Día del Medio Ambiente: 5 hábitos cotidianos para un consumo responsable

Celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente con acciones sencillas que todos podemos hacer para proteger el ecosistema. Además de ser buenos para el planeta, estos 5 consejos también beneficiarán a tu salud ¡y al bolsillo!

Fijarte en lo que compras y dónde lo compras es importante. Cada vez hay más tiendas y mercados en las que hacer una compra basada en productos éticamente responsables, tanto con el medioambiente como con la sociedad. (Foto: Getty)

El cuidado del planeta es un tema crucial en nuestros días, y es que nuestro estilo de vida es uno de los principales causantes de la contaminación, el cambio climático, los residuos y la sobreexplotación de los recursos naturales.

Aquí te ofrecemos algunas pautas que podrás poner en práctica junto a tu familia y amigos. Un pequeño de esfuerzo que supondrá un gran avance hacia un futuro más sostenible.

Además, de la mano de Nubico, el servicio de lectura digital en la nube, podrás profundizar en el tema que más te interese, ¿te animas?

1. Lleva un consumo responsable


El consumo responsable es un concepto defendido por organizaciones ecológicas, sociales y políticas que consiste en cambiar los hábitos de consumo ajustándolos a las necesidades reales y optando por productos y servicios que favorezcan la conservación del medio ambiente.

Cuida tu consumo de energía, agua y papel, consume alimentos orgánicos en la medida de lo posible e infórmate sobre el origen de los productos que compras para favorecer los que sean ecológicos.

Lectura recomendada: Tu consumo puede cambiar el mundo, de Brenda Chávez. Este libro nos concierne a todos, ya que con cada acto emitimos un voto de confianza, apoyamos una forma de producción y activamos una cadena de abastecimiento con la que beneficiamos a empresas que tal vez estén contribuyendo al abuso social, medioambiental, económico, laboral, cultural y/o político.

Entre todos debemos inculcar a los más pequeños el cuidado del medio ambiente como gestos sencillos como el reciclaje. (Foto: Getty Images)

2. Recicla y reutiliza


Reciclar es una de las actividades cotidianas más sencillas y gratificantes. Tanto, que puede participar cualquier miembro de la familia, incluso los más peques de la casa. Separa la basura en diferentes cubos y verás que es más fácil de lo que imaginas.


En cuanto a reutilizar, consiste en darle una segunda vida a un producto. Así que antes de tirar un objeto que tienes en casa, plantéate si no puedes darle otra utilidad: estarás ayudando al medio ambiente y a tu economía.

Lectura recomendada: Reciclaje creativo’, de Sonia de la Varga, con más de 600.000 suscriptores en su canal de YouTube, Gustamontón, dedicado a tutoriales de manualidades, adornos, accesorios o regalos creativos. Todo hecho con materiales que uno tiene en casa, sin necesidad de acudir a tiendas especializadas: papel de periódico, revistas, latas, cartón, cintas, cáscaras de frutos secos o de cítricos. El libro recoge sus manualidades más populares y novedades que no aparecen en sus vídeos.

3. Olvida los plásticos


Vivimos rodeados de plástico, ajenos a su toxicidad. Lo utilizamos constantemente en nuestro día a día sin tener en cuenta el devastador impacto que tiene en la naturaleza y en nuestra salud. Sin embargo, la crisis de los plásticos bombardea a los medios de comunicación.

En los años 50 el mundo producía dos millones de toneladas de plástico al año, ahora son 330 millones. Mentalízate, planea tus compras e intenta evitar los envases de plástico. Puede ir a tiendas que vendan a granel y llevar tu propia bolsa o mochila para hacer la compra.

Lectura recomendada: Mejor sin plástico: guía para llevar una vida sostenible’, de Yurena González. Descubre cómo librarte de los plásticos. Con este libro dejarás de lado las cosas superfluas y simplificarás tu vida.

Además de contribuir al bienestar del planeta, el llamado 'desplazamiento activo' puede hacer mucho por tu salud. (Foto: Getty/Istock)

4. Pasa del coche


La contaminación se ha disparado en 2018 en 16 ciudades españolas que ya han tenido que tomar medidas drásticas para disminuir el tráfico y proteger la salud de la población. ¿No crees que es hora de apoyar los medios de transporte alternativos?


En la medida de lo posible, intenta no utilizar el coche y favorece el uso del transporte público, bicicletas, patinetes urbanos o coches compartidos.

Lectura recomendada: ‘Guía del movimiento de transición: cómo transformar tu vida en la ciudad’, de Juan Del Río. Hace nueve años surgió el movimiento Transition Towns, una comunidad que empezó a poner en práctica diversas acciones cotidianas para iniciar la transición hacia un futuro sostenible. Aquí tienes una guía práctica para adaptar estas iniciativas a tu ciudad.

5. Limita los productos de origen animal


Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el sector ganadero genera más gases de efecto invernadero (un 18 por ciento más de CO2) que el sector del transporte. También es una de las principales causas del calentamiento del planeta, la degradación de las tierras, la contaminación atmosférica y del agua, y la pérdida de biodiversidad.


Intenta favorecer los productos vegetales en tu alimentación, tu salud también lo agradecerá.

Lectura recomendada: ‘Más vegetales, menos animales: una alimentación más saludable y sostenible’, de Julio Basulto y Juanjo Cáceres. Estos dos autores muestran por qué, de acuerdo con el conocimiento científico disponible, el patrón dietético se relaciona con una mejor calidad de vida y, también, con una mayor esperanza de vida puede sintetizarse en la siguiente máxima: “Más vegetales, menos animales y nada o casi nada de carnes procesadas y alimentos superfluos”.

Y tú, ¿qué haces para cuidar del medio ambiente?

También puede interesarte:

¿Qué causa más muertes en España que los accidentes de tráfico?

Por una compra sostenible: sin plásticos ni envases, ¡se puede!

Así puedes conseguir una casa más ecológica

¡La basura tóxica está oculta en tu casa!