Desalojos están aumentando en Oregon. Qué hacer si recibe un 'eviction notice'

·11  min de lectura
Andrew Kamis posa para una foto en el Geer Park en Salem, Oregon, el viernes 21 de enero de 2022. Kamis se convirtió en una persona sin hogar tras recibir un aviso de desalojo.
Andrew Kamis posa para una foto en el Geer Park en Salem, Oregon, el viernes 21 de enero de 2022. Kamis se convirtió en una persona sin hogar tras recibir un aviso de desalojo.

Read in English

Andrew Kamis abrió la puerta principal de su apartamento en West Salem una mañana de julio del 2021 y encontró pegado un papel. Era un aviso de desalojo a ejecutarse en 10 días.

El congelamiento de los desalojos en Oregon había expirado días antes. Kamis pagó parte de la renta de ese mes antes del aviso, pero estaba batallando para reunir el resto del dinero. Fue a la Agencia de Acción Comunitaria de Mid-Willamette Valley en busca de ayuda financiera, pero lo remitieron a otra parte. Después de días de lucha, se dio por vencido para encontrar los pocos cientos de dólares que debía.

Ocho días después del aviso, Kamis decidió que no quería causar problemas y abandonó su apartamento.

Pasó los siguientes nueve meses viviendo en su automóvil, pero no tenía que haberlo hecho.

En Oregon, los inquilinos tienen de 32 a 53 días antes de que se les bloquee el alquiler según la ley, y hay muchas maneras de obtener ayuda. Pero como muchos inquilinos, Kamis no conocía sus derechos.

“Las personas no son desalojadas solo por recibir el aviso de desalojo”, aseguró Kim McCarty, directora ejecutiva de Community Alliance of Tenants.

Y con importantes recursos financieros y legales disponibles debido a la pandemia del COVID-19, hay más opciones de ayuda que nunca.

Las personas sin hogar 'invisibles': las mujeres superan en número a los hombres en el Mid-Valley de Oregon, pero los servicios son lentos

Sybil Hebb, directora de defensa legislativa y de políticas del Oregon Law Center, señala estudios nacionales que muestran que alrededor del 20 por ciento de las personas que reciben avisos de desalojo abandonan sus hogares de inmediato, al igual que hizo Andrew Kamis.

Los defensores dicen que prevenir los desalojos se ha convertido en prevenir la falta de vivienda.

Entre el aumento del costo del alquiler (el promedio de un apartamento de dos habitaciones en Salem es de más de mil 400 dólares) y la baja tasa de lugares disponibles para alquilar, no hay muchas opciones para que alguien regrese a un lugar una vez que se salió de ahí.

“Un desalojo es esencialmente dos pasos hacia la falta de vivienda”, apuntó Jimmy Jones, director ejecutivo de la Agencia de Acción Comunitaria de Mid-Willamette Valley.

Desalojos en aumento en Oregon

En los últimos 12 meses, un número cada vez mayor de habitantes de Oregon están siendo desalojados por no pagar el alquiler.

Antes de la pandemia, había alrededor de mil 500 solicitudes de desalojo por mes en Oregon, destacó Hebb.

En abril del 2021, la gobernadora Kate Brown impuso una moratoria a los desalojos por falta de pago, ya que miles de personas se quedaron sin trabajo. Eso fue extendido hasta el 30 de junio del 2021 por los legisladores estatales.

Con esa medida caducada hace mucho tiempo y otras protecciones desapareciendo, los desalojos están volviendo a aparecer.

En julio del 2021, hubo 361 desalojos en Oregon. Para noviembre, había subido a 566. En mayo del 2022, se registraron mil 267.

Se han permitido los desalojos por problemas de comportamiento durante toda la pandemia. Hay un proceso diferente para ese tipos de desalojos que para los desalojos basados en la falta de pago.

A los propietarios no les gustan los desalojos, según Deborah Imse, directora ejecutiva de Multifamily NW.

A los propietarios les cuesta dinero desalojar a un inquilino. Entre los costos judiciales, pagar para limpiar una unidad, evaluar a los nuevos inquilinos y las pocas posibilidades de recuperar el alquiler atrasado una vez que el inquilino se haya ido, es más ventajoso para los proveedores de vivienda mantener a sus inquilinos, señaló.

“El desalojo es el último recurso, y es el último recurso por un par de razones”, dijo Imse. “El primero es que los proveedores quieren albergar personas, o no estarían en esta industria. Entonces quieren alojar a personas y no quieren unidades desocupadas”.

Imse explicó que los propietarios intentan comunicarse con los inquilinos que están atrasados en el pago del alquiler, y el aviso de desalojo es el último recurso para que el inquilino responda.

