Declaran culpable a hombre que le disparó con un rifle AK-47 a una pareja que paseaba a un perro

·3  min de lectura

Un hombre fue declarado culpable de matar a una mujer y herir gravemente a su novio hace más de dos años luego de una disputa porque su perro defecó afuera del departamento del hombre.

Un jurado de Denver, Colorado, halló a Michael Close culpable de dos cargos de asesinato en primer grado, dos cargos de intento de asesinato en primer grado y dos cargos de agresión en primer grado, luego de la muerte de Isabella Thallas, informó 9News.

La sentencia de Close está programada para el 4 de noviembre, cuando enfrentará una sentencia obligatoria de cadena perpetua, según The Denver Post. El hombre de 38 años se declaró inocente por demencia tras el fatal incidente del 10 de junio de 2020.

El tiroteo tuvo lugar en el distrito Ballpark en el centro de Denver cuando Close usó un rifle AK-47 para dispararle a Thallas, quien acababa de cumplir 21 años. Las más de veinte balas que salieron a través de la ventana del departamento también estaban dirigidas a su novio Darian Simon, según 9Noticias.

Simon recibió dos impactos, informó The Denver Post. Si bien pudo huir de la escena antes de colapsar, Thallas recibió un disparo en la espalda y murió de inmediato.

El equipo legal de Close argumentó que él estaba psicótico en el momento del ataque, pero el jurado halló que estaba consciente de sus acciones cuando disparó contra la pareja luego de que, según los informes, instaron a su mascota a defecar afuera de su departamento.

Isabella Thallas fue asesinada mientras paseaba a su perro con su novio (Isabella Thomas)
Isabella Thallas fue asesinada mientras paseaba a su perro con su novio (Isabella Thomas)

Ana Thallas, cuya hija fue asesinada, dijo a los periodistas que “hemos estado esperando dos años y medio para este día y lo que ocurrió ahí dentro pasó... casi tan rápido como la matanza de mi hija”.

“Nuestras vidas cambiaron para siempre”, dijo.

La defensora pública adjunta Sonja Prins argumentó que Close tuvo un colapso mental antes del asesinato, y aludió a sus experiencias infantiles de trauma y maltrato. También mencionó una serie de pérdidas de trabajo, una ruptura amorosa y la pandemia que afectaron negativamente su estado mental en el verano de 2020.

Los fiscales argumentaron que Close estaba cuerdo en el momento del tiroteo. Primero le gritó a la pareja desde su ventana cuando le dijeron a su perro “ve al baño”, según The Denver Post.

Los fiscales dijeron que el asesinato fue una “misión motivada por la ira para hacerse respetar” y que la pareja no sabía que estaban afuera del departamento de Close cuando instaron a su mascota a ir al baño.

“¿Van a gritarle a ese perro o lo van a entrenar?”, Close le gritó a la pareja, dijeron los fiscales según 9News.

“Ocúpese de sus propios asuntos, Rocko es un buen perro”, respondió Simon, lo que provocó que Close tomara su arma, dijeron los fiscales. Tomó un rifle AK-47 que había obtenido gracias a un amigo que trabajaba como sargento de policía y comenzó a disparar cuando regresó a la ventana.

La exnovia de Close testificó ante el tribunal que después del tiroteo, él la llamó y le dijo que “acababa de matar a dos personas”.

Salió de su casa y condujo hacia las montañas con el rifle y una pistola. Fue detenido más tarde esa misma noche yendo por la autopista 285 en el condado de Jefferson.

El padre de Thallas, Joshua Thallas, dijo a la prensa que “no hay justicia en esto”.

“Hay tantas pérdidas por todas partes. Nuestra familia, obviamente, los amigos de Bella perdieron, la comunidad perdió, incluso la familia de Close perdió hoy debido a sus malas decisiones”, agregó Thallas, según The Denver Post.