Día Internacional del Beso: la regla secreta (que todos los actores conocen) para dar besos de cine

Cada 13 de abril se celebra en todo el mundo el Día Internacional del Beso, una fecha que nació a raíz del récord de una pareja tailandesa que consiguió el beso más largo de la historia de 58 horas. Un día muy especial que nos recuerda la importancia de los besos en nuestras vidas, pero también en la ficción. Y es que los romances de la gran pantalla no serían lo mismo sin el beso perfecto. Un buen beso que capte el romance y la pasión de la escena puede erizar la piel de los espectadores en cuestión de segundos, y para conseguirlo no basta con la química de sus protagonistas, también hace falta una luz ideal, el ángulo perfecto, una técnica de labios decidida entre las partes y el escenario adecuado. Aunque todo esto es en vano si los actores no cumplen una regla de oro. Así es, existe una norma explícita entre intérpretes que no aparece en los contratos pero que todos conocen: ¡nada de lengua!

El beso de Match Point bajo la lluvia, uno de los más apasionados del cine (Fuente: Giphy)

Dar un beso de cine es mucho más técnico de lo que el público cree” nos contó Carey Mulligan cuando hablamos de sus besos de cine durante el estreno de Lejos del mundanal ruido. Una película de época en donde su beso final a la luz del atardecer llevó tres días por culpa de un accidente a caballo que la desmayó delante de su compañero Matthias Schoenaerts cuando rodaban la escena. Una declaración que no solo es cierta, sino que esconde un truco.

También hablamos con Naomie Harris, Malin Akerman y Rene Russo al respecto, desvelándonos el gran secreto que los mortales, ajenos al mundo del cine, desconocíamos: no está permitido besarse con lengua, a menos que se haya acordado con el director por exigencias del guión.

Las lenguas las dejamos para aquellos que amamos” nos comentaba Naomie en el estreno de Proyecto Rampage. “Siempre le digo a mis compañeros de reparto que tienen prohibido usarla. En todos los años que llevo dando besos de cine, solo un actor se atrevió a usar la lengua y fue súper embarazoso. Es algo que nos enseñan en la escuela de arte dramático, todos los actores sabemos esa regla”.

“Hay que hacer que se vea real, pero la lengua debe quedarse dentro” añadía riéndose su compañera Malin Akerman.

Charlando con Naomie Harris y Malin Akerman en la premiere europea de Proyecto Rampage (©Cine54)

Tras descubrir que es una regla explícita que todo Hollywood conoce, le pedimos a Stephanie Sales, acting coach en Londres que ayuda a actores a preparar sus audiciones y guiones, que nos confirme la regla en el Día internacional del beso. No solo sentencia que es verdad y sino que añade que, hoy en día, las escuelas de arte dramático imparten clases de besos a sus alumnos, cubriendo detalles técnicos sobre cómo besar en una escena, y enseñándoles la regla principal que no se permite el uso de lengua a menos que se haya sido discutido y acordado con el compañero.

El director no tiene derecho a insistir que se actúe un beso francés, sino que ambos intérpretes deben estar cómodos con la decisión. Se les enseña que la elección final es del actor y que no deben ser presionados a besar con lengua a un extraño” nos comentaba Sales por teléfono. “A mi parecer, permite que exista respeto y es particularmente relevante hoy en día con el movimiento #MeToo. Pero, tras decir esto, a aquellos actores que dudan sobre la pasión requerida, siempre les digo que tengan en cuenta la naturaleza de la escena, de la relación que están presentando y que deben discutirlo con el o la compañera. Quizás la escena necesite el uso de lengua, pero siempre debe discutirse primero”, confirmaba.

Los besos de Titanic todavía nos hacen suspirar (Fuente: Giphy)

Si bien no pretendemos arruinarles la magia del cine, actuar un beso no es tan romántico como parece, con decenas de personas observando en silencio, esperando que el beso entre dos extraños o compañeros de trabajo (por muy atractivos que sean) sea perfecto para así poder seguir con la siguiente escena.

Además, es cierto que, como en la vida real, no todos besan bien. Helen Mirren ha hablado abiertamente de lo malo que es Harrison Ford besando, y Reese Witherspoon compartió su terrible experiencia a la hora de besar a Robert Pattinson en Agua para elefantes porque el actor estaba resfriado.

Hasta Rene Russo nos confesó en una ocasión que Mel Gibson es el actor que mejor besa en la industria e incluso nos contó lo mal que lo pasó con Clint Eastwood en En la línea de fuego, cuando acordaron que los dos comerían ajo para no incomodar al otro con el mal aliento. “Pero tuvimos un receso en el rodaje y cuando regresé al set me había quedado embarazada y nos quedaba una escena amorosa por rodar. No podía comer ajo porque me daba asco, pero él lo había comido ese día. Fue terrible” nos contó hace unos años en Zúrich entre risas.

Pero es verdad, un buen beso de cine puede provocarnos mariposas y transportarnos al paraíso de Cupido con una sola escena, con o sin lengua. Pero conseguirlo no es nada fácil…

¡Feliz día internacional del beso!

Para seguir leyendo:
Los besos más apasionados del cine (¡en GIF’s!)
Los besos de cine no son románticos y tienen mal aliento