Cuatro se lleva las críticas que Netflix no recibió en su día por aprovecharse de una tragedia

·5  min de lectura

Cuando hay un acontecimiento de actualidad importante y la gente tiene especial interés hacia el tema en cuestión es habitual que los medios de comunicación le den un considerable foco de atención. No solo por ejercer su labor como difundidores de la información, sino para nutrirse de la enorme audiencia y visitas que un tema en boca de todo el mundo llega a aportar. Así ha vuelto ha ocurrir con la erupción del volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma, que más allá de la cobertura informativa que hemos visto en televisiones, periódicos o internet, se ha traducido en que cadenas como Cuatro hayan querido aprovechar la tragedia para emitir películas con temática volcánica

Y la decisión no ha estado para nada exenta de críticas.

Carteles promocionales de Un pueblo llamado Dante's Peak y Alerta roja
Carteles promocionales de Un pueblo llamado Dante's Peak y Alerta roja

Así ocurrió el pasado sábado 25 de septiembre, cuando la cadena de Mediaset programó para la sobremesa de la tarde Un pueblo llamado Dante's Peak y Alerta Roja, dos cintas de catástrofes que giran en torno a la erupción de un volcán. La primera de ellas es bien conocida por todos, se trata del título protagonizado por Pierce Brosnan y Linda Hamilton en 1996 sobre un pequeño pueblo rural del noroeste de Estados Unidos que ve cómo un volcán que llevaba años inactivo desata el caos en la localidad. En el caso de Alerta Roja, título más reciente y no tan presente en el imaginario colectivo, hablamos de una película coreana estrenada en 2019 sobre un equipo de fuerzas especiales que trata de evitar que un volcán erupcione y destruya toda la península de Corea.

Su emisión no ha pasado desapercibida por nadie, puesto que echando un vistazo a redes sociales como Twitter se puede observar cómo son muchos los usuarios que han criticado esta decisión de Cuatro. “Que hoy, con lo que está sucediendo en la La Palma, a Cuatro le de por poner en la tarde, Dante's Peak y Alerta Roja, dos películas de volcanes y catástrofes, me parece realmente nauseabundo. Ya bastante están sufriendo con la realidad, como para además, alimentar con ficción” o “Mediaset demostrando una vez más que no tiene sensibilidad alguna y se aprovecha de momentos delicados”, son algunos de los comentarios que se podían leer por la red del pájaro azul.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un vídeo de Twitter no disponible por tus preferencias de privacidad

Las críticas al canal de Mediaset son más que entendibles, porque como bien señalan, da la sensación de que han aprovechado la actualidad informativa para obtener beneficio en cuotas de audiencia. Sin embargo, por poco ético que pueda parecer, el tener en cuenta un acontecimiento de gran relevancia social para programar y seleccionar contenidos es una estrategia habitual en cadenas de televisión, medios y plataformas. Y no parece que se tenga el mismo ojo crítico para los que se ciñen a este método de programación fuera de los canales habituales, como bien ocurre con las plataformas streaming.

Por ejemplo, en el inicio de la pandemia de COVID-19 se desató un ferviente interés en ver una película como Contagio, el film dirigido en 2011 por Steven Soderbergh y protagonizado por estrellas como Matt Damon o Kate Winslet sobre la propagación de un virus mortal. Lejos de plantearse si era ético el incluir en sus contenidos una película sobre una pandemia mundial en medio de una pandemia real que ha dejado millones de muertos en todo el mundo, plataformas como Netflix se lanzaron de cabeza a incluirla en su catálogo. Y prácticamente nadie se echó a la cabeza del servicio de streaming.

Es más, en aquella ocasión, el tema de conversación giró más en torno a esa predisposición de las personas de ver estos contenidos relacionados con tragedias actuales que en señalar a aquellos que optan por programarlos. Y es lógico, porque si se programa, es porque se percibe un interés del público a prestarse a verlo, es decir, una oportunidad de negocio. Sin embargo, mientras que prácticamente nadie criticó a Netflix por no valorar la falta de ética de esta decisión, Cuatro ahora se lleva toda una oleada de críticas por hacer exactamente lo mismo. Bien es cierto que como cadena de televisión debe hacer frente a otros objetivos, pero en cuanto a la programación de contenidos de entretenimiento su funcionamiento es similar al de una plataforma de streaming.

Tampoco hubo un tsunami de críticas cuando este mismo año llegó a los cines Inmune, la cinta producida por Michael Bay inspirada en la pandemia actual pero trasladándonos a 2024 con la Covid-19 mutada hasta convertirse en Covid-23. 

Así, a la hora de lanzar críticas, tal vez haya que pararse a valorar más detenidamente otros aspectos, como nuestra propia predisposición de ver estas películas en un momento en el que muchas personas sufren por lo relativo a su misma temática. Y tener el mismo ojo para cuando lo hace una plataforma de streaming que una cadena de televisión.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.