¿La experiencia más humillante en el metro? Los tuiteros mexicanos cuentan sus experiencias

¿Quién no ha tenido alguna vez una situación embarazosa en un transporte público? Una caída, un pie donde no debía ir, un codazo imprevisto en las costillas, ganas imperiosas de ir al baño, quedarse atorado al cerrarse las puertas. Casi que podría decirse que viajar en Metro es una aventura diaria.

Por todo lo dicho anteriormente, una reciente publicación de Twitter se ha convertido en furor en pocas horas. Un usuario mexicano, conocido como Timothée CHALEmet., preguntó a sus seguidores cuál había sido su experiencia más humillante en el Metro. Las redes no se demoraron en contestar y los comentarios alcanzaron las cuatro cifras en poco tiempo.

Un usuario de Twitter publicó esta pregunta. Las respuestas no tardaron en llegar. Foto: Twitter.com/yaooisawannabe

Los comentarios de los usuarios son de lo más curiosos y divertidos, además, las situaciones mencionadas son de toda índole, desde momentos realmente difíciles donde sus vidas corrieron peligro hasta recuerdos muy graciosos dignos de una comedia.

Incluso, el mismísimo autor de la publicación contó su experiencia personal cuando uno de sus pies quedó atorado entre las puertas del vagón y tuvo que ser socorrido por dos valientes ancianas. La sinceridad con la que se expresó Thimotée seguramente colaboró con que los demás soltaran sus anécdotas sin tapujos.

Te puede interesar: ¿Con ‘g’ o ‘j’? La respuesta genial de la RAE a una pregunta de doble sentido

Algunos usuarios redoblaron la apuesta y contaron anécdotas donde otros pasajeros fueron los problemáticos en el Metro. Fue así como aparecieron en el hilo situaciones escatológicas variadas e incidentes donde tuvieron que intervenir la autoridades para recuperar el control del transporte público.

A través de este tuit, muchas personas se han atrevido a contar sus momentos más humillantes en el transporte público. Y no se han limitado solo a situaciones en el Metro de la Ciudad de México, sino que también han mencionado el transporte subterráneo de otras ciudades mexicanas y los buses corrientes.

Incluso, se han sumado personas de otros países con relatos igual de cómicos y embarazosos que los vividos en territorio azteca. Al parecer, pasar vergüenza en el Metro es una práctica universal.

@laraenlatierra