Anuncios

Denuncian que Neuralink, de Elon Musk, podría haber transportado patógenos ilegalmente

El logo de Neuralink y la foto de Elon Musk

Por Rachael Levy

9 feb (Reuters) - Una organización para el bienestar de los animales dijo que planea pedir el jueves a una agencia oficial estadounidense que investigue a Neuralink, la empresa de implantes cerebrales de Elon Musk, por unos registros que, sostiene, muestran un movimiento potencialmente ilegal de patógenos peligrosos.

El Comité de Médicos para la Medicina Responsable (PCRM, por sus siglas en inglés) dijo en una carta al Departamento de Transporte de EEUU, compartida con Reuters, que ha obtenido correos electrónicos y otros documentos según los que se utilizó embalaje poco seguro y se transportaron implantes extraídos de los cerebros de los monos. Estos implantes pueden haber sido portadores de enfermedades infecciosas, lo que infringe la legislación federal, afirma el PCRM.

Según la carta, los registros obtenidos por el grupo muestran casos de patógenos, como estafilococos resistentes a los antibióticos y el virus del herpes B, que pueden haber sido transportados sin las medidas de contención adecuadas.

La carta del PCRM se suma al escrutinio al que se enfrenta Neuralink, que está desarrollando un implante cerebral con el que espera ayudar a los paralíticos a volver a caminar y curar otras dolencias neurológicas.

En diciembre, Reuters informó que Neuralink había sido objeto de una investigación federal por posibles violaciones del bienestar de los animales y porque algunos de sus empleados habían presentado quejas internas por la precipitación de los experimentos, que causaban sufrimientos innecesarios y muertes.

Los incidentes que implicaron posibles infracciones de las regulaciones sobre transporte de materiales peligrosos ocurrieron en 2019, cuando Neuralink eligió a la Universidad de California en Davis para ayudar a llevar a cabo sus experimentos con primates, según los documentos citados por PCRM.

Si bien la asociación de Neuralink con la UC Davis finalizó en 2020, PCRM dijo que la compañía continúa empleando al neurocirujano que supervisó los experimentos y otro personal involucrado también puede seguir empleado.

Reuters revisó los registros de la UC Davis citados por PCRM en su carta. No está claro si existen otros registros que ofrezcan una versión diferente o más completa de lo sucedido. PCRM obtuvo los registros de la UC Davis a través de solicitudes de información pública. Los mensajes y registros de Neuralink no compartidos con la UC Davis no están sujetos a dichas solicitudes de información.

Los representantes de Neuralink, incluido Musk, y del Departamento de Transporte no respondieron a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de la UC Davis se limitó a decir que la universidad respeta todas las normas de seguridad de laboratorio y de riesgo biológico.

La carta del PCRM afirmaba que los implantes extraídos a los monos contenían agentes patógenos tras una desinfección y un envasado inadecuados. Según el grupo, esos patógenos podrían causar graves problemas de salud en los seres humanos infectados, como infecciones del torrente sanguíneo, neumonía y lesiones cerebrales graves, entre otros problemas.

PCRM, que se opone al uso de animales en la investigación médica, no identificó ningún daño como resultado de estos incidentes, pero dijo que las acciones de Neuralink "pueden plantear un riesgo grave y continuo para la salud pública."

"El historial documentado de la empresa de prácticas de laboratorio descuidadas e inseguras obliga al DOT (Departamento estadounidense de Transporte) a investigar e imponer las multas correspondientes", afirmó el PCRM en la carta.

PCRM dijo que también constató ejemplos en los que empleados de la UC Davis supuestamente instaron a una capacitación inmediata sobre riesgos biológicos para los empleados de Neuralink tras incidentes que habían causado preocupación por una posible contaminación. En una ocasión, en abril de 2019, un empleado de la UC Davis escribió en un correo electrónico que el centro de primates de la universidad está "en riesgo" por "hardware contaminado con monos."

"Esto supone una exposición para cualquier persona que entre en contacto con el hardware extraído y contaminado y estamos montando un gran alboroto sobre esto porque estamos preocupados por la seguridad de las personas", escribió el empleado, cuyo nombre fue redactado de los registros.

El PCRM ya ha expresado en el pasado su preocupación por Neuralink. El año pasado, escribió a las autoridades federales sobre presuntos problemas de bienestar animal durante la colaboración de Neuralink con la UC Davis, basándose en otro conjunto de registros que había obtenido. Un fiscal federal del Distrito Norte de California remitió la queja del PCRM al Inspector General del USDA (Departamento estadounidense de Agricultura y Ganadería), que posteriormente inició la investigación federal sobre Neuralink, según informó Reuters anteriormente.

Durante su asociación con la UC Davis, Neuralink se sintió frustrada por lo que consideraba un ritmo lento de las pruebas con primates, según declararon a Reuters empleados de la empresa antiguos y actuales, y desde entonces ha construido amplias instalaciones internas para la experimentación con animales. Sin embargo, la empresa ha incumplido los plazos fijados por Musk para pasar a los ensayos con humanos. Su presión sobre el personal de Neuralink para que avanzara contribuyó a que algunos experimentos se vieran plagados de errores, según Reuters.

(Reporte de Rachael Levy en Washington, D.C.; editado en español por Flora Gómez)