McCarty comentó que la industria de alquiler de apartamentos no está tan estrictamente regulada como la de la propiedad de viviendas o de automóviles. Una persona puede alquilar una habitación libre de algún pariente o vivir en la propiedad de un amigo en un vehículo recreativo sin ningún contrato por escrito. Los inquilinos a menudo no conocen sus derechos.

¿Qué hacer si recibe un aviso de desalojo?

Hebb explicó que cuando un inquilino recibe un aviso de desalojo de 10 días por falta de pago, lo primero que debe hacer es solicitar la asistencia para el alquiler.

Hasta el próximo 30 de junio, los inquilinos que puedan demostrar que han solicitado asistencia para el alquiler no pueden ser desalojados mientras se procesa la solicitud o hasta el 30 de septiembre.

Incluso después del 30 de junio, todavía habrá asistencia financiera disponible y los inquilinos deben solicitarla.

Hebb expone que un inquilino que solicita asistencia después de eso debe proporcionarle al propietario una prueba de que la solicitó, ya sea que esté legalmente protegido contra el desalojo o no.

En Oregon, los proveedores de vivienda pueden cobrar recargos por moratoria en el alquiler vencido el quinto día del mes. En el octavo día, el propietario puede dar un aviso de terminación de 10 días por el alquiler no pagado. Por ley, el aviso debe incluir información sobre la asistencia para el alquiler.

Al final de los 10 días, el arrendador puede presentar un caso de desalojo en la corte. Después de eso, se entrega la citación al arrendatario. El estado requiere que la primera comparecencia se programe dentro de los siete días posteriores a la presentación.

Si el inquilino comparece ante el tribunal y presenta una respuesta, el caso se programa para juicio. Según la ley estatal, el juicio debe programarse dentro de los 15 días posteriores a la primera comparecencia.

Si el inquilino pierde en el juicio, la oficina del alguacil del condado entregará un aviso de restitución, que le da al inquilino cuatro días para mudarse o quedarse fuera.

El portavoz del alguacil del Condado Marion, Jeremy Landers, afirmó que el departamento generalmente programa el desalojo una semana o una semana y media después.

“Se supone que el propietario no debe cambiar las cerraduras, se supone que el que debe hacerlo el alguacil”, dijo Hebb. “Nuestra ley estatal básicamente disuade a las partes de hacerse eso entre sí, y eso es algo que debe ser manejado por un alguacil bajo una orden de la corte para que haya un tercero y no sea algo arbitrario”.

Eso significa que un inquilino tendrá de un mes a un mes y medio después del primer aviso de desalojo antes de que se le bloquee el acceso.

Ayuda financiera disponible para inquilinos

Los defensores de los inquilinos y los proveedores de vivienda están de acuerdo en que, si alguien recibe un aviso de desalojo, el inquilino debe proponer un plan de pago.

Si no pueden llegar a un acuerdo, hay ayuda financiera disponible.

“Y ese no siempre ha sido el caso”, señaló Jones. “La verdad ha sido lo que ha ocurrido durante los últimos dos años”.

El estado pagó 363 millones de dólares en asistencia de alquiler de fondos federales y estatales a más de 55 mil personas desde el 2021. Los municipios locales han gastado más millones.

El programa del estado está cerrado a nuevas solicitudes y probablemente no volverá a abrir, informó la portavoz de Servicios Comunitarios y de Vivienda de Oregon, Delia Hernández.

Pero el estado está ofreciendo más dinero para ayudar a las personas que fueron aprobadas anteriormente, pero que no usaron los 11 meses completos de alquiler a los que tenían derecho.

“Recibimos comentarios de la comunidad de que ese era un segmento de la población que necesitaba ayuda adicional”, dijo Hernández.

Todavía hay asistencia disponible a nivel local.

El Condado Marion tiene un programa de asistencia de alquiler de emergencia con fondos provenientes del gobierno federal. Los inquilinos pueden solicitar asistencia en la página de Internet https://www.co.marion.or.us/BOC/CD/Pages/rentalassistance.aspx o llamar al número de teléfono 1-833-227-5161 para obtener ayuda.

Los inquilinos en los condados de Marion y Polk también pueden obtener ayuda de la Agencia de Acción Comunitaria de Mid-Willamette. Los inquilinos pueden acceder al correo electrónico https://mwvcaa.org/ o llamar al número de teléfono 503-585-6232.

“Todavía hay asistencia de alquiler disponible en la comunidad”, anunció Jones.

Ayuda legal disponible para inquilinos

La mayoría de las personas que reciben un aviso de desalojo nunca van a la corte. Al no ir a la corte, han perdido su caso.

