Cruceros: con el incentivo del tipo de cambio favorable, se espera una buena temporada

La temporada de cruceros tiene buenas perspectivas
La temporada de cruceros tiene buenas perspectivas

Quienes conocen mucho de la industria están esperanzados, y hasta sostienen que no solo se recuperó del golpe que le asestó la pandemia, sino que hoy se muestra más fuerte y con más aceptación por parte de los turistas. Lo cierto es que ésta es la primera temporada que puede considerarse normal después de que empezó a abrirse la actividad turística y, en este caso, la de los cruceros.

“La ciudad de Buenos Aires abrió su temporada de turismo de cruceros con un crecimiento sostenido en el segmento que permite pensar en una normalidad para fines del 2022 y principios del 2023. Para esta temporada tenemos confirmada la llegada de 127 cruceros (recaladas), lo que implica un crecimiento del 8% en comparación con la temporada 2019-2020, en la que recalaron 118 barcos. Esto se traduce en un movimiento de casi 350 mil pasajeros”, indica Lucas Delfino, presidente del Ente de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires (Entur).

Además, hay que tener en cuenta que en relación a la temporada 2019-2020, que fue la última antes de que empiece la pandemia que había tenido un movimiento considerado normal, que este año vendrán buques de mayor tamaño. Para graficar esto, basta con mencionar que casi la mitad de las recaladas serán de buques con capacidad para más de 3000 pasajeros.

Esta temporada “ha sido un gran éxito en todos los países. La reactivación en términos de demanda en la Argentina es muy clara. La gente quiere volver a viajar. Había una gran demanda reprimida y ya estamos en niveles prepandémicos. Necesitamos disfrutar de la vida. En todos los países observamos este movimiento. Estamos gratamente sorprendidos por los positivos niveles de ventas –con algunas salidas ya totalmente reservadas– y con una recuperación del segmento corporativo que refuerza nuestro espíritu y compromiso con la región”, cuenta Fernando Joselevich, Country Manager Argentina & Latam para Costa Cruceros.

La prepandemia

Previo a la pandemia, durante 2019, la industria de cruceros transportó 29,7 millones de pasajeros en el mundo, lo que implicó 1,8 millones de puestos de trabajo a nivel global, según el informe de Cruise Market Watch.

¿Qué representa para nuestro país el mercado de los cruceros? Delfino es claro al exponer lo que sucede. “En relación a la Argentina, existen ventajas asociadas. Por un lado, la actividad se realiza contra temporada de las principales regiones del mundo, es decir, entre los meses de octubre y abril”, describe. “Por otro, la oferta de recorridos únicos, ya sea los que permiten visitar la Patagonia y la Antártida, como el circuito Brasil, Uruguay y Argentina. Esto hace que el turismo de cruceros en la región resulte atractivo tanto para las empresas –por la posibilidad de ampliar la temporada de actividad de sus buques– como para los potenciales viajeros”, añade Delfino.

Para la Argentina, esta es una industria casi toda receptiva, es decir, le damos la bienvenida a los turistas que pronto copan las calles de las ciudades en las que desembarcan. Por eso, se calcula que el gasto diario estimado por turista de crucero es de US$90,6, que implica un 15% más de lo que gasta el turista internacional promedio en la ciudad.

Por su parte, Joselevich, asegura que el número de gastos por parte de estos turistas es aún mayor, rondando los 120 dólares. “Además hay que considerar el gasto hecho por la tripulación, considerando que un barco como los de Costa tiene, en promedio, 1000 empleados que también desembarcan y realizan gastos personales o de ropa y entretenimiento. Y, finalmente, el gasto generado por el barco mismo, es decir, los servicios portuarios por concepto de manejo de pasajeros, operación portuaria y el pago de tasas portuarias. Todo este consumo genera un derrame muy positivo en la economía local”.

El 70% de los turistas que arriban a CABA en cruceros son extranjeros, la mayoría proveniente de Brasil, que con el 46% de ese total es el principal emisor de estos viajeros hacia Argentina, seguido de Estados Unidos y Canadá (23%) y Europa (17%).

Más turistas, más dólares

“El balance que realizamos demuestra un buen signo de reactivación del turismo en sus diferentes áreas. La llegada de cruceros impacta positivamente en los sectores gastronómicos, hoteleros, de espectáculos y cultural, los servicios de excursiones, los servicios de transportes y el turismo de compras de artesanías y en general”, enumera Delfino.

