Cuentas en dólares no declaradas: así intercambiarán información tributaria Argentina y EE.UU.

El acuerdo de intercambio de información tributaria (IGA) que se firmará en los próximos días con Estados Unidos, prevé la inclusión de beneficiarios de sociedades inscriptas en el país del Norte y de personas físicas que, al no tener declaradas esas cuentas en la Argentina, serán investigadas por la AFIP.

Así lo admitien desde el organismo recaudador, desde donde aseguran que en el intercambio de información tributaria "se reciben los datos de todos, incluso de quienes integran las sociedades".

Si bien muchos contribuyentes con algún tipo de irregularidad seguramente van a rectificar sus declaraciones juradas, estiman que -a priori-, los argentinos tienen u$s100.000 millones en cuentas estadounidenses.

Sobre ese total, y en función de las actuaciones que corresponden hacer cuando se detectan maniobras evasivas o elusivas, se estima que por este concepto habría un piso recaudatorio de u$s1.000 anuales.

Desde la entidad sostienen que quien no tenga la cuenta declarada estará en problemas, aunque también se aclara que la potencia de este acuerdo será hacia adelante, una vez que entre en vigencia durante el 2023.

"Vamos a recibir toda la información y para eso la AFIP pondrá en marcha un sistema de seguridad a la altura de los más confiables del mundo. No queremos que suceda lo que vimos en el anterior gobierno, que presentó un blanqueo exitoso y luego se empezaron a filtrar datos por todos lados", subrayaran.

El acuerdo de intercambio de información tributaria (IGA) se firmará en los próximos días con Estados Unidos

La puesta en marcha del acuerdo será luego el disparador de la discusión en el Congreso de un nuevo proyecto de ley de blanqueo de capitales, para que las personas físicas o beneficiarios finales de sociedades tengan la alternativa de repatriar esos fondos no declarados ante el fisco argentino.

Cómo será el acuerdo automático entre EE.UU. y Argentina

En 2010, los Estados Unidos promulgó la Ley sobre el Cumplimiento Fiscal relativa a Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus siglas en inglés), como una medida unilateral por la que los bancos en el extranjero que tengan cuentas de norteamericanos deben informar a la autoridad tributaria de ese país (IRS).

No informar implica para los bancos una penalidad que consiste en la retención del 30% de todos los pagos que reciban los bancos en cuentas de sus sucursales en los Estados Unidos, explicó Cecilia Goldemberg, de Andersen Argentina. Por este motivo, las entidades decidieron informar al IRS.

Ante esta situación de hecho, muchos países comenzaron a pedir celebrar acuerdos por los que se comprometen a asegurar la aplicación de todas las cláusulas de FATCA en sus territorios, a cambio de reciprocidad, indicó.

Esos acuerdos bilaterales IGA (Intergubernamental Agreements) adoptaron dos modelos, uno a requerimiento y otro automático. El primero es el que está en vigor desde 2016 entre Estados Unidos y la Argentina, año en que se lanzó el último blanqueo importante.

Con este modelo de IGA, la información de cuentas de argentinos en los Estados Unidos no fluye hoy muy ágilmente por todos los requisitos que exige el IRS para cumplir con los requerimientos, sostuvo César Litvin, del estudio Lisicki, Litvin & Asociados.

Massa busca un acuerdo automático de intercambio de información con EEUU
Massa busca un acuerdo automático de intercambio de información con EEUU

Massa busca un acuerdo automático de intercambio de información con EEUU

Entre esos requisitos del IRS para la AFIP están identificación, dónde está la cuenta, motivo, demostrar que el organismo argentino agotó todos los caminos para conseguir la información. Se hace trabajar a una administración tributaria extranjera gratis, enfatizó.

Mariano Ghirardotti, del estudio Ghirardotti & Ghirardotti, advirtió que el acuerdo IGA vigente nunca había estado operativo, hasta que recientemente la AFIP hizo algunos requerimientos al IRS en el marco de las fiscalizaciones por el aporte extraordinario.

En cambio, el IGA automático que se anunciará permitirá que el IRS envíe en forma periódica, como lo hacen los otros países en el marco de las OCDE, información sobre los intereses cobrados y los dividendos percibidos en entidades de los EEUU por ciudadanos argentinos, afirmó Goldemberg.

"Aunque la información que dará por este acuerdo con Estados Unidos es bastante restringida, será útil a la AFIP en sus fiscalizaciones y constataciones en la Argentina", consideró.

¿Será inmediata la implementación del nuevo acuerdo con EE.UU.?

Aunque el nuevo acuerdo para intercambio automático de información sobre cuentas bancarias se firme pronto, su puesta en marcha debe pasar por varios pasos ante de entrar en vigor.

Los Estados Unidos exigirán una prueba de seguridad informática a la AFIP
Los Estados Unidos exigirán una prueba de seguridad informática a la AFIP

Los Estados Unidos exigirán una prueba de seguridad informática a la AFIP

Como todos los acuerdos bilaterales con otros países, exige el intercambio de notas entre las cancillerías y otros trámites, lo que puede llevar a que recién esté listo desde este punto de vista en los primeros meses de 2023. No obstante, se espera que empiece a regir desde el 1º de enero de 2023, pero recién a fines de septiembre del año que viene, Estados Unidos empezaría a enviar detalles sobre las cuentas no declaradas de argentinos.

Pero, además, Goldembarg advirtió que los Estados Unidos exigirán que la AFIP pase por una prueba de seguridad informática, antes de lo cual el nuevo IGA no va a entrar en efecto.

Para Magadan, hay voluntad política para firmar el acuerdo, pero el esfuerzo lo va a tener que poner Argentina. Deberán hacerse los deberes para poner en vigor el acuerdo.

Y precisó que los principios básicos de la firma de un acuerdo bilateral automático con los EEUU son los siguientes:

  • Protección de datos

  • Secreto en el manejo de la información

Litvin dijo que, para firmar el acuerdo, EEUU exige estándares de seguridad informática muy rigurosos que en Argentina son una asignatura pendiente, con fuerte control de, ciberdelito, ver cómo se resguarda la estructura de la base de datos de la AFIP y que no hay fugas de información sensible.