“Y creo que eso se debe a que los inquilinos hacen mucho para tratar de evitar que se mencione su nombre en la declaración judicial”, aseguró Hebb. “Están preocupados por la corte y muchas personas se van antes de que se les extienda una presentación porque les preocupan las ramificaciones que esto pueda tener”.

Jones afirmó que algunas personas que reciben el aviso pueden optar por irse por razones como problemas previos con la ley o estatus migratorio. Pueden tener mucho miedo del sistema judicial.

“Y luego, la otra cosa de la que no hablamos francamente es que las personas de bajos ingresos con el tiempo sufren un trauma en el sistema”, apuntó Jones.

Hebb dijo que las personas con bajos ingresos pueden obtener ayuda a través del Proyecto de Defensa de Desalojo del Centro Legal de Oregón en la página de Internet https://oregonlawcenter.org/eviction-defense-project/

Aquellos con ingresos moderados pueden obtener ayuda a través del programa Modest Means de Oregon State Bar en la página de Internet https://www.osbar.org/_docs/public/diy/modestmeansapp.pdf

Jones dijo que un miembro del personal de la Agencia de Acción Comunitaria de Mid-Willamette Valley es enviado a los tribunales de los condados Marion y Polk cuando se llevan a cabo desalojos para ayudar a las personas, especialmente a aquellas que están en peligro de ser desalojadas por falta de pago.

A algunos inquilinos les preocupa que, si son desalojados, lo tendrán en su registro y será más difícil alquilar su próximo apartamento o casa.

Hebb expuso que los inquilinos tienen derecho a solicitar la cancelación de los registros de desalojo, aunque es difícil de hacer. Dijo que hay una abogada en Portland, Leni Tupper, que dirige un lugar de ayuda para inquilinos en Portland.

“La gente no conoce sus derechos porque el sistema está configurado intencionalmente para que no conozcan sus derechos”, afirmó McCarty. “El arrendador no te sienta necesariamente y te explica tus derechos, como es debido. El documento que se ofrece está en letra pequeña.

“Y el sistema está diseñado para hacerte sentir que no son iguales en el contrato. Entonces, incluso cuando se obtiene ese contrato, ya está implícito que no son iguales y que su contrato realmente no le da poder para negociar con su arrendador”.

De vivir en su auto a regresar a un hogar

Andrew Kamis admite que era como muchos inquilinos y no conocía sus derechos.

Había estado sin hogar en un momento de su vida, pero antes de la pandemia había arreglado su vida y estaba trabajando en un crucero con base en el estado de Hawái. Luego llegó la pandemia y lo despidieron. Después de regresar a Oregon, vivió con un familiar durante unos meses y luego se mudó a su propio apartamento en West Salem.

Pero sus pagos de desempleo se cortaron porque hubo un desacuerdo sobre si podía reclamar en Oregon o Hawái.

Kamis laboró en un par de trabajos durante algunas semanas al principio de la pandemia, pero no duraron. El trabajo más estable que tuvo fue como voluntario en una iglesia en East Salem, ensamblando y distribuyendo cajas de comida.

“La comunidad que recibió alimentos, especialmente durante COVID, tenía como 200 familias que venían”, dijo Kamis.

Hizo eso mientras vivía en su automóvil, gastando sus pocos dólares para lavar su ropa y poder tratar de conseguir o mantener un trabajo.

Después de que salió de su apartamento siguiendo el aviso de desalojo, Kamis trató de obtener ayuda por cualquier método posible.

Habló con cualquier grupo que se le ocurrió, desde organizaciones sin fines de lucro hasta la oficina del gobernador. La oficina del senador Ron Wyden se involucró para que pudiera regresar a un apartamento en marzo.

Kamis quiere ayudar a personas que estaban en situaciones similares. Aprendió de la manera más difícil posible lo que hay qué hacer cuando un inquilino recibe un aviso de desalojo.

“Comuníquese con el propietario, pero luego comience a buscar asesoramiento legal de inmediato. Inmediatamente. Justo después de que cuelgues ese maldito teléfono. Es encontrar a las personas adecuadas que te ayudarán. Ellos eligen a quién ayudan”, señaló Kamis.

“Ahí es donde yo iría. Pero les diría que sean muy respetuosos, pero que hablen y se defiendan a sí mismos cuando vayan a buscar un defensor, porque si están callados no van a llegar a ninguna parte. Tienen que explicar su situación y lo grave que es”.

El reportero Bill Poehler cubre el Condado Marion para el Statesman Journal. Comuníquese con él por correo electrónico bpoehler@StatesmanJournal.com.

Traducción Alfredo García

This article originally appeared on Salem Statesman Journal: Desalojos están aumentando en Oregon. Qué hacer si recibe un 'eviction notice'

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.