Además, resalta el presidente del Entur, hay otras industrias no directamente vinculadas al turismo, como los prestadores de servicios de puerto, abastecimiento y practicaje al buque entre otros, que también se ven favorecidos.

Con los buques en el horizonte, las sonrisas se amplían entre quienes se dedican al turismo. Es que el segmento de los viajeros que llegan en cruceros es importante para la economía de la ciudad porque por un lado desestacionaliza la demanda. A esto se suma un perfil de turista gastador, cuando otros segmentos como el de negocios (MICE) están en su temporada baja.

“Otra ventaja es que se diversifica la oferta turística de la ciudad y por lo tanto amplía la posibilidad de captación de turistas que de otra manera no vendrían a visitar la ciudad. Todo esto aporta a sostener los niveles de empleo en la industria turística”, resalta Delfino.

En el puerto de la ciudad ya atracó el National Geofraphic Endurance, que venía de Islandia con un centenar de viajeros y ya partió hacia Montevideo. Mientras tanto, se espera la llegada del Sea Spirit, que llegará desde Cabo Verde, también con 100 pasajeros y seguirá su itinerario por Ushuaia.

En materia de costos, un viaje a la Antártida hoy ronda los US$3249, más propinas, en una cabina para dos personas. “Muchos extranjeros llegan a la Argentina para abordar estos cruceros, y son barcos que se completan en un 80 a 90% con pasajeros de americanos, canadienses y japoneses, entre otras nacionalidades. Hay que tener en cuenta que estos turistas, por lo general, se quedan en el país unos días previos y posteriores a los de navegación”, explica Salgueiro.

Joaquín Salgueiro, director comercial de Organfur, representante de diversas compañías de cruceros como Samara y Celebrity Cruises, asegura que también viene creciendo la demanda de itinerarios que incluyan la Antártida, las islas Malvinas, Puerto Madryn y Ushuaia. “Lo bueno de los cruceros que van al continente blanco es que salen y vuelven a Buenos Aires”, indica el ejecutivo.

Desde la Dirección Provincial de Puertos de Tierra del Fuego (DDP) resaltan que “los pasajeros que descienden durante unas horas en la ciudad del “fin del mundo” son en su mayoría europeos o estadounidenses, y ocasionan un gran flujo de movimiento de personas en la zona céntrica, lo que reactiva la actividad comercial y gastronómica”.

“Además, el perfil de los visitantes difiere del que existe durante la temporada de invierno: no son argentinos en busca de actividades de nieve sino extranjeros atraídos por las bellezas naturales pero también por la conveniencia del tipo de cambio de su moneda. Los turistas recorren en gran medida el centro de la capital fueguina aunque también aprovechan para realizar excursiones al Parque Nacional Tierra del Fuego”, añaden desde la DDP.

Temporada 2022 – 2023

Costa Cruceros tiene previstas para esta temporada 27 escalas en el Puerto Buenos Aires. La primera será el 9 de diciembre y se extenderán hasta el 26 de marzo del año próximo.

“Reforzamos nuestro compromiso con el mercado argentino, con altos índices de reservas similares a los registrados en el período prepandémico, configurando la temporada más larga de nuestra historia en la región”, dice Joselevich.

Y agrega: “la temporada de cruceros genera un impacto positivo en todo el sector de viajes en general, por cuanto tiene incidencia en la industria del entretenimiento y del ocio y también en la hotelera, gastronómica, transporte y por supuesto en los tour-operadores que comercializan todos los servicios asociados a esta actividad”.

A esto hay que agregar que MSC Cruceros tendrá 7 barcos destinados a la temporada en Sudamérica con una variada oferta de destinos y duración de 3 a 9 noches. Tanto es el resurgir de la industria, que en octubre la empresa tuvo su récord histórico con 400.000 reservas.

Desde la industria anticipan que se está trabajando para poder bajar las tasas portuarias y que eso atraiga más barcos y que permita ampliar aún más la oferta.

En conclusión, el presidente del Entur sostiene que el incremento por encima de los números de la prepandemia “demuestra un buen signo de reactivación del turismo en sus diferentes áreas”.