Desafíos para Massa: un dólar Qatar que nacerá complicado y los crecientes reclamos de divisas de las empresas

Las buenas noticias se evaporan como unas gotas de agua en el desierto para el ministro de Economía Sergio Massa. Porque el terreno seco y arenoso lo constituyen las obligaciones del pago de deuda del Estado Nacional y las presiones sociales en aumento por bonos, salarios y ayudas sociales en un país como Argentina que cuenta con 36,5% de su población viviendo en la pobreza y 8,5% del total de la ciudadanía en la indigencia.

Las gotas de agua sobre este árido territorio están representadas por la liquidación de divisas producidas por el complejo agroexportador sojero que, según algunos cálculos de analistas, superará ampliamente los 6.500 millones de dólares desde su implementación hasta su finalización el 30 de septiembre.

Sin embargo, el 1 de octubre, la conducción económica deberá realizar un link entre el moderado éxito por el dólar soja con medidas tendientes al ordenamiento del desquicio que representan las herramientas para importar y la posibilidad de implementar un dólar tarjeta que desaliente los gastos de turistas nacionales en el exterior.

Sin embargo, esta última propuesta es de difícil implementación práctica.

Y, el principal problema es la percepción que tienen los usuarios de plataformas turísticas, acerca del valor del dólar.

El economista Salvador Di Stéfano es claro: "El atraso cambiario te invita a viajar al exterior". A este punto de análisis hay que sumarle los primeros presupuestos que realizan las familias que vacacionan en nuestro país.

Buscan un dólar tarjeta que desaliente los gastos de turistas nacionales en el exterior

Dólar Qatar: una divisa diferencial para el turismo en el exterior

Respecto a los precios estimados en la ciudad de Mar del Plata, por citar un ejemplo, con aumentos del 70% en los alquileres, un departamento de dos ambientes puede costar hasta 71.000 pesos por quincena según los martilleros locales, enseñarían que el costo de pasar unos días de descanso en la costa atlántica es excesivo con respecto a algunas ofertas que llegan desde Brasil u otros lugares turísticos de América Latina.

Mientras que los directores del Banco Central, entre ellos Agustín D’Atellis, que aseguró estar "estudiando la situación porque el déficit de divisas en el sector del turismo es importante", continúan valorando las posibilidades de implementación de un dólar para los viajes al exterior. En las oficinas del quinto piso del Palacio de Hacienda, donde se encuentran los colaboradores más cercanos de Sergio Massa, piensan que "se elevará el dólar minorista en las próximas jornadas hasta rozar los $200 para luego sumarle un 75% de impuestos que lo llevarían hasta un piso cercano a los $300 por unidad de la divisa estadounidense.

Pero los operadores turísticos, que están cerrando contratos de parte de viajeros para los meses de diciembre y enero, entienden que "aquel que quiere viajar al exterior, lo va a hacer de igual manera, aunque el dólar turista se encuentre en $300".

Para el contador y titular de la Fundación Economía y Sociedad (Fundecos), Alejandro González Escudero, "es muy posible que finalizado el período de captación de divisas por el dólar soja y frente a las demandas existentes de parte de la industria, el sector del turismo sea afectado por un dólar diferencial, pero la cotización de $300, que se rumorea en la city, está prácticamente avalada por las proyecciones a futuro".

Los analistas de Fundecos explicaron, "…si el valor del dólar Qatar se obtendrá de calcular el minorista, según el promedio del Central, en torno a $154, se le debería sumar el 30% del impuesto País y el 35% del anticipo del impuesto a las ganancias, que terminaría por arrojar un valor cercano a los $270 por dólar".

En las entidades financieras emisoras de tarjetas de crédito explican que, "para que el dólar Qatar sea efectivo debiera establecerse por encima de los $340. Los directores del Banco Central deberían analizar el llamado "dólar convertibilidad" que se ubica hoy en valores cercanos a los $336 y que se calcula dividiendo la cantidad de dinero en la economía contra las reservas existentes para respaldarlo.

El quue quiere viajar al exterior, lo va a hacer de igual manera, aunque el dólar turista se encuentre en $300

Esta posible solución conformaría al sector industrial que, a través de sus dirigentes, solicitan a diario el cuidado de las reservas para poder pagar importaciones que no paralicen sus operaciones.

Massa y los reclamos de los importadores

Ahora bien, en la relación plagada de entendimientos y suspicacias entre Sergio Massa y los referentes industriales, el capítulo de las importaciones tendrá una resolución en las próximas horas cuando, el ministro de Economía intente ordenar un sistema, el de las SIMI, que ha generado numerosas críticas por su discrecionalidad.

SIMI corresponde a las siglas de Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones. Es un instrumento desarrollado por la AFIP con el objeto de optimizar sus funciones específicas en materia aduanera, priorizando los controles y la gestión de riesgo sobre las mercaderías, así como favorecer la competitividad y la facilidad del comercio exterior.

Al menos, eso expresa en su página institucional, pero Sergio Massa y su equipo están decididos a cambiar muchos aspectos de su funcionamiento teniendo en cuenta las denuncias de los funcionarios de la Aduana acerca de pedidos de cautelares en la Justicia para poder importar que terminan por generar fraudes a la normativa vigente, y los casos de triangulación de importaciones que el titular de la Aduana, Guillermo Michel, quiere tener bien identificados.

Una cosa por otra, Sergio Massa está dispuesto a aprobar los reclamos realizados por los importadores de insumos para la producción, que acumulan SIMIs pendientes de aprobación y que fueron recopilados por las autoridades de distintas cámaras empresarias.

Los economistas de la Unión Industrial Argentina (UIA) difundieron un reporte que anota un 74% de empresas con graves dificultades para abastecerse de insumos, un 70% que no puede cumplir sus obligaciones con sus proveedores externos y un 32% de empresarios que han decidido frenar sus operaciones. Todos datos que vienen a sumar incertidumbre, por el lado de la oferta, al escenario inflacionario.

Cuáles son los desafíos para Sergio Massa en el Ministerio de Economía

Las negociaciones con los industriales, en la previa del anuncio que servirá para intentar ordenar el sistema, corren por carriles cordiales aunque los empresarios quisieran que tuvieran un trámite más veloz.

Si bien en los últimos días se aprobaron 100 millones de dólares en SIMI para la industria, hay otras que no han sido autorizadas porque las reformas al nuevo sistema a implementar incluirán, entre otros puntos, atar su aprobación con fechas de pago que se correspondan con los ingresos de dólares al Banco Central y un exhaustivo cruce de datos del pedido con los números productivos de la empresa importadora.

Asesores de Sergio Massa hallaron que hubo empresas solicitantes de insumos del exterior por el cuádruple de su facturación, lo que indica una voluntad de stockearse contra los objetivos de cuidado de reservas del directorio del Banco Central.