).
Bad Bunny en una imagen promocional para sus modelos de Crocs agotados (vía The New York Times).

Los diseños que la compañía creó con Grateful Dead y Post Malone —colaborador serial de Crocs— se agotaron en una hora. Otras colaboraciones recientes con Crocs, incluyendo una con Kentucky Fried Chicken, han sido igual de populares.

Al final de la tarde del martes, el precio más bajo al que se podían comprar los zapatos en el sitio de reventa StockX era de US$265 dólares. Horas antes, se vendieron por US$64,99 dólares.

Danny Morales, de 26 años, que vive en Rialto, California, trató de comprar los Crocs con tres dispositivos distintos, solo para descubrir que no estaban disponibles.

“Me sorprendió”, comentó. “Yo también los quería”. Ya tenía un par de Crocs, dijo, “pero estos eran de Bad Bunny. ¿Quién no querría todo lo que él saca a la venta?”.

Los Crocs han estado ganando terreno en los últimos cinco años, pero han tenido un año excepcional en 2020. Durante un momento en que las ventas minoristas de calzado en Estados Unidos han disminuido un veinte por ciento en lo que va del año en comparación con el mismo periodo de 2019, las ventas de Crocs han aumentado un 48 por ciento, según Matt Powell, analista del Grupo NPD, una empresa de investigación de mercado.

“Durante la pandemia, francamente todo lo que se podría describir como ‘cómodo’ ha vendido bien”, dijo Powell. “El negocio de las chanclas es una de las pocas categorías de calzado que ha aumentado durante la crisis de la COVID-19”.

Bad Bunny, una estrella puertorriqueña, lanzó su segundo álbum de estudio, “YHLQMDLG”, este año. Al poco tiempo se convirtió en el álbum en español más vendido en la historia, según Billboard, y batió varios récords de ventas.

También se ha vuelto notable por su apariencia extravagante, que alterna entre la informalidad caribeña y la ropa urbana de diseñador, y se ha convertido en una estrella de portada de revista.

Michelle Poole, la recién nombrada presidenta de Crocs, dijo que Bad Bunny personifica la actitud de “ser tú mismo” que Crocs siempre busca vender.

“Tiene un estilo muy atrevido, una actitud sin remordimientos, y también es alguien a quien le encantan los Crocs”, dijo. “Lo hemos visto usando Crocs en presentaciones en vivo y en videos musicales”.

“Siempre trato de estar cómodo”, dijo Bad Bunny por correo electrónico cuando se le preguntó sobre la colaboración. “Estar cómodo no es algo que haya decidido hacer de repente. Es algo que he hecho toda mi vida. Siempre me gusta sentirme bien con lo que llevo puesto”.

Añadió que estaba feliz de que el zapato fuera tan popular y aclaró que sus colores favoritos de Crocs son el amarillo y el verde.

“Creo que se AGOTARON en casi quince minutos”, escribió. “Estoy FELIZ”.

View this post on Instagram

bye, me fui

A post shared by @ badbunnypr on

El origen de los Crocs de Bad Bunny

La idea de la colaboración se originó con Pedro Rodríguez, de 33 años, gerente de comercialización de Crocs y fanático de Bad Bunny, originario de Puerto Rico. Las conversaciones con el artista comenzaron en 2019.

Crocs ha tenido notables colaboraciones con otras marcas desde 2017, cuando ayudó a vestir con chanclas de goma a las modelos de Balenciaga en la pasarela. Su serie de colaboraciones memorables con músicos comenzó el año siguiente con el primer par de zapatos de Post Malone.

Para los fanáticos de Bad Bunny, el hecho de que el modelo se agotara casi de inmediato pareció un sacrilegio. Para el martes en la noche, más de 1,300 personas habían firmado una petición para que se vendieran más zapatos, y culparon a los “bots”, software programado para acelerar la compra de mercancía limitada, de haber tomado toda la mercancía. (Una portavoz de Crocs, Melissa Layton, dijo que los bots están en el radar de la marca y que la compañía está “haciendo todo lo posible para mitigar esas acciones”).

Mariela Benavides fue una de las que firmó la petición, y escribió: “Firmo esto porque los bots me jugaron una mala pasada. Yo solo quería disfrutar de mis Crocs, caray”.

Poole dijo que existía la posibilidad de que se lanzara otra edición limitada de zapatos.

“En efecto es algo que no descartamos si los clientes lo piden”, comentó. “Sin embargo, queremos hacer que nuestros clientes sientan que han adquirido algo realmente valioso. Si se distribuyen demasiados productos, pierden su valor, así que se trata de encontrar el equilibrio adecuado”.

This article originally appeared in The New York Times.

© 2020 The New York Times Company

MÁS HISTORIAS QUE TE PUEDEN INTERESAR:

Los looks de Bad Bunny tienen una mente maestra: la estilista mexicana Nayeli Alba

Bad Bunny el mejor compositor, según los premios latinos de ASCAP

De reguetonero a narco: Bad Bunny debutará como actor en "Narcos: México"

EN VIDEO: 2020 será el primer año sin una película Marvel desde 2009