Sin dólares y entre quejas de empresarios, Massa busca cómo sostener importaciones y cuidar las reservas

·5  min de lectura

Por sexta jornada consecutiva, el Banco Central logró anotar compras en el mercado oficial de cambios: ayer fueron u$s20 millones, con lo que totaliza una adquisición de unos u$s140 millones en esas seis jornadas. La autoridad monetaria aún no llega a revertir el signo negativo que traía en este mes de agosto.

El balance parcial -cuando aún quedan casi dos semanas de este mes- muestra ventas netas por unos u$s668 millones.

¿Cambio de tendencia o un oasis en el desierto? Sergio Massa fue crudo ayer, jueves, cuando se encontró con algunos de los principales empresarios del país en el Consejo de las Américas: "Vamos a pelear para darles todos los dólares que necesiten a quienes producen, quienes cuidan la salud, quienes necesitan importar servicios o tecnología para garantizar el crecimiento y el desarrollo de la Argentina, y también vamos a tener un mecanismo de dureza con aquellos que quisieron hacer la típica avivada de ver cómo afanaban reservas al Banco Central".

Importaciones: una cuenta (de dólares) que no cierra

Según los datos que maneja el flamante ministro de Economía, este mes cerrará con importaciones levemente por debajo de las de julio.

Un informe que le prepararon en el equipo económico da cuenta de que agosto cerrará con compras por unos u$s7.900 millones, contra u$s8.156 millones de julio y contra el récord de u$s8.547 millones de junio.

El registro oficial señala que las importaciones de energía registraron una caída en relación a julio. Terminarán pagándose alrededor de u$s1.600 millones este mes contra los u$s2.400 millones de julio.

Las reservas del BCRA, golpeadas por los gastos de importación de energía.
Las reservas del BCRA, golpeadas por los gastos de importación de energía.

Las reservas del BCRA, golpeadas por los gastos de importación de energía.

La cuenta aún no cierra. En el equipo económico esperan que los pagos de energía caigan a unos u$s900 millones recién en septiembre. Ni Massa ni Miguel Pesce, titular del Banco Central, sostienen que ese alivio sea el remedio que sane las cuentas de las reservas. Por eso mismo, en las próximas horas esperan cerrar un acuerdo con las cerealeras y con la "mesa de enlace" para acercar más dólares a la ventanilla del Central.

La queja de los empresarios por los dólares

Pese a las importaciones en niveles récord, en las reuniones entre empresarios, la queja se hace escuchar. Las trabas a los pagos de las importaciones están a la orden del día. Por eso mismo, el propio Massa tomó la cuestión en sus manos y promete medidas duras para los "especuladores".

Ayer mismo, en el Council of the Americas, volvió sobre el tema. Dijo que ya elevó denuncias ante tribunales estadounidenses contra empresarios que hacen triangulaciones para quedarse con los dólares baratos del Banco Central.

"Hemos cambiado el mecanismo de SIMIS. Desde que se aprueba va a tener fecha cierta de pago y trazabilidad: Aduana, Banco Central, Secretaría de Industria y de Comercio. Lo vamos a hacer dialogando con los sectores para que prioricemos y sean máquinas, insumos, medicamentos y bienes y servicios que tengan que ver con nuestro crecimiento y consumo", prometió el ministro.

Mientras tanto, los ejecutivos protestan porque, por un lado, recibieron el "ok" del Gobierno para traer la mercadería pero no les dejan pagarla.

Empresarios del sector automotor aseguran que no disponen de partes ni de repuestos para producir.

Las empresas reclaman dólares y asoman complicaciones para la actividad económica.
Las empresas reclaman dólares y asoman complicaciones para la actividad económica.

Las empresas reclaman dólares y asoman complicaciones para la actividad económica.

El temido freno a la actividad por falta de dólares

En las últimas horas, distintas empresas decidieron suspender a los trabajadores porque -aseguran- no tienen insumos para producir. La fábrica de zapatillas Dass, de la provincia de Misiones, despidió a 96 trabajadores argumentando falta de insumos por las trabas a las importaciones.

Dass es dueña de dos plantas: la de Eldorado, que fabrica calzado deportivo para las marcas Nike, Fila, Umbro y Asics; y la de Coronel Suárez, que produce para Adidas y Fila.

Una de las compañías alimenticias más conocidas en el mercado también lanzó su advertencia. "La marca Dánica, que produce margarinas para la industria de la panificación, para usos hogareños y aderezos, suspenderá la producción de sus plantas a partir del 31 de agosto debido a la falta de insumos importados indispensables para la elaboración", comunicaron los directivos.

Se trata de la principal marca de margarina de la Argentina.

Qué dice el informe oficial sobre las importaciones récord

En el informe que circuló en las últimas horas en el equipo económico dice que detrás de las compras de combustibles y lubricantes, los sectores que más requirieron importaciones fueron el sector químico y el plástico (u$s1.172 millones) y el sector automotor (u$s1.099 millones).

El reporte concluye que "los datos de julio muestran un incremento de ese financiamiento hasta u$s4.300 millones. De esa manera, se confirmó el ritmo de expansión del crédito a la importación que se observó en los meses previos, garantizando el flujo de divisas para sostener la compra de insumos para la actividad. Los bancos estatales, liderados por el Banco de Inversión y Comercio Exterior, están agilizando el acceso a estas líneas de financiamiento".

Dólares del campo: se impone una negociación con las cerealeras.
Dólares del campo: se impone una negociación con las cerealeras.

Dólares del campo: se impone una negociación con las cerealeras.

Por otra parte, según le prometió Miguel Pesce a Alberto Fernández, los pagos de energía se irán apaciguando con el correr de las semanas. Del actual pico se pasaría a un volumen menor para dentro de un mes. Para septiembre y octubre, los pagos de energía deberían estar más cerca de los u$s1.000 millones mensuales.

Para tener un pasaje seguro desde ahora hasta ese momento, el Gobierno intentará acrecentar el caudal de billetes verdes que llegan al Banco Central. Por eso se prevé una urgente negociación con las cerealeras.

Está claro que ya no queda margen para lo que hizo Guzmán antes de salir eyectado del Gobierno: el exministro bloqueó todas las importaciones del país, lo que le permitió al Banco Central acaparar u$s1.500 millones en cuatro días.

Esa medida extrema tuvo costos que aún se están pagando: sin la entrada de las importaciones, los empresarios se volvieron más celosos de sus stocks, a los que cuidan tanto como a los dólares. El costo de la incertidumbre, aunque intangible, también se paga con más inflación.