La Cruz Roja insta a reanudar la ayuda a los afganos gobernados por talibanes

·2  min de lectura

Por Emma Farge

GINEBRA, 15 ago (Reuters) - La Cruz Roja hizo un llamamiento el lunes a los Estados y a los donantes para que dejen de lado sus objeciones políticas a los talibanes y reanuden los flujos de ayuda a las instituciones estatales de Afganistán para aliviar una situación humanitaria "insoportable" en ese país.

Los islamistas talibanes cumplieron el lunes un año en el poder con celebraciones a pequeña escala, mientras el país lucha contra el aumento de la pobreza, la sequía y la desnutrición, que han hecho que más de la mitad de su población, de unos 40 millones de personas, dependa de la ayuda humanitaria para sobrevivir.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) es uno de los actores que prestan ayuda después de que los donantes interrumpieron bruscamente la financiación en respuesta a la toma del poder por los talibanes, en medio de la preocupación por el respeto de los derechos de las mujeres por parte de los nuevos gobernantes y el temor a incumplir las sanciones.

Pero el director general del CICR, Robert Mardini, dijo a Reuters que este recorte no era sostenible.

"Las organizaciones humanitarias por sí solas no pueden sustituir a las instituciones públicas de un país de 40 millones de personas", dijo. "Nuestro mensaje clave es realmente pedir a los Estados y a las agencias de desarrollo que vuelvan a Afganistán y continúen con su apoyo a los afganos que ya se enfrentan hoy a una situación insoportable".

Para paliar el déficit de financiación, el CICR está prestando apoyo a unos 33 hospitales para que sigan funcionando, pagando los sueldos del personal e incluso suministrando combustible para las ambulancias y proporcionando la comida para los pacientes.

La situación económica es tan mala en el país que muchos residentes urbanos están recurriendo a la venta de objetos personales en la calle y a la mendicidad en las colas de pan para sobrevivir, dijo Mardini.

Al preguntársele qué ocurriría si los donantes no hacen caso al llamamiento para reanudar la ayuda, dijo que es posible que se produzca una vuelta al conflicto tras un periodo de relativa estabilidad desde la salida de las fuerzas extranjeras lideradas por Estados Unidos.

"Esta es una receta para el fracaso; es una receta para más tensión entre las comunidades; y también es, por nuestra experiencia en el CICR, una receta para más conflictos", dijo.

(Reporte de Emma Farge. Editado en Español por Ricardo Figueroa)