Se despide hoy el dólar soja y se teme que vuelva a pesar el atraso cambiario

Se despide el dólar soja y eso genera dudas
Se despide el dólar soja y eso genera dudas - Créditos: @GETTY IMAGES

Que el dólar soja tenía los días contados ya se había encargado de recordarlo el propio ministro Sergio Massa pocas horas atrás.

“El 30 de septiembre a las 15 horas finaliza el Programa de Incremento Exportador”, dijo solemne el martes antes de detallar, por redes, otros detalles de ese cierre que se habían divulgado màs temprano por el Boletín Oficial (BO).

La cuestión es que esa fecha llegó y que en el mercado crece el temor al “día después”.

Especialmente porque, nadie duda, en la oferta de divisas volverá a pesar el atraso cambiario que -como explicó LA NACION reiteradas veces- según las propias estadísticas del Banco Central (BCRA) ya está a niveles de diciembre de 2017, aunque esa entidad volvió a acelerar este mes el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial.

“Acumuló una brecha del 17% en términos reales sólo en los últimos seis meses con el nivel del tipo de cambio real comprometido en el acuerdo con el FMI”, hizo notar ayer Aurum Valores.

Hundido, pese a que lo suben más rápido
Hundido, pese a que lo suben más rápido

Esto tiene que ver con la fortaleza que recuperó el dólar estadounidense a nivel global (el Dollar Index que lo mide respecto de otras 6 divisas semejantes cerró ayer en arriba de los 112,25 puntos) y el impacto que eso tuvo en las monedas de los principales socios comerciales de la Argentina.

Por lo pronto, los números conocidos hasta ayer no hacen más que confirmar la eficacia que tuvo el sistema para lo que se propuso.

“Atrajo liquidaciones sojeras por US$700 millones y permitió comprar US$4600 millones para las reservas”, resumió ayer el economista y consultor Fernando Marull sin privarse de apuntar antes: “lo que hace un dólar competitivo”.

El incentivo, que superó las estimaciones iniciales, incluso transita su mejor semana, algo que se confirmó en la rueda de ayer al aportar el dólar soja, por la “Cam 9″ del MAE (que también se despide hoy), otros US$458 millones.

En especial porque casi el 81% de esas divisas (US$370 millones) quedaron en las reservas del BCRA, que ahora pasó a acumular unos US$1338 millones esta semana y -a falta de una rueda para terminarla- ya se convertía en la “mejor semana” en términos de compras del régimen.

Paradojalmente, el éxito del sistema agigantó sus costos, algo de lo que deberán hacerse cargo los contribuyentes en los próximos años ya que el Gobierno se comprometió a emitir un bono en dólares a 10 años (que llegaría a los $2600 millones) para compensarle al BCRA el quebranto que le causó al obligarlo a pagar $200 por lo que vendió en el mes a entre $140,6 y $147,10.

A eso hay que agregar $1 billón de pesos que debió emitir al adquirir las divisas a un precio diferencial (que arrancó en +43% y terminará costándole al final +37%), algo que impulsó más a su elevada deuda remunerada (ya supera los $8,3 billones) y lo obliga a pagar unos $400.000 millones por mes sólo por intereses) y la llevó a duplicar el nivel de la Base Monetaria (BM).