Deja de desayunar tostadas (con mantequilla) o acabarás como el Jorobado de Notre Dame

Dime qué comes y te diré si acabarás jorobado y con dolor de huesos

Si vas a tomar tostadas: evita el pan blanco, que se te quemen, no les pongas mantequilla ni aceite de palma. (Foto: Pixabay)

Investigadores de la Universidad de Southern Queensland (Australia) han hallado que un alto consumo de ácidos grasos saturados y carbohidratos pueden acabar debilitando el cartílago de las articulaciones y aumentar el riesgo de artrosis, fundamentalmente, en cadera y rodilla.

Los investigadores estudiaron los efectos en las articulaciones de las dietas ricas en carbohidratos y en una variedad de ácidos grasos saturados que se encuentran en alimentos como la mantequilla, el aceite de coco o de palma y la grasa animal.

“Nuestros hallazgos sugieren que no es el desgaste sino la dieta la que tiene mucho que ver con la aparición de la artrosis”, reconoció el profesor Yin Xiao, que ha dirigido el estudio, publicado en el último número la revista ‘ Scientific Reports’.

Haz la prueba. Si te duelen las manos al abrir los botes, ve al médico. (Foto: Getty)

La función principal del cartílago es sellar los extremos del hueso en las articulaciones y absorber la presión sobre los huesos durante el movimiento, como al caminar. Y, según detalló el expertos, u na dieta con carbohidratos sencillos y grasas saturadas al 20 por ciento fue ya suficiente para provocar cambios en la rodilla.

 

“Los depósitos de ácidos grasos saturados en el cartílago cambian su metabolismo y lo debilitan, haciéndolo más propenso a dañarse, lo que a su vez provoca dolor artrósico por la pérdida del efecto amortiguador del cartílago“, explicó. Además, en el estudio también observaron cambios en la parte del hueso situada bajo el cartílago cuando la dieta seguida tenía un alto contenido de grasas saturadas.

Sin embargo, en su investigación también evaluaron los efectos del ácido láurico o dodecanoico, que se encuentra en el aceite de coco, y cuando se reemplazó la grasa de la carne en la dieta con este compuesto vieron un menor deterioro del cartílago y del síndrome metabólico, por lo que parece tener un efecto protector, añade Sunder Sekar, coautor del estudio.

Si practicas deporte hazlo con precaución; hay actividades con un impacto directo (y grave) en las articulaciones. (Foto: Getty)

 “ Probamos una variedad de grasas saturadas y encontramos que el uso a largo plazo de grasa animal, mantequilla y aceite de palma podría debilitar el cartílago”, según este experto, que luego aclara que determinadas modificaciones en la dieta pueden revertir este efecto.

Para saber si deberías empezar o no a cambiar tus hábitos alimentarios, observa si sufres alguno de estos  cinco síntomas principales que nos advierten que debemos acudir al médico para que nos diagnostique una posible artrosis:

 

Señal 1: Dolor en la articulación

Si al realizar acciones cotidianas de forma mecánica como levantarte de la cama, abrir el bote de mermelada o caminar sientes dolor, algo pasa. Estas acciones comportan el movimiento de distintas articulaciones rodillas, manos o caderas, por lo que el dolor se hace presente. Este es el principal síntoma de la artrosis. Y es que al mover las articulaciones el cuerpo te está avisando de que algo no funciona como debería, y lo hace causando dolor.

Señal 2: Rigidez 

Otra de las características de la artrosis es la rigidez que puedes sentir en diferentes miembros del cuerpo al despertarte o después de haber estado sentado durante un largo periodo de tiempo.

Los pies son los grandes olvidados. Usa un calzado adecuado y haz ejercicios específicos si estás mucho tiempo sentado. (Foto: Getty)

Señal 3: Entumecimiento o hinchazón

Esta enfermedad va ligada a un proceso inflamatorio que se puede apreciar en rodillas (con esas ‘mollitas’), en manos (dedos hinchados) o en cualquier otra articulación afectada, llegando a entumecerse la zona y ocasionando molestias.

Señal 4: El crujido

Las articulaciones son estructuras que permiten la conexión entre dos extremos de huesos. Cuando estas articulaciones están dañadas, es posible que se tenga una sensación de roce, o incluso un crujido doloroso al realizar ciertos movimientos.

La artrosis de cadera no tiene que ver con la edad. Deja que un especialista analice el motivo de esas molestias. (Foto: Getty)

Señal 5: Molestias en manos, pies, rodillas y caderas

Casi todas las molestias suelen localizarse normalmente en las articulaciones de las manos, los pies, las rodillas y las caderas. Si te pasa a menudo tienes que ir al médico.

Además es importante tener en cuenta que, si bien el dolor es el principal síntoma de la artrosis, no aparece siempre. La artrosis es una enfermedad crónica que alterna períodos sin dolor en los que podrás desarrollar una actividad diaria normal (acorde a tu edad y condiciones físicas) con brotes de dolor articular.

También te puede interesar:

¿Es normal este dolor de cuello o tengo un esguince cervical grave?

Deja de tomar esto, además de adelgazar (sin esfuerzo), evitarás muchas enfermedades crónicas