¿Por qué se rinde más entrenando con música?

La música sirve como elemento motivador, reduce el índice de esfuerzo percibido y favorece al metabolismo. Estos son algunos deportes que puedes practicar escuchando música

Escuchar música mientras hacemos deporte ayuda a mejorar nuestro rendimiento físico, a fatigarnos menos y a motivarnos más. (Foto: iStock)

Realizar cualquier tipo de deporte o actividad física escuchando música hace que resulte más sencillo, nos cueste menos esfuerzo y nos resulte más fácil mantener el ritmo. Y no se trata sólo de una percepción. La música nos ayuda a liberar endorfinas, la hormona de la felicidad, lo que hace que nos sintamos bien y, si lo combinamos con el ejercicio físico, los resultados pueden ser mejores de lo que esperamos.

Cuáles son los beneficios

Diversos estudios afirman que la música aumenta nuestra resistencia hasta en un 15 por ciento si somos capaces de sincronizar movimientos y ritmo y nos ayuda a mejorar la eficiencia energética pudiendo realizar el deporte por más tiempo, pero consumiendo la misma cantidad de oxígeno. En otro estudio (‘The effects of music tempo and loudness level on treadmill exercise’) se demostraba cómo la música aumenta la presión para avanzar y alcanzar un mayor desempeño.

A su vez, cuando corremos y escuchamos música al mismo tiempo, notamos menos el cansancio porque la fatiga percibida por parte de nuestro organismo se reduce en un 10 por ciento.

Estudios recientes, como el desarrollado por la Doctora Alexandra Lamont en la Universidad de Keele, en el Reino Unido han logrado averiguar por qué es mejor correr escuchando música, y más concretamente, música que nos gusta. Han llegado a la conclusión de que la música aumenta la concentración a la vez que reduce la sensación de esfuerzo durante el entrenamiento y en el momento de la competición

La música hace que disminuya la fatiga y coordina el ritmo de la zancada. (Foto: Getty)

Otro efecto importante de la música en el deporte es que multiplica nuestra motivación, porque las canciones activan las neuronas del córtex prefrontal del cerebro, una zona que nos ayuda a conseguir cualquier cosa que nos propongamos.

No vale cualquier música

Por otro lado, varias investigaciones destacan la importancia del ritmo de la música para aumentar el rendimiento deportivo. En concreto, parece existir una predisposición innata en el hombre a sincronizar movimientos, con lo que, ayudados por un ritmo musical alto (> 100 bpm), los actos motores serían más eficientes y, en consecuencia, podría mejorarse el rendimiento físico. Prácticamente la totalidad de los estudios coinciden en la capacidad de la música para disuadir estímulos externos y focalizar la atención del sujeto en la tarea física que está ejecutando, a la vez que minimiza la sensación de fatiga que acompaña al ejercicio.

Escoge en función de la actividad

Si es muy rítmica y enérgica, nos ayudará en la práctica del atletismo, el fútbol o el baloncesto. Pero sin embargo, este tipo de música no causa en mismo efecto en deportes como el golf, tiro, y aquellos que requieren de una concentración plena a la hora de efectuar un golpe. Para esos casos, una música más tranquila, como el jazz, sería lo más efectivo.

Estos serían algunos de los deportes que se pueden practicar con un buen dispositivo, como los de Aftershokz, marca pionera en auriculares deportivos de conducción ósea distribuida en España por Athena Motor Ibérica. Y es que escuchar música mientras hacemos deporte también tiene sus ‘pegas’, ya que “es importante practicar deporte sin aislarse del entorno y evitando posibles daños causados por la escucha prolongada de música”.

Trailrunning

Este deporte consiste en correr y realizar carreras de montaña y por senderos, atravesando cerros, montes, arroyos y ríos. Sus principales características son la naturaleza del terreno como el desnivel del recorrido. En esta especialidad deportiva no hay un límite de distancia definido, por lo que se vuelve así muy exigente para el corredor que cada vez debe correr distancias más largas.

Así, escuchar música se vuelve clave para evitar que se nos haga cuesta arriba ese kilómetro más que nos falta para superar el entreno anterior y focalizarnos en lo que escuchamos.

Running

El running se está volviendo una práctica deportiva cada vez más habitual y sobre todo para aquellos que viven en la ciudad y que no tienen la posibilidad de disfrutar de la montaña o la naturaleza todos los días. En la calle, en el gimnasio, volviendo de trabajar o en el parque. Se puede correr casi en cualquier lugar de una gran urbe. Y qué mejor que acompañar la actividad con algo de música que nos ayude a que esto no se vuelva tedioso y monótono al hacerlo solo.

Ciclismo

Por competición, por recreación o por entrenamiento. Son muchas las formas en las que podemos montarnos a una bicicleta y salir a recorrer el mundo, pero todas ellas tienen una característica en común: la soledad. El ciclista está solo, pedaleando y deseando llegar a la meta, a su meta. La música puede volverse su gran aliada para abstraerse de los pedales por un lado y poder disfrutar de los paisajes y sus recorridos.

Surf y natación

Qué mejor para un surfer o un nadador que poder disfrutar de la música debajo del agua, sin dañar sus oídos y pudiendo relajarse igual que lo hace cualquier otro deportista en la tierra, con sus canciones o podcasts favoritos. Así, deportes monótonos o repetitivos, pero no por ello menos apasionantes, se vuelven aún más interesantes pudiendo combinarlos con la música.

Esquí y snowboard

La nieve es otro espacio en el que los deportes abundan. Esquí o snowboard son solo dos de los que se pueden disfrutar cuando las temperaturas bajan y las montañas, en las que antes hicimos trailrunning o ciclismo, se tiñen de blanco y nos invitan a descender por sus pistas. Poder compaginar bajadas arriesgadas y subidas tediosas con música puedo volverlos irresistibles.

Y a ti, ¿te motiva la música cuando haces deporte o prefieres entrenar sin música?

También puede interesarte:

¿10,000 pasos al día? ¿Cuántos son los que realmente necesitas para vivir más?

Deporte al aire libre: la contaminación atmosférica anula sus beneficios

La 'fuerza explosiva' de este deporte te regala 10 años más de vida