Cruceros: se esperan más de 30.000 turistas para la temporada 2021/2022

·8  min de lectura
Ciudad de Buenos Aires: El primer crucero desde el inicio de la pandemia de coronavirus arribó hoy al puerto de Buenos Aires, anunció hoy la directora nacional de Migraciones, Florencia Carignano.
Francisco Guala/TELAM

Por fin, después de casi dos temporadas perdidas, llegó al Puerto Buenos Aires el primer crucero con turistas. El “World Navigator” fue noticia y revolucionó el barrio de la Boca tras amarrar en la Terminal de Cruceros de Buenos Aires Quinquela Martín. Sobre el filo de su arribo, el Gobierno autorizó el 11 de noviembre la habilitación de la terminal para el barco, que llegó el 12 de noviembre.

A través de las decisiones administrativas 1105 y 1106, publicadas en el Boletín Oficial, estableció que se podían abrir a los turistas el Puerto Buenos Aires y el Puerto de la Ciudad de Puerto Madryn, en Chubut. Los operadores estaban nerviosos porque sin este “papeleo” el barco no hubiera podido ingresar, ya que regían las medidas preventivas contra el Covid-19 que impedían este tipo de turismo.

Los primeros 100 pasajeros, de Europa, Estados Unidos y Canadá llegaron con dólares “frescos”, una inyección, por ahora escasa, que necesita la Argentina en dosis importantes. Después de su amarre, los pasajeros fueron controlados por autoridades sanitarias y descendieron para realizar excursiones por la ciudad, antes de continuar hacia la Patagonia, donde el barco atracará en Puerto Madryn y Ushuaia.

Por otro lado, ayer, los cruceros gemelos “Le Boreal”, y “L´Austral”, de la compañía francesa Ponant, amarraron en el puerto de Ushuaia, para emprender una travesía hacia la Antártida Argentina, con más de 500 pasajeros a bordo, informaron fuentes oficiales del Gobierno fueguino.

Según datos del Ministerio de Transporte de la Nación, el Puerto Buenos Aires recibe cada temporada más de 400.000 pasajeros en más de 100 cruceros. Se trata del promedio de los últimos 10 años, sin contar la temporada 2020/2021.

Entre los principales itinerarios están las rutas hacia el norte: Brasil y Uruguay, y las rutas hacia el sur, Buenos Aires, Puerto Madryn, Ushuaia, Chile y la Antártida.

“A la fecha, son 21 los cruceros confirmados que traerán un estimado de 30.000 turistas del exterior que arribarán al puerto federal (Puerto Buenos Aires, dependiente del Ministerio de Transporte) y que tienen itinerarios nacionales, ya que recorrerán el Puerto Buenos Aires, el Puerto de Madryn y el Puerto de Ushuaia. Además, algunos de ellos continuarán su camino hacia el sur para explorar el territorio Antártico”, informó la Administración General de Puertos (AGP) .

Los empresarios del sector afirman que va a costar volver a la normalidad. Confiesan su preocupación porque las fronteras se están abriendo, pero parte del personal estatal no quiere volver a trabajar de manera presencial. Otro inconveniente que se da este año es que Brasil permite el turismo de cruceros pero solo de manera local, por lo que algunas de las líneas más importantes no llegarán a la Argentina.

Para fomentar la llegada de nuevos cruceros desde el Ministerio, a través de la Administración General de Puertos, se llevaron adelante medidas como la bonificación del 100% sobre los conceptos de tasas generales por uso del puerto y tasa a los pasajeros que se cobraba a los buques que ingresaban al puerto federal. Además, se implementó la bonificación del 99,5% en la tarifa de peaje sobre la vía navegable troncal a los buques de cruceros de turismo internacional durante la temporada 2021- 2022, agregan desde la AGP.

De todas maneras, no es fácil atraer a los cruceros ya que los viajes se planean con 3 años de anticipación. Y, además, siguen los protocolos, que, por ahora, llegaron para quedarse, más aún en un crucero, donde conviven personas en espacios que pueden llegar a ser reducidos.

Los protocolos para la Argentina incluyen: un PCR negativo realizado en un máximo de 72 horas antes para las personas que aborden el buque en territorio nacional; esquema de vacunación completo al menos 14 días antes del viaje; cuestionario de la Declaración de Salud del viajero y/o complementarios. Además, todas las personas deberán contar con un seguro por Covid-19 y seguro por fallecimiento.

También, se establecen parámetros para la limitación de contactos estrechos, el resguardo de burbujas cuando esto sea posible, así como testeos durante la navegación, sin ser estrictamente necesarios los mismos al finalizar las excursiones. Se solicitan testeos de antígenos, PCR o LAMP en el desembarco final. Ante la identificación de un caso positivo, se deberán realizar testeos de PCR para la persona contagiada y sus contactos estrechos, además del debido aislamiento.

Más ingresos

Según informó La Nacion, cada pasajero gasta un promedio de US$135 por día, y se quedan en promedio 7 días en cada lugar. Pablo Tsolis, presidente de la agencia marítima Navijet, explica que, cuando llegan los cruceros, hay dos tipos de ingresos para el país. Por un lado, el que genera la embarcación por la compra de combustible, alimentos, elementos de limpieza y todo lo que se necesita para mantener a estas verdaderas ciudades flotantes. “La embarcación consume productos y servicios que generan un derrame en la economía”, afirma. Por otro lado, están los gastos de los turistas y de los tripulantes.

