El deporte y el Covid-19: hacer 20 minutos de ejercicio al día podría prevenir los cuadros graves

·5  min de lectura

Hacer ejercicio es positivo para la salud; de eso hay cientos de pruebas y ya ninguna duda. Sin embargo, ahora se sabe que hacer algún tipo de actividad podría implicar un menor riesgo de sufrir un cuadro grave de coronavirus. Así lo indica un nuevo estudio, hecho en California, Estados Unidos.

La investigación, que contó con 50.000 participantes, descubrió que aquellos que habían sido más activos antes de contrar la enfermedad eran los que tenían menos probabilidades de ser hospitalizados o morir como consecuencia del virus.

El trabajo de hizo antes de que se aplicaran las vacunas

Es importante tener en cuenta que la información se obtuvo antes de que las vacunas estuvieran disponibles. Esto no significa que el ejercicio iguale el efecto de las vacunas, claro que no, pero sí indica que el ejercicio regular puede reducir de manera sustancial las probabilidades de que el cuadro de coronavirus -en caso de contagio- sea grave. Es importante destacar que la gravedad de cuadro también dependerá de otras variables, como las comorbilidades que tenga el paciente, la carga viral, la edad, entre los más importantes.

Desde hace tiempo se sabe que el ejercicio es positivo para la salud, ya no solo para mantener el organismo saludable, sino también para poder enfrentar mejor los virus o bacterias que se puedan contraer y enfermar a la persona. Sin embargo, cuando se habla de coronavirus, hay muchos datos que parecen estar en duda, dado que se trata de un patógeno nuevo que ha demostrado comportarse de manera distinta a otras condiciones respiratorias.

Por eso esto es una novedad: no se daba por sentado que la práctica de ejercicio fuera positiva para poder combatir el cuadro de coronavirus y evitar que se tornara severo.

La práctica de ejercicio puede ayudar a que el cuerpo esté más fuerte frente al coronavirus, en caso de contraerlo
La práctica de ejercicio puede ayudar a que el cuerpo esté más fuerte frente al coronavirus, en caso de contraerlo

La práctica de ejercicio puede ayudar a que el cuerpo esté más fuerte frente al coronavirus, en caso de contraerlo

Más estudios que vinculan el ejercicio con la prevención del Covid-19

En la revista conocida como The International Journal of Obesity, se publicó un estudio que indica que aquellas personas que podían caminar con rapidez, un indicador aceptado de la aptitud aeróbica, tuvieron cuadros de Covid-19 mucho menos severos que quienes caminaban más lentamente. Este patrón se mantuvo incluso cuando quienes caminaban rápido eran pacientes con obesidad, que se constituye como un factor de riesgo frente al coronavirus.

Por su parte, otra investigación similar hecha en Europa, indicó que la salud muscular del cuerpo se constituyó como un indicador de menor riesgo de cuadroa graves de Covid-19.

Sin embargo, estos estudios analizaban medidas indirectas de la aptitud aeróbica o muscular de las personas y no sus hábitos de ejercicio cotidianos, por lo que no pueden decirnos si levantarse y moverse -o quedarse quieto- modifica el cálculo de los riesgos de Covid.

Por eso, en otro estudio que se publicó en la revista British Journal of Sports Medicine, los investigadores y médicos de Kaiser Permanente Southern California, la Universidad de California en San Diego y otras instituciones decidieron comparar la información sobre la frecuencia con la que las personas hacían ejercicio con el hecho de que acabaran hospitalizadas el año pasado a causa del Covid.

El sistema de salud de Kaiser Permanente era idóneo para esta investigación porque, desde 2009, incluye el ejercicio como "signo vital" durante las consultas de los pacientes. En la práctica, esto significa que los médicos y las enfermeras preguntan a los pacientes cuántos días por semana hacen ejercicio, por ejemplo caminando a paso ligero, y durante cuántos minutos lo hacen cada vez, y luego añaden esos datos a la historia clínica del paciente.

Ahora, los investigadores extrajeron los registros anónimos de 48.440 hombres y mujeres adultos que utilizaban el sistema de atención sanitaria de Kaiser, a los que les habían chequeado los hábitos de ejercicio al menos tres veces en los últimos años y en 2020 se les había diagnosticado Covid-19.

Los investigadores agruparon a los hombres y las mujeres según su rutina de ejercicio. El grupo menos activo había hecho ejercicio durante 10 minutos o menos la mayoría de las semanas; el más activo se había ejercitado durante al menos 150 minutos por semana, el equivalente a 20 minutos diarios; y el grupo algo activo se ubicaba en un lugar intermedio.

Los investigadores también recopilaron datos sobre los factores de riesgo conocidos de cada persona para padecer Covid grave, como la edad, el hábito de fumar, el peso y los antecedentes de cáncer, diabetes, trasplantes de órganos, problemas renales y otras enfermedades subyacentes graves.

El estudio indicó que quienes hacen ejercicio tienen menor probabilidades de tener un cuadro grave de Covid-19
El estudio indicó que quienes hacen ejercicio tienen menor probabilidades de tener un cuadro grave de Covid-19

El estudio indicó que quienes hacen ejercicio tienen menor probabilidades de tener un cuadro grave de Covid-19

Los resultados del estudio

Los resultados de la investigación sorprendieron a los expertos.

Aquellas personas menos activas, es decir, que casi nunca hacían ejercicio, debieron ser internadas por Covid-19 en una proporción que duplicaba la de las personas del grupo más activo. A su vez, se pudo cotejar que el grupo menos activo tuvo 2,5 veces más probabilidades de fallecer por este cuadro.

De los demás factores de riesgo comunes de la enfermedad grave, los científicos pudieron observar que sólo la edad avanzada y los trasplantes de órganos aumentaban la probabilidad de internación y mortalidad por Covid-19 más que la inactividad.

"Ser sedentario era el mayor factor de riesgo" de enfermedad grave, "a menos que alguien fuera anciano o receptor de órganos", aseguró Robert Sallis, especialista en medicina familiar y deportiva del Centro Médico Kaiser Permanente Fontana, que estuvo a cargo del nuevo estudio. Además, agregó: "no se puede hacer nada contra esos otros riesgos, sí se puede hacer ejercicio".

Hay que tomar con cautela estos resultados

Es importante tener en cuenta que la investigación no demuestra que el ejercicio tenga como efecto central la disminución directa de los riesgo de padecer un cuadro grave de Covid-19, sino que indica que aquellas personas que hacen ejercicio con frecuencia tienen bajo riesgo de enfermedad grave. Por otro lado, se debe mencionar que el trabajo tampoco profundizó en si el ejercicio reduce el riesgo de contagiarse el coronavirus en primer lugar.

Pero Sallis señala que las asociaciones en el estudio eran fuertes: "Creo que, basándonos en estos datos podemos decirle a la gente que caminar a paso ligero durante media hora cinco veces por semana debería contribuir a protegerlas del Covid grave".

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.