Normalmente hay más de 40 líneas que llegan a la Argentina, y son todas extranjeras. ¿Sería posible que el país tenga su propia flota de la mano de empresarios locales? Tsolis lo ve difícil con respecto a los barcos más grandes, que pueden llevar hasta 6500 pasajeros. Hoy, por ejemplo, el Titanic seria considerado hoy un barco mediano. “Construir un barco nuevo puede costar hasta US$1500 millones”, dice. Pero también, según el referente, hay un mercado grande que crece, y es el los buques expedicionarios. Son barcos más chicos que visitan destinos no tan comunes. “Este mercado crece 15% anual”, afirma. Podría haber una oportunidad en este segmento.

Datos del sector

Según datos vertidos en el congreso International Cruise Summit, que celebra su undécima edición en Madrid ayer y hoy, 18 de noviembre, en 2021 el 50% de la flota pudo navegar implementando “los protocolos Covid-19 más completos y seguros del mundo”.

Destacan que las compañías navieras están observando un nivel de reservas excepcional para el 2022, sobre todo en la segunda mitad, y es que, “tras dos veranos con restricciones de viaje y difícil convivencia con el virus, los consumidores están deseando no solo viajar, sino además hacerlo de forma suntuosa, permitiéndose lujos con el dinero ahorrado”. Para ello, la industria cuenta con 33 nuevos barcos, de los cuales 13 serán mega barcos, equipados con las últimas tecnologías disponibles para minimizar su impacto medioambiental. De hecho, seis de ellos ya utilizarán como combustible Gas Natural Licuado, que elimina el 100% de las emisiones de óxidos de azufre y el 30% de CO2″.

Actualmente, todos los pasajeros que embarcan en crucero deben haber pasado un test de coronavirus, e incluso, en muchas compañías, solo se permite el embarque de personas con el esquema de vacunación completo.

En 2019, el sector de los cruceros generó 155 billones de dólares para las economías del mundo, y sostuvo 1.500.000 puestos de trabajo. según CLIA, la asociación que reúne a las diferentes líneas a nivel global. Ese año, el mercado transportó a unos 30 millones de pasajeros.

Esto cambió radicalmente a partir de marzo de 2020, cuando comenzaron a quedar los barcos varados en los puertos, con pasajeros, algunos de ellos infectados con el virus, a quienes no se les permitía bajar. Un viaje de placer transformado en una pesadilla. Sin embargo, toda la industria tiene la expectativa de dar vuelta la página. Una encuesta de CLIA revela que el 74% de los pasajeros que suelen tomar cruceros están dispuestos a volver a subirse a uno de estos barcos en los próximos dos años, y por otro lado, el 54% de los turistas que nunca tomaron un crucero quieren hacerlo en el corto plazo.

Mar del Plata también quiere recibir a los viajeros

“Estamos hace muchos años con una propuesta de cambio de paradigama del puerto de Mar del Plata, para que sea no solo multimodal, sino que agreguemos la posibilidad de la entrada de cruceros”, afirma Emilio Bustamante, director general de la Terminal de Contenedores d Dos (TC2) de la ciudad costera.

Render de la propuesta para una nueva terminal de cruceros en Mar del Plata
Render de la propuesta para una nueva terminal de cruceros en Mar del Plata


Render de la propuesta para una nueva terminal de cruceros en Mar del Plata

Bustamante recalca que el puerto está en estado de abandono, pero que ya presentaron un proyecto de US$30 millones para poder recibir a los cruceros. “Es una picardía que un lugar de como Mar del Plata, que depende del turismo, no pueda recibir a este contingente de personas con alto poder adquisitivo”, continúa, y sostiene que “se necesita decisión política. Estamos siempre para invertir si es que hay apoyo político. Los puertos aquí son públicos, no podemos hacer una inversión si no lo acepta el Estado”, explica.

La ciudad de Mar del Plata, con uno de los índices de desempleo más altos del país, tiene el privilegio de contar con un puerto oceánico. Es decir que en pocos metros se llega a una gran profundidad y esto favorece a la entrada de buques sin la necesidad de extensos canales.

Desde TC2 explican que “necesitamos el espacio sobre el muelle, para que lo podamos manejar de manera independiente. como tienen todos los puertos del mundo. Tenemos ideas innovadoras”, advierten. Piden entonces una concesión a largo plazo (más de los 5 años que suele otorgar Mar del Plata) para construir una terminal e ir recuperando la inversión.

En 2008 se hizo una terminal de cruceros pero no se dragó lo suficiente como para que puedan entrar los barcos. Nunca se puso en funcionamiento y luego derivó en una sede de la Policía Federal.

“Nosotros proponemos mejorar la terminal para los contenedores y hacer una terminal de cruceros más chica”, dice Bustamante. “Se trata de un proyecto importante, que podría atraer un excelente negocio para Mar del Plata”, finaliza.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.